Sábado, 23 de agosto de 2014

AGOSTO de 2014
Volumen XXXI N°316
ISSN 1852-317X

Archivo



Links de Interés

Reglamento para Autores

logo-del-inta

This movie requires Flash Player 9

 

VETCOMUNICACIONES isologo fondo color 2012 167x123







 

Agosto 2011

Identificación de ooquistes de protozoos en animales silvestres.

Vet. Arg. – Vol.  XXVIII -  Nº  280 – Agosto 2011.
* Martínez  F. A1., Rodríguez Camon  M.1, García Denegris E.1,  García J.2, Glesmann, V.1, Portillo C.1, Alonso J. E1.
Resumen.
En los últimos veinte años, la producción científica ha crecido en forma exponencial sobre los aspectos sanitarios de la fauna.
El motivo catalizador de esta explosión de producción  ha sido la gran importancia que revisten aspectos sanitarios de la fauna en intereses trascendentales para la humanidad, la salud pública, la conservación de especies, la producción animal y la salud de ecosistemas.
El conocimiento de animales silvestres, cumplen un rol central en el desarrollo de esta iniciativa, coordinando e integrando mediante la epidemiología veterinaria a un gran número de disciplinas imprescindibles para el estudio de enfermedad en fauna: la ecológica, la zoología, la fisiología, la microbiología, la parasitología, la patología, la toxicología, la inmunología, la bioestadística y la genética, entre otras.
Con la finalidad de determinar su presencia en animales silvestres se  desarrollo una investigación en el Complejo Ecología Municipal de Presidencia Roque Sáenz Peña – Chaco.
Se colectaron muestras  fecales de 76 animales de diferentes edades y sexos mantenidos en cautiverio, 19 Felis concolor (puma), 6 de Felis geoffroyi (gato montes), 17 de Chrysocyon Brachyurus (aguara guazu), 9 de Dusycyon thous (zorro de monte), 9 de Dusycyon gymnocercus (aguara chai) y 16 de Eira barbara (hurón mayor).
Las muestras fueron analizadas mediante la técnica de solución sobresaturada de Willis y Benbrook y observada con microscopio óptico binocular seco y ocular micrométrico.
Del total de muestras examinadas 6 fueron positivas a Eimeria canis, 5 a Isospora felis. 9 a Isospora canis y 3 a Eimeria furoni determinándose una asociación significativa entre la presencia del parasito y la edad de los animales.
Las prevalencias encontradas representan un riesgo para la salud de los animales, ya que además de los daños directos que les producen, junto con el estrés del cautiverio, a la nutrición inadecuada y a otras enfermedades pueden ocasionarles incluso la muerte.
Es de esperarse que a partir de los estudios genéticos sobre Isospora e Eimeria, evolucionen métodos más sencillos y efectivos para proteger la fauna silvestre contra esta enfermedad parasitaria.
Palabras clave:   Mamíferos – endoparásitos – coccidios –
Summary.
Oocysts of Apicomplexa protozoan in wild carnivores.

In the last twenty years, scientific production has grown exponentially on health aspects of wildlife. The catalyst for this explosion of production has been the great importance of health aspects of wildlife in far-reaching interest to humanity, public health, species conservation, animal production and health of ecosystems.
Knowledge of wild animals has a central role in the development of this initiative, coordinating and integrating wildlife through veterinary epidemiology to a large number of essential disciplines for the study of wildlife disease: the Ecology, Zoology, Physiology, Microbiology, Parasitology, Pathology, Toxicology, Immunology, Biostatistics and Genetics, among others.
With the purpose of determine the presence of parasites in wild animals; a searching was carried out in Complejo Ecológico Municipal de Presidencia Roque Saenz Peña – Chaco. Fecal samples were collected from 76 animals of different sex and age keep in captivity. The following species were recorded: 19 Felis concolor (yaguarete), 6 Felis geoffroyi (gato montes), 17 Chrysocyon Brachyrus (aguará guazú), 9 Dusycyon thous (zorro de monte), 9 Dusycyon gymnocercus (aguará chai) and 16 Eira barbara (hurón mayor).
The whole samples were analyzed using Willis and Benbrook oversaturated solution and then observed with dry binocular light microscope and micrometric oculars.
From the whole samples analyzed, 6 of them were positive to Eimeria canis, 5 to Isospora felis, 9 to Isospora canis and 3 to Eimeria furoni. This determined a significance association between the presence of the parasite and the age of the animals.
The prevalence found represents a risk to the health of animals, since parasites produce not only a direct damage on them, but also stress as a consequence of captivity, bad nutrition and other diseases that could lead to death.
It is expected to evolve to more simple and effective methods of genetic studies on Isospora and Eimeria genera in order to protect wildlife from parasitic diseases.
Keywords: mammals – endoparasites – coccidia –
*1 Facultad de Ciencias Veterinarias. Sargento Cabral 2100. CP. 3400. UNNE.  Corrientes. Capital. Teléfono/Fax: 03783- 425753 – E-mail: zoologa@vet.unne.edu.ar
2
Complejo Ecológico Municipal. Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco)

Introducción.
Las ciencias veterinarias se dedican al estudio, diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades en animales, tanto en individuos como en grupos.
Si bien el termino comprende a la totalidad del Reino Animal, la veterinaria se ha originado paralelamente a la domesticación de especies y ha tenido como objeto tradicionalmente a los animales domésticos. No obstante, en las últimas décadas el espectro de especies a las que se dirige, se ha incrementado en gran medida, con particular énfasis en los vertebrados silvestres. En los últimos veinte años, la producción científica ha crecido en forma exponencial sobre los aspectos sanitarios de la fauna.
Basta con realizar una búsqueda en la mayor base de datos de literatura científica de las ciencias médicas para poner en evidencia el creciente numero de estudios biomédicos que tienen a estas especies como objeto de investigación.
El motivo catalizador de esta explosión de producción  ha sido la gran importancia que revisten aspectos sanitarios de la fauna en intereses trascendentales para la humanidad, la salud publica, la conservación, la producción animal y la salud de ecosistemas.
El conocimiento de animales silvestres, cumplen un rol central en el desarrollo de esta iniciativa, coordinando e integrando mediante la epidemiología veterinaria a un gran número de disciplinas imprescindibles para el estudio de enfermedad en estos animales: la zoología, la fisiología, la microbiología, la parasitología, la patología, la toxicología, la inmunología, la bioestadística y la genética, entre otras.
Las especies que pertenecen al Phylum Apicomplexa son las más complejas y diversificadas de todos los protozoos. En los animales domésticos, se localizan principalmente en el epitelio del aparato digestivo y en las células hemáticas 5,7.
Dentro de este Phylum se destacan los géneros de coccidios que infectan a los carnívoros entre los cuales Sarcocystis, Isospora, Eimeria, Neospora Criyptosporidium, y Toxoplasma son los de mayor importancia.
La sarcocistosis tiene una amplia distribución en el mundo. Su ciclo de vida es indirecto, siendo los hospedadores definitivos el perro, gato, carnívoros silvestres (zorro, félidos, hurones) y el humano; y los intermediarios los rumiantes, cerdos y caballos. En los camélidos sudamericanos se han reportado tres especies de Sarcocystis  que se  infectan al consumir ooquistes eliminados por su huésped definitivo.
En investigaciones realizadas en Pseudalopex griseus (zorro gris) el 57,1 %   presentaron parásitos de la Clase Sporozoa,  identificándose Isospora ohioensis (38,0%), Isospora canis (31,0%), Eimeria canis (9,5%), Isospora burrowsi (7,1%), Isospora bigemina (7,1%), Sarcocystis ovicanis (2,4%) y Sarcocystis sp. (2,4 %)4.
En Eira barbara fueron identificados cuatro especies de coccidios: Eimeria visón, Eimeria ictidea, Eimeria furonis y Isospora laidlawi, estando su diferencias basadas en la  morfología del ooquiste, especie huésped y  hábitat1.
Dado que la información molecular para estos mamíferos ha sido bastante claro, se comparó molecularmente con de Eimeria, así como la utilidad de la secuenciación del gen de la subunidad pequeña ribosomal ácido ribonucleico para discriminar entre especies de Eimeria4.
Eimeria furoni fue detectado por primera vez, basándose en la morfología del oocisto, la especie huésped y el hábitat, en hurones del Japón4.
El desarrollo de la presente investigación pretende establecer un exhaustivo  conocimiento sobre la presencia de los diferentes tipos de coccidios en los carnívoros silvestres, con medidas sanitarias que permitan la prevención y el control de la coccidiosis intestinal producida por  los mismos.
Materiales y Métodos.
Se colectaron en forma manual muestras  de materia fecal de animales silvestres del Complejo Ecológico Municipal de Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco), trasladándosela al laboratorio de la institución para sus diagnósticos.La identificación de los ooquistes se realizó por medio del método cualitativos de Bembrook (Solución glucosada) y luego maduración mediante bicromato de potasio al 2% por 72 horas para determinar el género predominante. Las muestras se observaron en microscopio óptico, con objetivos seco de 40X micrométricos y oculares de 10 X.
Se examinaron 76 muestras de  animales de diferentes edades y sexos correspondientes a las especies: Felis concolor (yaguareté) 19, Felis geoffroyi (gato montes) 6,  Chrysocyon Brachyurus (aguara guazú) 17, Dusycyon thous (zorro de monte) 9,  Dusycyon gymnocercus (aguara chai) 9 y de Eira bárbara (hurón mayor) 16, (Fig. 1).
Discusión de Resultados.

La coprología parasitaria, con sus limitaciones, aporta una información bastante fidedigna sobre la parasitofauna, aunque con datos de prevalencia y sensibilidad inferiores a los obtenidos  por necropsia9.

Fig. 1. Eira barbara (Hurón mayor)

Fig. 1. Eira barbara (Hurón mayor)

Este método, además notifica sobre parásitos del aparato digestivo y respiratorio, y sólo de forma fortuita sobre otros2.
Encontramos tres clases de coccidios, parásitos de los carnívoros, de diferentes familias y especies. Estos a su vez, se contagian tras consumir alimentos y agua contaminados por los ooquistes eliminados en las heces de sus congeneres2.
Del total de muestras examinadas 11 fueron  positivas a Eimeria canis (Fig. 2), 9 a Isospora canis 2, y 3 a Eimeria furonis, determinándose una asociación significativa entre la presencia del parasito y la edad de los animales.

Fig. 2. Eimeria canis.

Fig. 2. Eimeria canis.

Las prevalencias encontradas representan un riesgo para la salud, debido a  que además de los daños directos que les producen, junto con el estrés del cautiverio, a la nutrición inadecuada y a otras enfermedades pueden ocasionarles incluso la  muerte. 
Conclusiones.

La coccidiosis es una zoonosis mundial debido a que se infectan animales herbívoros, omnívoros o carnívoros, domésticos  o silvestres, siendo en estos últimos frecuente la presencia de quistes tisulares.
Es de esperarse que a partir de los estudios genéticos sobre Isospora e Eimeria, se desplieguen métodos más sencillos y efectivos para proteger la fauna silvestre contra esta enfermedad parasitaria.
El éxito en el tratamiento en estas especies está modulado por el estilo de manejo, la higiene empleada, la densidad de animales por corrales, factores que impactan cuándo y cómo se desarrolla la inmunidad.
Esta exposición necesaria tiene un impacto adverso sobre la ganancia de peso y la conversión alimenticia, pero su magnitud será diferente dependiendo del momento en que  ocurra durante la curva de crecimiento.

Bibliografía.
1. ABEN, TANOUE T, OHTA G, ISEKI M. 2008. First record of Eimeria furonis infection in a ferret, Japan, with notes on the usefulness of partial small subunit ribosomal RNA gene sequencing analysis for discriminating among Eimeria species. Parasitol Res.  103(4):967-70. Department of Microbiology, Osaka, Japan.
2. BALMORI, A., M. RICO, J. NAVES Y E. LLAMAZARES 2000. Contribución al estudio de los endoparásitos del lobo en la Península Ibérica: una investigación coprológica. Galemys, 12 (n. e.): 13-26.
3. CABELLO J. 2002. Estudio parasitario a través de muestras de material fecal de perros (Canis familiaris) provenientes de la ciudad de Valdivia, Chile. Memoria de Titulación, Escuela de Medicina Veterinaria, Universidad Austral de Chile.
4.  CASTILLO PINTO C. A. 2005. Estudio taxonómico de ooquistes de protozoos en (Pseudalopex griseus), en la XII región de Magallanes. Pp. 1-36. Valdivia. Chile.
5. CORRALES M. 1999. Coccidiosis Amebosis Balantidiosis. En: Cordero del Campillo M, Rojo F. Parasitología veterinaria. Pp 615-618. Editorial McGraw-Hill Interamericana. Madrid.
6. KIUPEL M., SLEDGED. G., LIM A., BOLIN S. Coccidiosis in a ferret. Michigan State University.  www.animalhealth.msu.edu
7. HENDRIX CH. 1999. Diagnóstico Parasitológico Veterinario. 2ª Edición. Editorial.
8. MOORE Et al 2005. Feline TCRG V-N-J alignment CDR3 region. Vet. Inmunol inmunopathol 106: 167-178.
9. TORRES, J., MODRY, D., FERNÁNDEZ, J., SLAPETA, JR, Y KOUDELA, B. 2000. Isospora lutrae n. Isospora lutrae n. sp. (Apicomplexa: Eimeriidae), a new coccidium from the european otter Lutra lutra (L.) (Carnivora: Mustelidae) from Spain. sp. (Apicomplexa: Eimeriidae), una nueva coccidium de la Lutra lutra nutria europea (L.) (Carnivora: Mustelidae) de España. Systematic Parasitology 47: 59-63. Parasitología sistemático 47: 59-63.
10. WILLIAMS BH, CHIMES MJ, GARDINER CH. 1996. Biliary coccidiosis in a ferret (Mustela putorius furo). Vet Pathol 33: 437-439.