Lunes, 25 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE de 2017
Volumen XXXIV 
N° 353
ISSN 1852-317X

Archivo

julio 2017

Nuevas estrategias para luchar contra la Peste Porcina Africana.

Poner freno a la diseminación de la Peste Porcina Africana se ha convertido en un tema preocupante para los países del este y norte de Europa. El pasado viernes 2 de junio, tuvo lugar la Conferencia Ministerial sobre la Peste Porcina Africana (PPA), en Riga, con la participación de representantes de Estonia, Finlandia, Georgia, Hungría, Letonia, Moldavia, Polonia, Rumanía, Rusia, Eslovaquia y Ucrania. Durante la reunión se compartió información sobre la situación actual de la PPA en los países del este y norte de Europa y se consensuaron las  medidas necesarias para su contención. Al finalizar la Conferencia se ha concluido que: La cooperación internacional es decisiva para poder luchar frente a esta enfermedad, siendo necesario coordinar los esfuerzos basados en información científica contrastada. Además, estas iniciativas deben acogerse al GF-TADs (Global Framework for the progressive control of Transboundary Animal Diseases) para lograr mayores avances técnicos. La transmisión natural de la PPA en jabalíes es bastante lenta, mientras que el factor humano contribuye sustancialmente a acelerar su diseminación, por lo que ambas vías deben tenerse en cuenta en los programas de vigilancia y control de la enfermedad. A este respecto, el movimiento de los productos de porcino deberá estar mejor regulado para reducir este factor humano. Deberán reforzarse las medidas de bioseguridad de las instalaciones porcinas, concienciando a los productores e implementando unas normas mínimas sobre la bioseguridad y movimientos de los animales, especialmente en las zonas de riesgo. Teniendo en cuenta el incremento gradual de la población de jabalíes en Europa, es necesario realizar un control de la misma a medio-largo plazo. Entre las medidas destinadas a  reducir la carga vírica en el entorno, se contempla la correcta eliminación de cadáveres y la monitorización de la población de jabalíes salvajes. La formación y organización de campañas de concienciación son claves para lograr un abordaje integral del problema, debiendo incluir a todos los eslabones de la cadena de producción, desde productores y operarios, pasando por veterinarios, hasta los servicios de vigilancia medioambiental. La investigación científica es esencial para poder comprender la interacción entre el virus de la PPA y el ambiente en las regiones afectadas, con el fin de poder desarrollar herramientas de control eficaces. Por ello, EFSA en colaboración con otros expertos continuará analizando los datos epidemiológicos de los países afectados. En vista de las nuevas directrices internacionales adoptadas por la OIE, deberán actualizarse la normativa europea sobre el control de la PPA.
Consultar publicación  Fuente: mmm.fi
Fuente: porciNews, la revista global del porcino