Viernes, 22 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE de 2017
Volumen XXXIV 
N° 353
ISSN 1852-317X

Archivo

agosto 2009

Los EEUU podrían restringir el uso de antibióticos en animales.

World Poultry News, 15 de julio de 2009.

La administración Obama tratará de restringir el uso rutinario de antibióticos en animales de consumo con el fin de reducir la difusión de bacterias peligrosas en los seres humanos.

En nota dirigida al House Rules Committee el Dr. Joshua Sharfstein, delegado principal comisionado de alimentos y drogas dice que proporcionar antibióticos como alimento a pollos sanos, cerdos y vacunos -con fines de posibilitar un rápido crecimiento debería cesar, según lo informa en The New York Times y agrega que los productores tendrían que procurar desde ahora no suministrar antibióticos en animales sin la supervisión de un veterinario, ya que dichas prácticas llevan al desarrollo de bacterias inmunes a muchos tratamientos.

En la audiencia llevada a cabo para discutir una medida propuesta por la Representante Louise M. Slaughter, del Partido Demócrata de Nueva York y Chairwoman del Rules Committee, se precisa que podrían eliminarse 7 clases de antibióticos importantes para la salud humana, que están siendo empleados en animales, y podrían restringirse otros de uso terapéutico y preventivo.

La legislación es sostenida por la Asociación Médica Americana, entre otros grupos, con la oposición de organizaciones de productores tales como el Consejo Nacional de Productores Porcinos. La oposición del lobby de productores cree este paso improbable, pero esperan que la medida pueda incluirse en la legislación para corregir el sistema del cuidado de la salud.

La Union of Concerned Scientists ha estimado que tanto como el 70% de antibióticos usados en Estados Unidos se les suministra a pollos sanos, cerdos y vacunos para estimular su crecimiento o prevenir enfermedades.

El uso de antibióticos con “propósitos distintos al desarrollo animal o para la salud humana, no debería ser considerado prudente” afirma el Dr. Sharfstein. Eliminando estos usos no se comprometería la seguridad de los alimentos.

Mucha de la información testimonial del Dr. Sharfstein ha sido ampliamente aceptada durante años por los grupos médicos, pero muchas organizaciones de productores resisten sus reclamos.

“No existen buenos estudios que demuestren que algunas enfermedades antibiótico-resistentes -y parece que nosotros estamos viendo muchas de ellas- tienen alguna relación con el uso de antibióticos en la producción de alimentos animales”, afirma Dave Warner, vocero de los grupos de productores porcinos.

Robert Martin, oficial superior del Pew Environment Group, que ha costeado una campaña publicitaria para sostener la medida, afirma que las perspectivas de que se acepte el programa están mejorando”. Justamente el hecho que la Congresista Slaughter esté teniendo hoy una audiencia es un enorme paso adelante”.

Fuente: The New York Times.
E.G.M.