Lunes, 25 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE de 2017
Volumen XXXIV 
N° 353
ISSN 1852-317X

Archivo

noviembre 2016

El recorte de pezuñas de las cerdas.

En el IPVS 2016 se presentó un primer estudio controlado en un entorno comercial sobre las ventajas del recorte funcional de las pezuñas de las cerdas, que vuelve a demostrar lo importante que es centrarse en la prevención de su crecimiento excesivo.

La doctora Ashley DeDecker, directora de investigación en el campo de la producción en Smithfield Hog Production Division, destaca el primer estudio* controlado llevado a cabo en un entorno comercial, del cual es coautora, y hace hincapié en la necesidad de centrarse en la prevención del crecimiento excesivo de las uñas Este estudio se presentó en el Congreso 2016 de la IPVS.

Cuando el programa Feet First® lanzó en 2008 el concepto de recorte de pezuñas para la prevención y el tratamiento de la cojera en la industria porcina, este empezaba a dar sus primeros pasos. Desde entonces, el recorte de pezuñas ha cobrado fuerza y hoy en día se considera un área de creciente interés entre los productores y los veterinarios de porcino.

El recorte de las pezuñas excesivamente largas es un posible medio para mejorar la retención de la cerda y la productividad de la piara. Sin embargo, debido a la falta de investigaciones controladas que analicen específicamente la métrica de la producción de animales vivos, persisten los interrogantes acerca de la productividad y las implicaciones económicas del recorte de pezuñas en granjas de cerdas comerciales.

La primera investigación controlada sobre recorte de pezuñas en un entorno comercial
El estudio de investigación presentado en el Congreso 2016 de la IPVS en Irlanda representa el primer estudio controlado sobre el recorte de pezuñas llevado a cabo en un entorno comercial.

Según DeDecker el estudio, de dos años de duración, se inició después de que en una de sus granjas de cerdas reproductoras se detectara un problema de uñas excesivamente largas, en concreto en animales con 2 (P2) y 3 partos (P3) (figura 1). “Las uñas de aproximadamente el 6 % de las cerdas medían más de 60 mm”, dice DeDecker. “De estudios publicados con anterioridad se desprende que la longitud media de la uña en las cerdas es de 55 mm desde la banda coronaria hasta la punta. Queríamos comprender el impacto del recorte y para ello recortamos las uñas de la mitad de estas cerdas y dejamos las de la otra mitad sin recortar”.

En su papel como directora de investigación de la producción, las principales responsabilidades de DeDecker incluyen tratar de cuantificar si un concepto, tecnología o idea potencial tiene valor económico y justifica que la empresa invierta recursos de investigación. “Necesitamos información objetiva para tomar decisiones empresariales, esté la decisión relacionada con la sanidad animal, la calidad de la carne, la fabricación de alimentos, la nutrición o la genética”, explica DeDecker. “El objetivo final es tomar mejores decisiones empresariales, lo que, para nosotros, se reduce a la economía”.

Figura 1. Ejemplos de uñas largas, uno de los problemas de pezuña más visibles en las cerdas reproductoras: leve (una o más uñas ligeramente más largas de lo normal, izquierda), moderado (una o más uñas significativamente más largas de lo normal, centro) y grave (uñas largas que afectan la marcha al caminar, derecha). (Fotos: Zinpro Corporation)

Figura 1. Ejemplos de uñas largas, uno de los problemas de pezuña más visibles en las cerdas reproductoras: leve (una o más uñas ligeramente más largas de lo normal, izquierda), moderado (una o más uñas significativamente más largas de lo normal, centro) y grave (uñas largas que afectan la marcha al caminar, derecha). (Fotos: Zinpro Corporation)

Fundamentos del diseño del estudio
En mitad de la gestación (50-60 días), se evaluaron las uñas que superaban los 60 mm de longitud de 760 cerdas en P2 y P3; a algunas se les recortaron (tratamiento) y a otras se les dejaron sin recortar (control). Todas las cerdas que participaron en el estudio se sometieron a una exploración para evaluar la longitud de las uñas y la presencia de longitud excesiva o grietas en los dedos rudimentarios, erosión o sobrecrecimiento del talón, y grietas en el talón y la pared. Asimismo, se midió el tiempo empleado en el recorte de las pezuñas. Se utilizó la manga de manejo Feet First® para contener con seguridad a cada cerda durante el examen de la pezuña y el proceso de recorte.

Las cerdas asignadas al estudio tenían en primer lugar uñas en las patas traseras con un promedio de longitud de 78 mm. Alrededor del 97 % de las cerdas en ambos grupos presentaba uñas excesivamente largas o agrietadas, y el 83 % tenía grietas en el talón y la suela.

El tiempo medio de recorte de cada cerda en este estudio fue de 8 minutos; los tiempos variaron entre un máximo de 31 minutos y un mínimo de 3 minutos. Este tiempo no incluye el invertido en trasladar a la cerda desde su cubículo o corral hasta la manga de manejo, levantarla y bajarla en la manga, o examinarle las pezuñas.

Todas las cerdas incluidas en el estudio tuvieron la oportunidad de parir tres lechigadas. Se registraron los rasgos estándar de cada lechigada, así como la productividad total. Si se retiraba a alguna cerda del estudio, se documentaban la fecha, el motivo y la medición de la uña (inferior o superior a 65 mm). Todas las dietas de gestación y lactancia estándar en este estudio contenían Availa®Sow.

La doctora DeDecker explica: “Es importante señalar que llevamos a cabo adopciones cruzadas de lechones y esto ocurrió a lo largo de este estudio. Esto significa que es posible que los lechones de una cerda a la que se le recortaron las pezuñas se pusieran con otra cerda a la que no se le recortaron. Por lo tanto, el número comunicado de lechones destetados no representa necesariamente la productividad de la cerda que está recibiendo ese tratamiento específico”.

El estudio arroja resultados sorprendentes
En el tercer parto, el número promedio de nacidos vivos aumentó en 0,6 lechones (P < 0,05) en las cerdas a las que se le recortaron las pezuñas en comparación con aquellas a las que no se les recortaron (figura 2). Sin embargo, el recorte de las uñas excesivamente largas no mejoró (P > 0,10) ninguno de los rasgos de la lechigada en el segundo parto o en la retención de la cerda.

Figura 2. Efecto del recorte de pezuñas en el número de lechones nacidos vivos.

Figura 2. Efecto del recorte de pezuñas en el número de lechones nacidos vivos.

DeDecker señala: “Cuando iniciamos este estudio, el factor que pensamos que resultaría principalmente afectado por el recorte era el de retención de las cerdas; eso es lo que esperábamos. Pero a medida que se revisaban los datos de productividad de las lechigadas, nos dimos cuenta de que el número de nacidos vivos había aumentado y que el aumento era estadísticamente significativo”.

La rentabilidad (ROE – return over expense) de efectuar el recorte al 6 % de las cerdas con uñas excesivamente largas se calculó a partir de los gastos de mano de obra y capital (manga de manejo Feet First) del primer año y los costes laborales solo para el segundo año. El ROE para el primer año fue de 0,3:1 y el ROE para el segundo año fue de 1,6:1. Este ROE hace que sea difícil para Smithfield justificar la implementación del recorte de pezuñas cuando 6 % de las cerdas tiene uñas excesivamente largas.

DeDecker especifica que estos son cálculos económicos para Smithfield. “La forma en que nosotros calculamos nuestra rentabilidad puede ser diferente de la de una granja en España o una granja en Irlanda”, explica DeDecker. “Hay diferentes insumos que intervienen en cualquier cálculo económico. Por ejemplo, si el 15 o el 20 % de las cerdas de la piara tiene uñas largas, el ROE cambiará. No es un número estático”.

Así, pretende animar a granjeros y veterinarios a evaluar su propia piara para determinar qué porcentaje de cerdas tiene las uñas demasiado largas. A continuación, puede calcular los parámetros económicos para sus propias piaras (según el coste de mano de obra local) para determinar si el recorte está justificado.

“Uno de los puntos clave de esta investigación reciente es la importancia de la prevención”, concluye DeDecker. “Debemos centrarnos en evitar la aparición de uñas excesivamente largas en lugar de tratar de solucionarlas”.

*A. DeDecker et al. Effect of trimming long toes of sows on longevity, productivity, and economic return. IPVS 2016

Fuente: Albéitar PV