Lunes, 25 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE de 2017
Volumen XXXIV 
N° 353
ISSN 1852-317X

Archivo

agosto 2017

Armadillo y tepezcuintle los más cazados en LCh.

No hay operativos por parte de las dependencias que deben de estar al cuidado de los animales en peligro de extinción.

Alberto Cardona. – Presencia.MX

​La venta de animales exóticos en diferentes puntos de la zona rural continúa, siendo los más cazados para alimentación, el armadillo, tepezcuintle, iguanas, venados, mientras que para adornar las casas, el loro y los monos es de los que más se comercializan.
En este municipio, el precio de un armadillo tiene un costo de entre 200 a 500 pesos, según peso y tamaño, mientras que el kilogramo de carne de venado alcanza precios de hasta 400 pesos, ésto, debido a que son alimentos de especies exóticas.

Lo que más predomina, de acuerdo con campesinos choapenses, es la caza de armadillos, que se realiza con ayuda de perros mestizos que son entrenados para perseguir y acorralar a esta especie, y se sigue realizando en congregaciones que se encuentran a menos de una hora de este municipio.
De acuerdo con campesinos, algunos propietarios de ranchos tienen partes sin deforestar, sobre todo pequeños cerros donde el ganado no puede pastar debido a las condiciones de difícil acceso, por lo que es en esas zonas es donde algunas especies de animales se refugian.
En partes como Agua Fría, Tierra Morada, Río Playas, Cerro de Nanchital, El Desengaño, Tronconada y otras congregaciones cerca de zonas montañosas, la vegetación permanece casi intacta, por tal razón en esos espacios se refugian otras especies como monos, tepezcuintle, “mazates”, tucanes, iguanas, garrobos, loros, coyotes, tlacuaches y zorros, explicó Álvaro Piña López, campesino de esta ciudad.
Dijo que ahora con la introducción de la industria del hule, los armadillos se refugian en madrigueras y son más fácil de capturar por quienes se dedican a la recolección de hule, incluso es más fácil conseguir armadillos pequeños, los cuales se venden como mascotas en 100 o 150 pesos, dependiendo el tamaño.
El campesino Lorenzo Garduza, dijo que hay personas que se dedican a la venta de la carne de armadillo, tepezcuintle y venado, que son lo que más piden en la zona urbana, dejando enormes ganancias a quienes se dedican a este tipo de actividades.
Agregó que la falta de vigilancia o retenes instalados por la policía facilita el trasiego de las carnes exóticas, y recordó que anteriormente el Ejército Mexicano tenía instalado un retén en el punto conocido como La Herradura, sin embargo, desde hace más de 10 años fue removido tras la apertura de la supercarretera  Las Choapas-Raudales-Ocozocoautla, dejando vía libre a los traficantes en la parte que comprende la carrera Las Choapas-Cerro de Nanchital, principal vía de circulación.
Recordó que anteriormente se detenía a una gran cantidad de personas que hacían tráfico de estas especies, pero ahora siente que hay más tolerancia, pues ha observado que en a orillas de las autopista hay personas que se dedican a la venta de loros e iguanas de forma abierta y no son detenidos.
Fuente: https://www.presencia.mx/nota.aspx?id=128328&s=3