Martes, 22 de agosto de 2017

AGOSTO de 2017
Volumen XXXIV 
N° 352
ISSN 1852-317X

Archivo

Agosto 2017

La producción de miel de abejas en Pilón provincia Granma.

Vet. Arg. – Vol.  XXXIV – Nº  352 – Agosto 2017.
Lisbey Figueredo Basulto1; Wilber Milán López2; Velmis Leonza Zamora Zamora; María Luisa Pérez Pompa; Nieve Solo Gómez.

Resumen
El uso de la miel se conoce desde la antigüedad hoy constituye un importante comercio internacional. El trabajo: La producción de miel de abejas en Pilón provincia Granma,  se desarrolló en este municipio situado al sur de la región oriental de Cuba, con los objetivos de evaluar la producción, el rendimiento por colmena de miel de abejas en el período 2013- 2015 y   los resultados de la  inspección sanitaria en los apiarios.  Se analizó la producción y el rendimiento de miel por colmena de forma global y por productores individuales con menos de 50 colmenas y más de 50 colmenas por apiario en el período con 1755, 1852 y 1924 colmenas respectivamente.  Se evaluó la inspección sanitaria a 10 apiarios con un total 220 colmenas.  Para el estudio se utilizó el programa InfoStat/Profesional Ver. 1.1 año 2002. Se realizó Análisis de la varianza y Test Duncan Alfa con un límite de confianza de 0,05.  Se concluye que la producción global de miel de abejas y el rendimiento por colmena en el resultó bajo en el período independientemente al número de colmenas que posea el apicultor en el apiario. Las inspecciones sanitarias revelaron inadecuado manejo de los apiarios.

Palabras clave: miel de abejas, inspección sanitaria, rendimiento por colmena.

Production of bee honey in Pilón municipality, Granma province.
Summary
The use of honey is known since antiquity, it constitutes an important international trade nowadays. The research: The production of bee honey in Granma Province was developed in Pilón municipality, which is located in the south eastern part of Cuba. Its objectives are to evaluate the production and honey bee hive performance from the 2013- 2015 period, as well as the results of the apiaries sanitary inspection. Production and yield of honey per hive were analyzed globally and by individual producers with less than 50 hives and more than 50 hives per apiary in the period having 1755, 1852 and 1924 hives respectively. Sanitary inspection was evaluated in 10 apiaries having 220 hives as total. InfoStat / Profesional Ver. 1.1 year 2002 program was used for the study. the variance and Duncan Alpha Test Analysis with a 0.05 confidence limit was performed. It is concluded that the global production of bee honey and the performance per beehive in the result was low in the period, independently from the number of hives the beekeeper possesses in the apiary. Health inspections revealed apiaries inadequate management.

Key words: honey bee, sanitary inspection, yield per hive.
Universidad de Granma, Cuba.
1Dra. MSc; lfigueredob@udg.co.cu
2Dra. MSc; wmilanl@udg.co.cu

Introducción
El uso de la miel se conoce desde la antigüedad, los egipcios la utilizaban junto con los propóleos para embalsamar a sus muertos. Los atletas griegos tomaban miel antes de competir como alimento energético rápido. Los romanos daban mucha importancia a la miel formaba parte de la dieta diaria de quien pretendía vivir muchos años. La miel llegó a ser tan popular en el imperio romano que se servía con vino en todas las ocasiones. Con frecuencia era exigida como tributo a los enemigos vencidos.
Durante la recolección del néctar las abejas recogen y transfieren el polen entre las flores lo que posibilita la producción de frutos y semillas y la reproducción de las plantas, esta actividad constituye la principal acción de estos insectos asociada a la producción de alimentos del hombre. El excedente de néctar recolectado para la alimentación de las abejas es transformando en miel, rebajando su humedad del 80% al 20% para almacenarla para la época de escasez, ésta es la miel que aprovecha el apicultor para extraerla de la colmena.
A menudo la cría de abejas comienza como un pasatiempo, más tarde se convierte en un negocio. La humanidad está sumamente interesada en la naturaleza, en particular en aquellas especies más beneficiosas para la conservación de los ecosistemas, donde las abejas desempeñan un importante papel.

La apicultura, es el estudio y la cría de las abejas, su desarrollo se remonta a épocas remotas sumándose cada vez muchos más productores, hoy constituye un importante comercio internacional.

Con el correr de los años y la evolución de la humanidad los sistemas de producción de miel, el manejo de las colmenas y las abejas se han tenido que adecuar a los estándares de calidad e inocuidad que exigen los principales mercados en el mundo para obtener un producto con las mejores condiciones de calidad que exige la producción de alimentos sanos para los consumidores.

La apicultura en Cuba comienza con la introducción de colonias de abejas (Apis mellifera) desde La Florida en el año 1774, a mediados del siglo XIX Cuba se convierte en gran productora y exportadora de cera, con un monto equivalente a más de 20 000 t., el desarrollo de la ganadería extensiva y la industria azucarera ocasionaron un profundo retroceso en este rubro económico.  La Estación Experimental Agronómica de Santiago de las Vegas, en su sección de apicultura, logra la raza criolla a mediados de siglo XX a partir de experimentos de cruzamiento de abejas italianas introducidas de EE.UU, y abejas negras. En 1964 el gobierno revolucionario crea el sector apícola estatal y en  1976 se funda la empresa cubana de apicultura, responsable de la aplicación de  la ciencia y los adelantos tecnológicos del momento, lo que posibilitó  que Cuba se ubicara entre los 10 primeros exportadores del mundo,  (Llaxacondor, 1995).

Aprovechar los recursos en las condiciones bioproductivas de los ecosistemas del municipio de Pilón,  limitadas en parte por las condiciones edafoclimáticas y dañadas sobremanera por en efecto antrópico de diferentes generaciones por más de cien años; puede ser común, aprovechar sin causar más daño y recuperar estos ecosistemas. Lo anterior se logra estableciendo una apicultura, científicamente fundamentada, para aprovechar las floraciones apícolas que se suceden a lo largo del ciclo anual independientemente de que haya apicultura para aprovechar el néctar, polen y resinas de estas plantas. Al estimar la capacidad de mantenimiento de la abeja y la capacidad melífera de los diferentes ecosistemas, hay que establecer dónde, cuándo y que especies de plantas existen y cuales pueden mejorar las fuentes apícolas.

Objetivos:
Evaluar la producción y el rendimiento por colmena de miel de abejas en el municipio de Pilón en el período 2013- 2015.

Evaluar los resultados de la inspección sanitaria en los apiarios.

Materiales y métodos
El trabajo se desarrolló en el municipio de Pilón de la provincia Granma, situado al sur de la región oriental de Cuba, se analizó la producción y el rendimiento de miel por colmena de forma global y por productores individuales con menos de 50 colmenas y más de 50 colmenas por apiario en el período comprendido de 2013 a 2015 con 1755, 1852 y 1924 colmenas respectivamente. Se evaluó la inspección sanitaria a 10 apiarios con un total 220 colmenas.  Para el estudio se utilizó el programa InfoStat/Profesional Ver. 1.1 año 2002. Se realizó Análisis de la varianza y Test Duncan Alfa con un límite de confianza de 0,05.

Resultados y discusión
La tabla 1 muestra la producción de miel y rendimiento por año, observándose que tanto la producción global como el rendimiento por colmena son bajos, sin diferencia entre los años estudiados. Estos resultados contrastan con lo planteado por Santos, (2010) quien afirmó que el municipio de Pilón posee condiciones para el desarrollo apícola debido a su flora melífera con récord histórico de producción con 143 t de miel en el año 2002, y en el período 2005 al 2009 una producción promedio de de 73.2 t con potencialidades en la producción ecológica.

Tabla No. 1 Producción de miel y rendimiento por año

En la tabla 2 se observa que existe diferencia significativa en  los resultados obtenidos entre los grupos de  productores, los que poseen  un número menor de 50 colmenas y los que tiene mayor de 50 colmenas, a favor de estos últimos. Sin embargo, en ambos grupos los rendimientos por colmenas y la producción global son bajos, coincidiendo con Pérez y Soler, (2012), quienes plantean que el rendimiento de miel por colmena debe superar los 45 kg, cuando se cumple con el adecuado manejo de las colmenas y los apiarios.

Spirak y Gillian, (1998) que le atribuyen gran importancia para la eficiencia del trabajo apícola la capacidad de trabajo de los productores y las posibilidades de transporte de carga. Al respecto plantean que si se puede atender sólo 20 colmenas en un viaje y tienen 80 colmenas en un sólo lugar, en época de cosecha deberá ir el mismo día 4 veces al mismo colmenar. En cambio, si posee una capacidad de trabajo y de transporte para atender 50 u 80, seria económicamente conveniente un buen número de colmenas por apiario.

El número de colmenas por apiario está determinado por diversos factores, existen lugares donde no se pueden instalar apiarios de más de 50 colmenas, mientras que otros pueden soportar 150 ó 200 colmenas, con un rendimiento de 50 kg o más por cada una. El rango aconsejable es de 50 a 100 colmenas, para un apicultor medianamente experimentado, según (Pérez, 2002).

Tabla No.2. Producción de miel y rendimiento por número de colmenas

En la apicultura moderna, se agrupan una gran cantidad de colmenas en un mismo lugar, formando el apiario, para el manejo de éste se requiere de inspecciones sanitaria constantes.  En Cuba los inspectores veterinarios están facultados a aplicar el Sistema de Vigilancia Epizootiológica y de residuos químicos que incluye velar por el cumplimiento de las normas zootécnicas y sanitarias en el manejo y explotación de la especie e instalaciones, emitir certificado de origen de la miel y productos de la colmena, llevar registro de inspecciones a los apiarios, aplicar medidas correctivas ante las contravenciones e informar a los niveles superiores. (Decreto 176. Cuba, 1992).

Las inspecciones sanitarias realizadas a los apiarios revelan los principales problemas que pueden estar repercutiendo en la eficiencia productiva de las colmenas, según se muestra en la tabla No 3. En este sentido Ruttner, (1982), plantea que la reorganización de la cámara de cría amplía la capacidad del nido y la redistribución de las reservas de miel, mientras que, el cambio de reinas a todas las colmenas garantiza crecer, renovar la población de abejas y aumentar la producción.

Gómez (1977) le atribuye gran importancia al crecimiento vertical de las colmenas, el que se logra de forma paulatina y constante, colocando cajas con panales sobre la cámara de cría para que las abejas almacenen miel, de modo, que al iniciarse la floración de una cosecha las colmenas hayan crecido lo suficiente. Las condiciones del clima, el comportamiento de la flora apícola y la técnica empleada por los apicultores posibilita un aprovecha optimo en el apiario.

Se ha demostrado que un adecuado manejo del apiario lo garantiza una buena limpieza interior, colocar panales nuevos sin huecos, cambiar la reina al 100% de las colmenas anualmente, colocar la cantidad correcta de panales por cuerpo, según la época del año y el uso del panal trampa para el control de la Varroa. (IMV, 1982 y Grandjean y Campo, 2002)

El apicultor debe conocer el sector de ubicación de su apiario, la zona geográfica o región donde se desempeña, el estado sanitario de su apiario, de los vecinos del país y los países vecinos para prevenir o no propagar patologías hacia apiarios vecinos u otras regiones evitando el ingreso, movimiento, venta o intercambio de material portador o diseminador de enfermedades, (Manrique, 2000 y García, 2011).

En el manejo del apiario garantiza la eficiencia de la producción, el apicultor necesitara regularmente abrir cada uno de los panales para examinar la condición de la cría, chequear las fuentes de alimento, buscar señales de enfermedades y pestes, y realizar las tareas de mantenimiento del panal. La reina debe ser reemplazada cada primavera o cuando muestre las primeras señales de fracaso. (Vardone, y col., 2012).

Las funciones de la reina en la colmena fueron tratadas por Woyke, (1984); Molina, (2003) y Herrero, (2004) quienes consideran a la reina como el personaje central de la colonia, la única hembra perfecta y fecunda que garantiza la población de la población.  Después del apareamiento regresa a la colmena e inicia su misión: poner un huevo, alrededor de 3 000 diarios, y mantener unidos al resto de los miembros de la colmena, para ello segrega una “feromona”, que se expande por toda la colmena. Cuando la vieja reina decae en su puesta o no segrega suficiente feromona, las abejas construyen realeras y depositan en ellas jalea real para obtener una nueva madre. La reina vive unos cinco años.

La capacidad de postura de la reina asegurar la población de abejas recolectoras en la temporada, es conveniente que las reinas que se cambien provengan de apiarios sanos y que transmitan a su descendencia alto grado de comportamiento higiénico, capaces de sacar rápidamente las larvas muertas de la colmena,  lo que frena e incluso detiene, la diseminación de patologías de las cría dentro de la colmena y del apiario.  En la selección deben cumplirse las exigencias legales del país y las condiciones del clima, (Grandjean y Campo, 2002; Avalos, Rodas y Perdomo, 2004).

Pérez y Demedio, (2014) aseguran que la conducta higiénica de las abejas Apis mellifera es un mecanismo de resistencia natural contra las enfermedades, y califican la variabilidad y la heredabilidad como un rasgo básico en programas de selección genética.

Tabla No. 3. Resultado de la inspección sanitaria a los apiarios.

Conclusiones
La producción global de miel de abejas y el rendimiento por colmena en el municipio Pilón resultó baja en el período evaluado, independientemente del número de colmenas en el apiario.

Las inspecciones sanitarias revelan inadecuado manejo de los apiarios.

Bibliografía
AVALOS, H.; E .RODAS, A.; PERDOMO, R. (2004). Manual de Buenas Prácticas Apícolas para la producción de Miel. Ministerio de Agricultura y Ganadería.  Versión 1.  San Salvador, El Salvador.
DECRETO NO. 176. CUBA (1992). Protección a la Apicultura y a los Recursos Melíferos y sus Contravenciones. Capítulo IV. De las funciones y atribuciones de los inspectores veterinarios facultados.
GARCÍA, R. (2011). Planta de miel de abeja de provincia cubana eleva exportaciones. Granma Internacional Digital: http://www.granma.cu/
GÓMEZ, J. (1977). Crecimiento Vertical.  XXVI Congreso Internacional de apicultura. Apimondia. Adelaida Australia; 210.
GRANDJEAN, M.  Y CAMPO, S. (2002). Manual de buenas Prácticas para la Apicultura. Servicio agrícola ganadero. Santiago de Chile,  R.P. I. nº 124.691. ISBN 956-8064-14-1 Ed. PROMER.
HERRERO, F.  (2004). Lo que usted debe saber sobre las abejas y la miel. Ed. Caja España: LE-593-2004 I.S.B.N. 84-95917-14-9
IMV, (1982). Regulaciones sobre la tenencia de abejas. Instituto de Medicina Veterinaria, (IMV).  Resolución 14/82. Articulo 8.
LLAXACONDOR, V.J. (1995). Diversificando la producción: Crianza de abejas. Cultivando.  Perú; (13): 27-28.
MANRIQUE, A. J. (2000). Manejo eficiente de las abejas. AGRINFOR. Disponible  en:  http://www.apacame.org.br/mensagemdoce/55/amoedo.htm.
MOLINA, P. (2003). Manual técnico para las actividades agropecuarias y forestales   en las montañas.  Manejo Apícola. Apicultura. Agrinfor; 7-39.
PÉREZ, ANISLEY Y J. DEMEDIO,  (2014).  Evaluación de la conducta higiénica en colmenas de abejas Apis mellifera L. Rev. Salud Anim. Vol. 36 No. 3 170-177
PÉREZ, A. (2002). Productos de la colmena. Boletín Apiciencia  para el apicultor. Estación experimental apícola. C. Habana; (2): 6.
PÉREZ, A. Y O. SOLER (2012­). ­Como deben ser los apiarios modelos. Centro de Investigaciones Apícolas. Manejo de las colmenas. Disponible en: http://www.proapis.cl/chile/profila.htm.
RUTTNER, F. (1982). Procedimientos para el reemplazo natural de la reina en la colonia de abejas. Cría de reinas. Bases fisiológicas e indicaciones técnicas. Apimondia. Bucarest; 21.
SANTOS, ANA LINA. (2010). Incremento de la producción Apícola. Municipio Pilón. Proyecto inédito.
SPIRAK. M. Y M. GILLIAN, (1998). The case for hygienic Bees. A Litle used technology. IFAS University of Florida Apis; 16 (9): 4-5.
VARDONE, R; P. GÄNZ; GARIBAY Y T. REYES, (2012). Manejo de las colonias. Manual de Apicultura  Orgánica. Ed. Ecosur. Chiapas. México. Pag.40
WOYKE, J. (1984). Correlations and interactions between population, length of worker life and honey production by honeybees in a temperate region. J Apic Res; 23(3):148-156.