Sábado, 23 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE de 2017
Volumen XXXIV 
N° 353
ISSN 1852-317X

Archivo

julio 2017

Aunque su mascota no hable, su cuerpo y comportamiento sí lo hacen.

Preste atención a los síntomas o señales que le da su mascota, dejar de comer, falta de ganas para jugar, actitudes agresivas, entre otros, son algunos de los más comunes cuando de ansiedad se habla.
Getty

Aunque su mascota no hable, su cuerpo y comportamiento sí lo hacen

Las mascotas así como los humanos, se enferman y sufren de alteraciones en su comportamiento que llevan a que afecten de forma importante su estado de ánimo y salud.

Si usted nota que su peludo presenta cuadros de estrés, falta de apetito, incluso problemas de sueño, no se le haga extraño, éstas no son enfermedades exclusivas de los humanos. Los animales domésticos también pueden padecerlas, la diferencia es que en perros y gatos detectar esas conductas depende de la capacidad de observación suya. Por esa razón cuando alguno o varios de estos factores están presentes, es muy posible que su animal tenga un cuadro de ansiedad y si no lo detecta a tiempo esto podría convertirlo en una mascota difícil de manejar.

Según Ernesto Dalmau, Director de la Clínica Veterinaria de la Universidad de La Salle “es importante identificar patrones de conducta que no sean habituales en su comportamiento, eso podría darnos un primer indicio de que algo no está bien”. Por eso usted como amo debe aprender a reconocer algunos de los comportamientos más comunes cuando se presenta ansiedad:

-Baja de apetito
-Tendencia a ocultarse
-Ladridos continuos
-Orina y defecación en sitios inusuales
-Comportamiento destructivo, rasguños en puertas y muebles
-Actitudes agresivas
-Hiperactividad
-Temblores

Identificar la causa es el factor más importante, “detectar el origen de la ansiedad es el primer paso para la cura del animal, puesto que en la mayoría de los casos no obedecen a un único factor sino a la suma de varios” afirma Dalmau.
Debe saber que ésta puede producirse debido a distintos factores. Los más comunes ocurren por cambios en su entorno que le dan estrés, por ejemplo una mudanza, ser rescatado de la calle, un nuevo animal que llega al hogar, el nacimiento de un bebé, entre otras cosas que sacan a la mascota de su rutina habitual generándole frustración o en otros casos nerviosismo, lo que desencadena la ansiedad.
Otras razones por las que también se presenta la ansiedad canina se debe a los hábitos con los que cría a su peludo. Si éste pasa demasiado tiempo solo en casa o no hace la actividad física que debería, puede desarrollar comportamientos ansiosos que afectan su estado anímico. Pero eso no es todo, el experto explica que visitas de personas extrañas, el uso de algunos electrodomésticos que producen ruido  como la aspiradora o secadores de cabello, el sonido estruendoso de la pólvora, pitos y/o sirenas, también hace parte de los factores que lo puede alterar.
Ahora bien, para empezar a encontrar soluciones a esta problemática, revisa la rutina de su mascota, es importante contar con hábitos claros que le ayude a establecer patrones. Si su mascota come todos los días a la misma hora, juega determinado tiempo y sale de paseo siempre en el mismo horario, sepa que éste será un peludo mucho más calmado, pues aprenderá que hay un momento de su rutina para cada cosa. También es fundamental que no deje a su perro o gato solo por períodos de tiempo demasiado prolongados.
Pero sepa que el tratamiento de esas conductas debe estar apoyado siempre por un médico veterinario. Él debe evaluar las condiciones físicas del animal, y en especial, el entorno donde vive. Es importante revisar con detalle que la mascota cuente con una dieta sana, suficiente hidratación, realice ejercicio acorde a su peso y tamaño. Sin duda alguna, lo más importante es el cariño de su amo.
Fuente: https://www.publimetro.co/co/estilo-vida/2017/07/04/ansiedad-en-mascotas.html