Sábado, 15 de diciembre de 2018

DICIEMBRE de 2018
Volumen XXXV 
N° 368
ISSN 1852-317X

Archivo

abril 2018

Entendiendo como comunicar mejor para la actividad agropecuaria en comunidades rurales de la provincia Granma.

Vet. Arg. – Vol.  XXXV – Nº 360 – Abril 2018.
José E. Carbonell Castro1 y Dolores M. Rodríguez Miranda2

Resumen
Se diseñó y aplicó un sondeo a pobladores de cinco comunidades rurales dedicadas a la actividad agropecuaria, localizadas en la provincia de Granma, República de Cuba, para conocer cómo llega la información, las vías y los espacios informativos, mediante los cuales los miembros de las comunidades o caseríos tienen acceso o “se enteran de que está pasando” en una determinada zona o región, por qué, cómo y quiénes son los protagonistas o actores de un hecho o acción de proyecto o gubernamental.
Los resultados, obtenidos del  procesamiento de los datos colectados en las mencionadas comunidades de esta provincia, mostraron que las vías de comunicación principales entre comunidades son diversas, donde el medio de comunicación más empleado para informarse, en las comunidades encuestadas, fue la televisión (37%); la radio es el más empleado después de la televisión (33%); la forma de locución y expresividad del periodista/ locutor/ comentarista (televisivo o radial) influye en la recepción del mensaje y las mujeres amas de casa reciben un bagaje de información teleradial superior a los hombres y mujeres que trabajan fuera, entre otros.
Este trabajo muestra que para elaborar una propuesta efectiva de comunicación es necesario conocer los intereses de estas comunidades y grupos sociales, así como cuáles son las formas y medios a la que usualmente ellos acceden.
Palabras clave: Comunidades, comunicación.

Understanding how to better communicate for the agricultural activity in rural communities of the Granma county.
Summary
It was designed and it applied a surveyl to residents of the rural communities of San Apapucio, “26 de Julio”, La Ensenada, Entronque de Bueycito and Peralejo, located in the county of Granma, those that are devoted to the agricultural activity, to know how it get the information, the way and the informative spaces, by means of those which the members of the communities or villages have access or “they find out that it is happening” in a certain area or region, why, how and who the main characters or actors of a fact or project action are or government. The results, obtained of the prosecution of the data collected in the mentioned communities of this county, they showed that the main communication ways among communities are diverse, where the means of communication more employee to be informed, in the interviewed communities, was the television (37%); the radio is the more employee after television (33%); the locution form and the journalist’s expressiviity/speaker/ commentator (television or radial) it influences in the reception of the message and the women housewives receive a superior baggage of teleradial information to the men and women that work outside, among others.
This work shows that to elaborate an effective proposal of communication it is necessary to know the interests of these communities and social groups, as well as which are the forms and means to which they usually consent.
Keywords: Communities, communication
Universidad de Granma. Cuba. jcarbonellc@udg.co.cu

Instituto de Investigaciones Agropecuarias “Jorge Dimitrov”. Cuba. dolores@dimitrov.cu

Introducción
Comunicación es el acto de compartir significados. En la comunicación quien envía el mensaje utiliza códigos basados en símbolos, y el destinatario del mensaje lo decodifica y lo traduce para que tenga sentido (Sorhuet, 2001).
La comunidad continúa siendo en Cuba un concepto más que una denominación, es más común escuchar en nuestras localidades rurales hablar de caserío, pero los tiempos y las acciones de proyectos (nacionales o de colaboración internacional) en mayor o menor medida han introducido como algo moderno la palabra comunidad, esto no es malo, no obstante una atención especial debe merecer lo relacionado a como reciben los pobladores de estas comunidades (o caseríos) la información que se genera para ellos por las acciones antes mencionadas.
A pesar que en el país circulan numerosas metodologías para actividad con comunidades, generadas por agencias nacionales y/ o foráneas (HIVOS, COSUDE, etc.), la mayoría de ellas parte de una perspectiva primermundista, con una fuerte influencia de la forma en que ven a los países latinoamericanos, teniendo en consideración que ha sido en esos lugares donde se han validado las mismas. Mientras un cartel con figuras alegóricas a una determinada actividad funciona perfectamente para una comunidad en Chiapas, una remota zona maya, o en el Apure venezolano, para los pobladores de un caserío cubano puede resultar enrevesada, incluso perder su significado, es que los códigos de esa comunicación para el caso cubano parten de esa insularidad, que imprimió características y modelos educativos y culturales marcados por 50 años de una diferenciación sociopolítica singular respecto al resto de Latinoamérica.
Según Nydia González y colaboradores (2003) al identificar las barreras que obstaculizan el desarrollo del quehacer en la comunidad, se reconocen problemas, dificultades o insuficiencias de la comunicación, y entre los rasgos negativos que pueden aparecer en una u otra experiencia estaban, según el orden de ponderación que diera el grupo:

  • Falta de comunicación dialogada entre los factores de la comunidad.
  • No reconocer los diferentes códigos de comunicación según los grupos
  • Falta de comunicación entre diferentes generaciones y sexos.
  • No escuchar lo suficiente
  • Falta de economía de la palabra

Hay que destacar que el citado colectivo arguyó que si bien el cubano es una persona por lo general conversadora, suele no escuchar con parsimonia, tolerancia y empatía los criterios diferentes. De ahí que con el objetivo de conocer cuáles son las vías y los espacios informativos mediante los cuales los miembros de las comunidades tienen acceso al conocimiento, como información que él cosecha, se implementó un sondeo con 13 interrogantes, limitado sólo a medios de comunicación.

Vamos a preguntar…
Dentro de las acciones concebidas por el Centro Local de Innovación Agropecuaria (CLIA) de Granma[1], el eje temático de Comunicación implementó un sondeo para conocer cómo llega la información, las vías y los espacios informativos, mediante los cuales los miembros de las comunidades o caseríos tienen acceso o “se enteran de que está pasando” en una determinada zona o región, por qué, cómo y quiénes son los protagonistas o actores de ese hecho o acción de proyecto o gubernamental. A partir de ahí se pretende elaborar una estrategia de comunicación que permita hacer llegar a los pobladores, que trabajan en el proyecto, la  información acerca de sus resultados, intercambio con otras comunidades y también  sumarlos a  esta iniciativa.
El sondeo se realizó a pobladores de las comunidades rurales San Apapucio“26 de julio”, La Ensenada, Entronque de Bueycito y Peralejo, ubicadas en la provincia de Granma, las que se dedican a la actividad agropecuaria. En el mismo se tuvieron  en cuenta aspectos tales como: vías de información que utiliza, espacios informativos, frecuencia, periodista de preferencia, entre otros.
No obstante, se soslaya en este trabajo el sesgo que pueden introducir limitaciones o disponibilidades reales para adquirir dispositivos para recibir la información o canales adecuados. El procesamiento de la información obtenida y elaboración de bases de datos, se realizó usando los paquetes de programas Microsoft Office Professional Edition (2013) y STATISTICA (StatSoft, 2008).

Nos enteramos por…
Los resultados, obtenidos del  procesamiento de los datos colectados en las mencionadas comunidades de esta provincia, mostraron en lo fundamental, sin atender a un orden de importancia, que:

  1. Las vías de comunicación principales entre comunidades son diversas, en algunas la presencia de prensa plana es más escasa que en otras, al parecer en ello influye la distancia entre la comunidad y los núcleos o concentraciones urbanas donde circula más fácilmente esta. Así tenemos que:
    • San Apapucio a 7 Km del I.I.A. “Jorge Dimitrov” y la Universidad de Granma,
    • Comunidad “26 de Julio” á 25 Km de la ciudad de Bayamo,
    • Entronque de Bueycito a 20 Km de la ciudad de Bayamo,
    • Peralejo a 3 Km del I.I.A. “Jorge Dimitrov” y la U. de Granma,
    • La Ensenada a 3 Km del I.I.A. “Jorge Dimitrov” y la U. de Granma,
  2. El medio de comunicación más empleado para informarse, en las comunidades encuestadas, fue la televisión (37%), esto difiere bastante de lo reportado para otras regiones donde la radio ocupa un papel preponderante.
  3. La radio es el medio de comunicación más empleado después de la televisión (33%). Sin embargo las propuestas informativas de la radio, al parecer están mejor ubicadas (?), de hecho el 100% de los entrevistados accede a los espacios radiales de comunicación.
    La forma de locución y expresividad del periodista/ locutor/ comentarista (televisivo o radial) influye en la recepción del mensaje. El 100% de los encuestados se identificó, al menos, con la forma del comunicador (gestualidad, imagen, timbre de voz, etc.).
  4. Los espacios radiales y televisivos con más rating de tele- audiencia no siempre son aquellos que se identifican con propuestas informativas relacionadas con temas agropecuarios. La preferencia por espacios fue:
    • Televisión Provincial: Programa Frecuencia 12 (informativo general)
    • Televisión Nacional: Programa Noticiero Nacional de Televisión
    • Radio Territorial: Programas La Última, Te propongo, Antes de ir a la mesa (informativos- recreativos)
    • Radio Nacional: Programas Haciendo Radio, Hablando claro. (informativos de opinión)
  5. Las mujeres amas de casa reciben un bagaje de información teleradial superior a los hombres y mujeres que trabajan fuera, al permanecer mayor tiempo en la casa.
  6. La emisión de revistas, hojas divulgativas generadas por proyectos o impresos similares son un vehículo efectivo para informar (11% de los encuestados afirmaron utilizan estos como material informativo). Ej.
    • Comunidad “26 de Julio”, tiene la acción de proyectos de colaboración que divulgan notas informativas y otros materiales audiovisuales.
  7. Las reuniones comunitarias y de los colectivos de proyectos constituyen canales usuales que se disponen para obtener información. No obstante, la participación de facilitadores es necesaria para encausar debates o propuestas técnicas.

Los resultados de la encuesta pudieran ser controversiales, si tenemos en cuenta  que por su incomparable acceso y sus bajos costos de producción, la radio es la tecnología que mejor cumple con la necesidad de información y comunicación para los agricultores del mundo (Nancy Bennet, 2002). La realidad del contexto informativo en muchas comunidades de la ruralidad cubana, trasciende los patrones aceptados para países en desarrollo; la presencia en las citadas comunidades de los programas sociales y del Sistema Nacional de Educación, disponiendo de módulos con facilidades para reproducción de videos, televisión y computadoras, plantean una dinámica completamente diferente de acceso a la información en lo social, educativo y tecnológico.
No obstante, coincidente con otras realidades (Gallego y Arias, 2011; Didde, 2012; Pupo Cejas y colaboradores, 2016), es evidente el hecho de que las reuniones o encuentros que se sostienen en las comunidades, es un espacio para el afianzamiento de las relaciones entre los diversos actores allí concurrentes, para la socialización y discusión de los objetivos que se plantean los proyectos y los resultados que se esperan alcanzar (ver inciso h).
Entonces, para comunicar tenemos que conocer…
Saber cómo escuchan y reciben la información que queremos dar a conocer a una comunidad o grupo social determinado es un elemento importante en el momento de proyectar una estrategia de comunicación para divulgar y promover las propuestas de desarrollo de los proyectos (Incio, 2002; Carbonell, Fonseca y Rodríguez, 2011). La comunicación es una práctica básica para alcanzar la participación social en el desarrollo (Moya, 2002), no basta con emitir programas de radio, boletines, revistas y/ o complejos informes técnicos, si no tenemos la garantía de que van a ser recepcionados por los destinatarios adecuados.
Por su incomparable acceso y sus bajos costos de producción, la radio es la tecnología que mejor cumple con la necesidad de información y comunicación para los agricultores del mundo. Cuba, sus campos, sus comunicadores, no pueden estar ajenos a esta realidad, aunque el universo de las imágenes es un hecho en la comunicación.
Este trabajo pretende llamar la atención que para elaborar una propuesta efectiva de comunicación es necesario conocer los intereses de estas comunidades y grupos sociales, así como cuáles son las formas y medios a la que usualmente ellos acceden para “enterarse de que está pasando”.
Bibliografía.
Bennet, Nancy (2002). Conectando a los agricultores de todo el mundo a través de la radio. LEISA revista de Agroecología. 24- 25.
Carbonell, J. E., María Fonseca y Luis Rodríguez Larramendi (2011). Granma: el camino que nos lleva a Procesos de Innovación Rural. En F. Guevara y L. Rodríguez. Innovación y Desarrollo Rural. Experiencias y reflexiones desde el contexto cubano. (p. 105- 112). 2da Edición. Editorial Jorge Dimitrov, 2011.
Didde, R. (2012). On deaf ears. Wageningen World, 1, 18- 21.
FAO (2000). Directrices sobre comunicación para el desarrollo rural: guía para los responsables de la planificación del desarrollo y la formulación de proyectos. FAO. Roma.
Gallego, J. C. y Mercy Arias (2011). Juventud Rural: una apuesta cafetera por la innovación y la competitividad. LEISA revista de Agroecología, 27(1 abril), 6- 9.
González R., Nydia, Irina Barrios O., Ana R. Padrón E. y Miriam Rodríguez O. Eds. (2003). Selección de Lecturas. Comunicación y Grupo. CIE “Graciela Bustillos”. Asoc. Pedagogos de Cuba, La Habana.150 p.
Incio B., M. (2002). En su propia voz: La radio rural en América Latina. LEISA revista de Agroecología. 26- 27.
Moya, X. (2002). Comunicación para el desarrollo endógeno. LEISA revista de Agroecología. Octubre. 7- 8.
Pupo Cejas, Yumila, Victoria E. Torres Moreno, J. López Rodríguez y Gladys Pérez Torres (2016). Impronta educativa del proyecto comunitario Blanquizal – Vuelta del Caño. Revista científico-educacional de la provincia Granma. Vol. 12, No. 2 [abril- junio].
Salcedo C., J. M. (2006). La Comunicación de la Ciencia Ecológica en el Medio Rural. Tesis para obtener el grado de Maestro en Filosofía de la Ciencia. Facultad de Filosofía y Letras.Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad de México, 69 p.
Sorhuet, H. (2001). El mediador social de este siglo. Tópicos en educación ambiental 9:16-31.

[1] El Centro Local de Innovación Agropecuaria (CLIA) de Granma, es parte de las acciones que se desarrollan en el contexto del Proyecto Nacional 1007126: “Fortalecimiento de capacidades para la implementación e institucionalización de Procesos de Innovación Rural en comunidades y entidades de la agricultura de la provincia Granma” y el Proyecto de Colaboración Internacional “Fortalecimiento de las capacidades locales para la implementación del Programa de Innovación Agropecuaria Local a través de la Investigación- Acción participativa en las provincias de Granma y Camagüey, Cuba”, que coordina el I.I.A. “Jorge Dimitrov”.