Viernes, 15 de diciembre de 2017

DICIEMBRE de 2017
Volumen XXXIV 
N° 356
ISSN 1852-317X

Archivo

septiembre 2016

Luis Barcos, de OIE: “El nivel de educación veterinaria en Argentina es muy bueno”.

El doctor Luis Barcos, representante regional de la OIE, elogió el nivel alcanzado por la educación veterinaria en la República Argentina en comparación con otras naciones del mundo. La OIE es una organización mundial, que reúne a representantes de 180 países. Su función es la de elaborar normas internacionales para sanidad animal, inocuidad de los alimentos y bienestar animal, y además hace recomendaciones para la educación veterinaria. Son miembros de esa entidad los servicios de sanidad animal de cada país (equivalentes a SENASA de Argentina).

Barcos estuvo en General Pico durante el jueves y el viernes últimos, en el marco del encuentro que sostuvieron decanos de facultades de Ciencias Veterinarias de universidades públicas argentinas. El encuentro transcurrió en la casa de estudios superiores que forma parte de la Universidad Nacional de La Pampa.

Durante una conferencia de prensa organizada por el decano anfitrión, doctor José María Romero, Barcos se explayó sobre las funciones y tareas que asumió, hace ya mucho tiempo, la OIE. En ese contexto destacó: “Hace unos años se hizo una encuesta en todos esos países para saber en qué situación estaba la educación veterinaria. Se encontraron muchas diferencies en la calidad de esa educación, según los diferentes países de los que se tratara. Incluso esas diferencias fueron notorias en las carreras de Veterinarias, en cuanto a la cantidad de materias y la duración de los planes de estudio. Hay países en los que la carrera duraba dos años y medio o tres. Entonces esas diferencias se hacían sentir en la calidad de los profesionales veterinarios”, advirtió.

Hizo notar el profesional que “los veterinarios tienen una función importantísima en la producción de alimentos para los seres humanos. Hablamos de proteínas de origen animal (carne, leche, huevos) y también en la inocuidad de los procesos posteriores a la elaboración de esos alimentos. Entonces cuando se detectó esa diferencia en la calidad de formación de los profesionales entre diferentes países, surgió la preocupación de establecer algunas recomendaciones sobre cuáles deberían ser los componentes mínimos que debería conocer un veterinario al terminar su carrera. Esas competencias mínimas profesionales fueron establecidas y luego debatidas en tres conferencias mundiales de las que participaron decanos de Ciencias Veterinarias de todo el mundo.

Luis Barcos resumió el proceso posterior y señaló que “una vez establecidas esas recomendaciones quedó en manos de las Facultades, que son totalmente autónomas, la puesta en práctica de esas recomendaciones. El proceso es muy largo, y solamente en América tenemos más de 300 Facultades de Veterinarias. Si bien cada facultad toma sus propias decisiones, hay en general una gran sensibilización de las autoridades de cada una de ellas para incorporar esas recomendaciones o algunas de las, ya que en muchas casas de estudio ya las tenían. La mayor preocupación de la OIE estaba en países en vías de desarrollo”.

Comparación

Barcos se negó a responder al cronista de La Reforma cuáles son los países que están a la cabeza y cuáles los que se encuentran rezagados en cuanto a la formación de profesionales veterinarios. Argumentó que “es difícil dar ejemplos sin provocar alguna susceptibilidad”. Eligió, en cambio, decir que “en la Argentina la mayoría de las facultades de Ciencias Veterinarias ya tienen incorporadas las competencias mínimas más importantes”.

“Una de las preocupaciones de la OIE es que parte de los veterinarios trabaja en el campo, digamos, en general, en el sector privado. Pero otra parte de ellos, muy importante, trabaja en el sector gubernamental, con responsabilidades diferentes porque tienen que certificar y dar garantías sobre los alimentos a la población, o a mercados del exterior. Y la formación de esos veterinarios requiere de algunas cuestiones adicionales, diferentes de las de aquellos que se desempeñan en el sector privado”, deslindó.

Por último puso de relieve que “la Argentina está en muy buenas condiciones frente a otros países del mundo en cuanto a la formación de profesionales veterinarios. El nivel en Argentina es muy bueno. Hay 11 Facultades públicas y 6 privadas. No todas en el mismo nivel, pero general es bueno”, evaluó.

Fuente: 
http://www.diariolareforma.com.ar/2013/luis-barcos-de-oie-el-nivel-de-educacion-veterinaria-en-argentina-es-muy-bueno/