Viernes, 22 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE de 2017
Volumen XXXIV 
N° 353
ISSN 1852-317X

Archivo

abril 2010

Los Analgésicos en Medicina Veterinaria. Parte IV.

Mario Giorgi y Valentina Andreoni.
Obiet. e Documenti Veterinari. Año XXX. Nº 4.2009.

B) Xilazina.

En Italia es una especialidad comercializada para equinos, bovinos, animales de zoo y selváticos, perros y gatos. Se emplean para producir sedación y miorrelajación. Existen varias marcas comerciales.

Gato
En la mayor parte de los gatos, 3 – 5 minutos después de la aplicación puede manifestarse el vómito (Moye y col. 1973).  La dosis de 1 mg/kg es considerada óptima para obtener la emésis, aunque no se considera suficiente para el efecto analgésico (Amend y Klavano, 1973). En esta especie es utilizada para eliminar el hipertono de la musculatura esquelética que aparece en la anestesia con ketamina (Amend y col. 1973). La práctica de administrar xilazina im (0,55 – 1,1 mg/kg) como preanestésico, seguido luego de 20 minutos de ketamina im (15 – 22 mg/kg) determina analgesia y relajamiento en 30 minutos. La xilazina hace al gato refractario al dolor y a menudo acompaña la inyección de ketamina. El efecto de ésta resulta significativamente potenciado por la xilazina (Waterman, 1983) prolongando su acción y retardando la metabolización.

Un estudio demuestra cómo la anestesia inducida por xilazina /ketamina produjo una analgesia postoperatoria en gatos oniquectomizados, mejor que la producida por una anestesia inducida con acepromacina – butorfanol – tiopentone (Robertson y col. 1995).

Perro
Se presta para utilizarla por el efecto analgésico, también para reducir, casi a la mitad, la dosisi de analgésico (barbitúrico o inhaladores). En la contención del perro para revisar vías urinarias, la xilazina, a la dosis de 2,2 mg/kg, es el fármaco de elección, pues no interfiere con el reflejo de la micción (Oliver y Young, 1973).

Administrada sola su analgesia es tal que permite la intubación de los animales antes de suministrar el anestésico. Si bien luego de suministrar la xilazina, el anestésico inhalatorio podrá ser aplicado antes con una mascarilla facial para proceder luego a la intubación (Moye y col. 1973). La administración de xilazina iv (1 mg/kg) seguida a los 5 minutos de ketamina(10 mg/kg) iv es prácica corriente en el perro para inducir anestesia(Haskins y col,, 1986). Puede verificarse el vómito a dosis elevadas, pero el efecto emético puede considerarse clínicamente útil para obtener el vaciamiento gástrico, a fin de evitar posibles reflejos traqueales. La xilazina puede ser empleada en el parto cesáreo con anestesia local, pues el fármaco no presenta efectos depresores sobre los neonatos (Yates, 1973); para esta intervención la asociación xilazina-ketamina es usada con frecuencia.

C) Romifidina
En Italia hay especialidades veterinarias que la contienen y se comercializan para equinos, perros y gatos. Es el agonista alfa-2 más reciente de acción sedante y analgésica. Xilazina y medetomidina provocan una ataxia más intensa y una sedación de menor duración, en comparación a la romifidina (England y col., 1992). Su uso está indicado para la sedación (facilitación de exámenes clínicos, pequeñas intervenciones y manipulaciones) como agente de preparación y como analgésico, sobre todo en caninos.

Gato
En el gato, a diferencia que en la especie canina, la romifidina no ha sido estudiada ampliamente. La analgesia que produce el fármaco resulta dosis dependiente. Así 400 µg/kg producen analgesia más elevada que 200 µg/kg (Selmi y col., 2004). Esta dosis de romifidina parece provocar la misma sedación que 1 mg/kg de xilazina, pero menor analgesia (Selmi y col., 2004). Parece ser que en el gato el fármaco origina efectos cardiovasculares similares a los alfa-2 agonistas, de ahí que debe usarse con cautela en pacientes con el sistema cardiovascular comprometido (Muir y Gadawski, 202). Se sugiere que, sola o en asociación con butorfanol puede causar significativa mengua o disminución de la velocidad cardíaca y que la preventiva aplicación de atropina puede prevenir la bradicardia por al menos 50 minutos (Selmi y col. 2002). Gatos con protocolos anestesiológicos comparados han mostrado fenómenos de emésis (Cruz y col., 2000).

Perro
Ha sido estudiado extensivamente en perros el efecto de disminución de la dosis de sedativo y anestésico debido a la administración de de romifidina, como también sus efectos cardiovasculares de suministrar iv y im. En perros, la romifidina 40 µg//kg im demostró inducir una sedación equivalente a la obtenida con xilazina (1mg/kg) o medetomidina (20 µg//kg) (Redondo y col. 1999).

Dosificar entre 10 y 40  µg//kg im  un decremento  dosis dependiente en la velocidad cardíaca, respiratoria y temperatura rectal. Entre 5 y 10 µg//kg iv inducen una importante acción sedante (Lemke, 1999) con mínimos efectos sobre la presión sanguínea (Pypendop y Verstegen, 2001).

Además se ha revelado que dosis iv entre 25 y 100 µg//kg, causan bradicardia e hipotensión inicial (Pypendop y Verstegen, 2001) como resultado de un incremento de la resistencia vascular sistémica (Sinclair y col. 2002) seguido de una disminución significativa en la presión arterial. En general, parece que suministrar im produce, con respecto a la iv, menores alteraciones en la presión arterial y resistencia vascular sistémica, pero no en la velocidad y fuerza de contracción cardíaca (Vainio y Palmu,1989; Lemke, 2001; Sinclair y col. 2002).

Antagonistas del NMDA* / Ketamina
La ketamina clorhidrato (2-[0-clorofenil]-2-[metilamina] hidroclorito ciclohexnona es un anestésico general disociativo derivado de la cidohexnona fenciclidina. Fue introducida en los años ´60 en la cirugía experimental de primates subhumanos y en los ´70 en clínica humana y veterinaria (Domino y col., 1965; Glass y Reves, 1990). El término anestésico disociativo deriva de la fuerte sensación de aislamiento del ambiente que induce en el hombre (Winters y col., 1972). A diferencia de otros anestésicos hipnóticos definidos, induce un estado cataléptico por la presencia de rigidez cérea, reflejo laríngeo y palpebral conservados, respiración apnéustica, así como párpados abiertos con exposición corneal, pestañeo, nistagmo  e hipertensión arterial.

Es considerado un “analgésico incompleto” (Meyers y col., 1980). No obstante, su introducción en clínica se produjo ya hace muchos años y continúa a ser largamente utilizada en medicina humana y veterinaria, en medicina de urgencia, en curso de inducir anestesia gaseosa, por anestesia totalmente inyectable y en el tratamiento  del dolor crónico. A dosis bajas de puede observar el efecto analgésico sin efectos sobre el comportamiento o la atención, mientras que a dosis superiores es posible obtener anestesia general, y se considera el anestésico que menos deprime las funciones cardiorespiratorias (Fine, 2003), aunque utilizada sola, en algunas especies puede llegar a ser epilectógena.

Química
La ketamina está constituida de una mezcla racémica de S-(+)- ketamina y de R-(-)- ketamina. En el hombre no hay diferencias significativas en cuanto a la farmacocinética de dos isómeros (White y col., 1985), pero en el perro el enamtiómero S-(+)- ketamina tiene una clearance de eliminación 35% superior a la otra forma, la R-(-)- ketamina, pero no una aparente diferencia en la distribución de los tejidos periféricos (Henthorn y col., 1999). Esta última exhibe un mayor efecto miorrelajante en la contracción bronquial del perro acetilcolina inducido, efecto que parece mediado por los receptores que controlan los canales del calcio (Pabelick y col., 1972). Los preparados del comercio no obstante ser medicamente histolesivos a causa del pH entre 3,5 – 5,5 tienen la ventaja sobre otros anestésicos de poder inocularse por vía intramuscular.

*NMDA= (N – metil – D- aspartato)