Martes, 25 de septiembre de 2018

SEPTIEMBRE de 2018
Volumen XXXV 
N° 365
ISSN 1852-317X

Archivo

junio 2018

Efecto de la Leucaena enriquecida con miel-urea en el peso corporal en ovejas.

Vet. Arg. – Vol.  XXXV – Nº 362 – Junio 2018.
Mario Zamora Pérez, Orlando Torres Corrales, Rafael Angel Cordoví Díaz, Antonio Cristino Céspedes García.

Resumen
El trabajo se desarrolló en la Unidad Básica de Producción Cooperativa “Ceiba Hueca Arriba” del municipio de Campechuela, provincia Granma, Cuba en reproductoras ovinas Pelibuey Cubana, para determinar el nivel más adecuado de la suplementación con Leucaena leucocephala.
Se utilizaron 32 ovejas distribuida en 4 grupos de 8 animales en los siguientes tratamientos T I (Leucaena al 30 %); T II (Leucaena al 25 %); T III (Leucaena al 20 %) y T IV (el control); y 8 horas de pastoreo + 0,200 kg de miel y urea al 2 % + sales minerales en todos los tratamientos.
Los resultados económicos indican que es factible el uso de la Leucaena leucocephala en los sistemas de alimentación de las reproductoras ovinas. El T I alcanzó el mejor resultado al lograr una producción de carne de 3.810,2 kg, y generó el valor de 21.946,75 pesos, con un costo productivo de 0,39 pesos.
Palabras clave: Leucaena, Pelibuey, peso corporal.
Effect of the enriched leucaena with honey-urea in the corporal weight in sheep breeding.
Summary

The work was developed in the Basic Unit of Cooperative Production “Ceiba Hueca Arriba” in the municipality of Campechuela, Granma`s Province, Cuba, with Cuban Pelibuey sheep breeders to determine the most appropriate level of supplemental with Leucaena leucocephala. A total of 32 breeding distributed in 4 groups of 8 animals in the following treatments IT (Leucaena to 30 %), TII (Leucaena to 25 %) TIII (Leucaena to 20 %) and a control without leucaena (T IV), more than 8 hours of grazing + 0,200 kg of honey and 2 % urea + minerals in all treatments.
The economic results indicates that it is feasible the use of the Leucaena leucocephala in the systems of feeding of the sheep breeding. The T I reached the best result when achieving a production of 3.810,2 kg of meat, and it generated the value of 21.946,75 pesos, with a productive cost of 0,39 pesos.
Keywords: Leucaena, Pelibuey, corporal weight.
Centro Universitario Municipal. Campechuela. Granma, Cuba.

Introducción

Pelibuey, Cubano Rojo u oveja de pelo canaria.

La producción ovina constituye en la actualidad una alternativa para generar proteínas de origen animal para el consumo humano, especialmente en aquellas zonas en las cuales se hacen críticas la disponibilidad de alimentos como consecuencia de sus características agropecuarias.

La rusticidad de esta especie le hace permitir adaptarse en una diversidad de ambientes y modalidades de manejo donde la alimentación suele estar basada en recursos fibrosos (Duarte y Pelcastre 2000) la crianza puede simultanearse y permite aportar cada año miles de toneladas de carnes y producciones de leches aceptables, utilizando áreas dedicadas al cultivo agrícolas.

El pasto es la base fundamental de la alimentación ovina del país y su producción de biomasa tiene una alta variabilidad, siendo los pastos naturales los de un empleo mayoritario (Rodríguez, 1990).

Por razones prácticas y económicas rara vez resulta posible cubrir, en cada una de las fases del ciclo productivo, las necesidades nutritivas de estos animales. Por ejemplo, en las 8 últimas semanas de las gestaciones las necesidades energéticas aumentan progresivamente, no resulta viable, en condiciones prácticas variar frecuentemente el plano de alimentación. Incluso, una suplementación escalonada puede resultar perjudicial para maximizar el consumo de la dieta base, aunque este efecto es menos acusado cuando se suplementa con una proteína de baja degradabilidad o cuando se mantiene constante la suplementación (Guada, 1990).

Los requerimientos proteicos en ovinos decrecen con la edad. Los corderos, tienen mayores requerimientos que los animales adultos. La cantidad de su proteína es más importante que su calidad en la ración, debido a que la acción microbiana en el rumen convierte una proteína de baja calidad en aminoácidos de alta calidad.

Cuando la síntesis de proteínas microbianas no es suficiente para cubrir la demanda de aminoácidos es necesario completar el aporte de dicha proteína con fuentes nitrogenadas sobrepasantes (La O, 2001).

Los requerimientos del ovino Pelibuey cubano varían según su estado fisiológico, los mismos después del parto se incrementan y generalmente el animal hace uso de sus reservas corporales y disminuye su peso. En la práctica hay que buscar estrategias de alimentación a bajo costo (Pérez, et al. 2014).

Yumy y Rodríguez, 1999 surgieren utilizar Leucaena leucocephala al ser considerado un alimento animal con alta productividad en la producción de proteínas y de alto valor nutritivo capaz de minimizar o sustituir grande volúmenes de importaciones en alimentos para animales.

La situación actual caracterizada por la alta variabilidad de la producción de biomasa de los pastos naturales nos conduce al mejoramiento del peso corporal en ovejas Pelibuey Cubana.

Objetivo general.
Evaluar el efecto de la leucaena enriquecida con miel – urea para incrementar el peso corporal en ovejas Pelibuey.

Materiales y métodos.
La investigación se desarrolló en la Unidad de Producción Cooperativa “Ceiba Hueca Arriba” municipio de Campechuela, provincia Granma, por un periodo experimental de 120 días, que comprendió en los meses de Octubre 2016 a Enero 2017 (Periodo poco lluvioso)

Para la realización del trabajo experimental se utilizaron 32 ovinos hembras de raza Pelibuey Cubana, sin sintomatología clínica aparente, manifestándose en buen estado de salud con bajos niveles de parásitos gastrointestinales.

Se seleccionaron animales de partos simples y edades entre 2 y 4 años y en el periodo de cubriciones fueron suplementados con Leucaena leucocephala.

Para la identificación de los animales se utilizaron chapas plásticas enumeradas en orden ascendentes del 1 al 32.

Se utilizó un sistema de pastoreo dirigidos por zonas, que abarcó un área total de 5 hectáreas de pasto natural (Dichantium annulatum), y suplementación con forrajes de Leucaena leucocephala, miel – urea al 2 %, sales minerales y agua.

Se utilizó un horario de pastoreo que comprendió desde las 6:00 a 10:00 am y de 2:00 a 6:00 pm para completar un horario total de 8 horas al día.

Las crías se pesaron al nacer, a los 60 días y a los 120 días.

La disponibilidad de los pastos se realizó mediante los marcos de referencia de 0,25 m2. En horario de 9:30 a 11:00 am, donde se cortó el pasto a una altura de 3,5 cm del suelo, se guardaron la muestra en bolsas plásticas y fueron llevadas al laboratorio para realizar los análisis correspondientes.

La disponibilidad del pasto se comportó entre los 6,47; 5,75 y 5,26 kg ms/animal/día según los muestreos realizados al inicio (en el parto), los 60 días (Mediado) y a los 120 días (Final) del experimento, respectivamente. En el caso de leguminosas se cortó en el banco de proteínas.

La determinación de la materia seca y los análisis de la composición química se realizaron en el laboratorio del Central azucarero “Enidio Díaz Machado” determinándose al contenido de la materia seca (MS), proteína bruta (PB), Calcio (Ca) y fósforo (P).

Los requerimientos nutritivos de los animales fueron tomados de la tabla de requerimiento para ovinos, propuestas por Simón y Francisco (2003).

El consumo de materia seca para los animales se tuvo en cuenta la ecuación de estimación de consumo propuesta, donde se consume a razón de 71g/kg.PV 0,75 por carneros.

Para la determinación de producción de leche se utilizó la técnica propuesta por Ruiz (1987), que consiste en el método directo de pesar el cordero antes y después de mamar con un ayuno previo de 12 horas después del amamantamiento.

El trabajo se monto sobre la base de un diseño completamente al azar, con cuatro tratamientos y tres réplicas.

Los grupos de animales recibieron 8 horas de pastoreo en pastos naturales, 200 g/animales/días de miel – urea al 2 %, más sales minerales y agua a voluntad.

Los tratamientos utilizados:

Tratamiento I: Leucaena en un 30 %
Tratamiento II: Leucaena en un 25 %
Tratamiento III: Leucaena en un 20 %
Tratamiento IV: Sin Leucaena (grupo control)

Para el procesamiento estadístico de los resultados se aplicó un análisis de varianza con el paquete Statistica versión 6.1 (2004) con el apoyo del Microsoft Excel, y cuando hubo diferencias significativas se aplicó la prueba de Tukey, para un nivel de significación de P≤0,05.

Elementos de gastos que conforman el costo de la producción con relación a cada precio productivo.

  • Gastos directos.
  • Gastos indirectos.
  • Otros gastos.
  • Amortización.
  • Producción de carnes (Crías).
  • Valor de la producción Costo/peso producido

Resultados y Discusión
En la tabla 1 se muestran los valores de la composición química de los alimentos utilizados al inicio (parto) 60 y 120 días del experimento. Los porcentajes de nutrientes de las Leucaena leucocephala destacan los valores nutritivos en términos de proteínas brutas, energía, minerales, vitaminas.

Estos resultados están por debajo de los encontrados por Rodríguez (2001) cuando evaluó la suplementación por Leucaena a las reproductoras ovinas Pelibuey cubano antes y después del parto.

Tabla1. Composición química de los alimentos utilizados en la ración de los animales (base seca).

Los resultados del análisis de la composición químicas de los alimentos utilizados se comportaron de manera similares a los reportados por Olmos, (2001) y Arias (2001) con valores entre 21,96 a 25,16; 21,17 a 23,50 % de PB y 30 a 31; 30 a 32,8 % de MS respectivamente.

Según (Pedreza et al., 1995 y La O, 2001) esta leguminosa posee buena digestibilidad y preferencias por los animales, al ser comparadas con otros alimentos para los rumiantes en el trópico.

El pasto natural muestran bajo contenido de PB y EM, lo que se hace necesario la suplementación de los animales para suprimir las demandas de nutrientes (Hernández et al., 2000).

Los valores de PB y MS son inferiores a los resultados por Fonseca, (1999) y Rodríguez, (2001) para el pasto natural. Estos autores encontraron rangos de 6,56 a 7,91 % y 9,40 a 9,70 % y de 30,68 % MS respectivamente, lo que surgieren la utilización de pastos y forrajes como base alimentaria fundamental.

La figura 1 refleja los valores del peso vivo de las reproductoras, los mejores valores al final de la lactancia lo alcanzaron los tratamientos (TI 32,43 kg y TII con 31,31 kg) valores que se corresponden con los mayores consumos de la Leucaena. La inclusión de la Leucaena al 30 % de la materia seca del total de la ración en la dieta presentó los mejores resultados productivos en las reproductoras.

Similares resultados fueron encontrados por Fonseca (1999) en estudio de dos niveles de suplementación (alto y bajo) a base de Leucaena, los que reportaron valores de 28,6 a 30,47 kg para los dos niveles respectivamente.

Y son superiores a los encontrados por Fonseca (1999), cuando utilizó sistema de alimentación en ovinos tropicales a base de pasto natural y suplementación con Leucaena, el cual surgiere la posibilidad del empleo de esta Leguminosas como una fuente de proteínas y otros principios nutritivos muy bien aprovechados por el ovinos en el trópico, mantenido los pesos de frecuencias durante toda la lactancia.

Figura 1. Peso vivo de las reproductoras en el parto, a mediado y finales de la lactancia según tratamientos.

El incremento del peso vivo con relación al peso inicial para los tratamientos I y II, con valores de 103,4 % y 103,2 % respectivamente, en comparación con los demás grupos experimentales (T III y T IV) donde la variación del peso vivo se logró entre un 6,95 y 7,14 %, se atribuyen al uso de esta leguminosa con marca eficiencia en los incrementos de peso vivo que experimentan los animales.

La ganancia media diaria con valores de 80 y 69 g/días, para los dos primeros tratamientos son muy superiores a lo presentados por Fonseca; (1999) en bancos por proteínas y Rodríguez (2001) en similares condiciones.

Los mayores valores reportados por estos autores fueros de entre 53- 66 g/días respectivamente, mientras que estos resultados están en el rango de los reportados por Olmos (2001). En los tratamientos III y IV los resultados obtenidos se comportaron muy diferentes con pérdidas diaria de peso vivo o en mantenimiento, pudiendo ser causo de ellos el contenido deterioro de los pastizales con el paso del periodo poco lluvioso del año.

Por otra parte el peso vivo sufre una disminución a los 30 días experimentales como secuencia del metabolismo negativo que experimentan las ovejas durante esta etapa de crianza, donde las necesidades van a se mayores que en todo el siclo productivo.

Las causa de este importante aumento de las necesidades es la producción de leche par las crías de los corderos, que en la mayoría de las razas de las ovejas toman valores elevados (1,5 a 3,0 L/días) en función del número y vigor de las crías. Sin embargo, este aumento de las necesidades nutritivas no están en correspondencia con un aumento de la capacidad de ingestión de los animales, ya que en los primeros días post parto las hembras no han alcanzado el tamaño normal del rumen, por lo que en la práctica los animales se ven obligados a movilizar las reservas corporales, esto pudieron justificar la pérdida del peso en este periodo del experimento.

Sin embargo se observa una ligera recuperación en los tratamientos que están presentes la leguminosa con respecto al últimos tratamiento (T IV) donde las pérdidas se van incrementando a medidas que pasan los días experimentales tomando valores por debajo de los 28 kg. Pudiendo afectar de esta manera la continuidad reproductiva del rebaño a la hora de incorporarlas a la campaña de cubriciones.

La suplantación con miel-urea también puede tener un efecto marcado en la respuesta de los minerales a las variaciones de peso vivo, debido a una mayor disponibilidad de cantidades de proteínas utilizables por el animal. Como ha sido planteado por Perrera y Álbumes (1989).

Para los animales bajo los sistemas de alimentación extensivos o simiextensivos as reservas corporales son muy importantes y más en cuanto al pastoreo no logran cumplir necesidades nutritivas debido al incremento de las mismas durante la etapa de lactancia, cuando se pueden abrir como máximo el 30 % de las necesidades para la producción de leche (León, et al., 2005).

Figura 2. Variación de la condición corporal de las 32 reproductoras en el parto, a mediado y final de la lactancia según tratamientos.

La figura 2 muestra los valores de la condición corporal de los animales. Los mejores valores se lograron en el T I, y se corresponde con el mayor aporte de nutrientes por la parte de la leguminosa.

En estos casos el animal conserva una mejor condición sin tener que movilizar tanto su reserva debido que Leucaena posee un elevado valor nutritivo (González, 1998) aportado una mejor cantidad de nutrientes a medida que aumenta el consumo por parte de las reproductoras, siendo muy difícil que se logre cumplir las necesidades nutritivas en sistema de alimentación a base de pasto natural, solamente, reflejándose en los bajos valores de condición corporal para este tratamiento (TIV).

Los valores que se ofrecen se encuentran muy relacionados con los reportados por González, (1998), con los animales de la raza Pelibuey Cubana suplantadas con la Laucaena para los dos primeros y suplementos que cubrían junto al pasto el 100 % de los requerimientos trabajados por el tercero respectivamente, por otro lado los resultados que se muestran en la tabla son superiores a los ofrecidos con pastos frescos y abundantes los presentados en ovejas alimentadas con planos altos de PB y en ovejas suplementadas con Laucaena antes y después del parto que reporta Rodríguez (2001) y en reproductoras vacías y gestadas, utilizando niveles de inclusión de la Laucaena de 0,65; 0,70 y 0,75kg/animal /día entrados por Arias, (2001).

La tabla 2 muestra el peso vivo de las crías desde el nacimiento hasta el destete (120 días). El mayor valor lo registro T I (3,68 a) aunque no consiguió diferencias significativas con respecto s tratamientos. A los 120 días se observo que el T I (15,59 a) aunque no consiguió diferencias desde el punto de vista estadístico del T II (14,34 a) pero si del resto de los tratamientos.

Tabla 2. Variación de peso vivo de las crías según tratamiento y edad.

Los valores de peso al nacer que se ofrecen son muy superiores a los reportados por Rodríguez, (2001), quien encontró valores de pesos al nacer en rangos de 2,15 a 3,0 Kg. Mientras que se asemejan a los reportados en crías West African bajo condiciones de pastoreos de Cynodon dactylon y Cenchrus ciliaris de 3,4 kg y de 3,53 y 3,57 kg reportados por De Combillas, (1997) y por Guerra (1999) respectivamente.

También son similares a los encontrado por Arias, (2001) y Olmos, (2001) en condiciones muy parecidas a los de los nuestros formado por Mezclas avena (Avena sativa L.) grano de trigo. (Triticum aestivum L.), y harina de carne y huevo junto al pasto de 100 % le cubría los requerimientos a las ovejas, al reportar valores de incremento de 3,59 kg.

Los valores encontrados superan a los reportados por Perón et al. (1991), quienes utilizaron 14 kg, como peso de referencia para el destete de corderos en nuestro país, así como lo que ofrece, para describir el potencial del ovino de pelo tropical. Por otra parte el tratamiento 1 supera a los valores de peso al destete (14,7 kq) que indica Capote et al. (1985), para corderos de la raza Pelibuey Cubana en condiciones de pastoreo.

Los mayores incrementos de incrementos de peso vivo de las crías se observan para el tratamiento con un mayor consumo de la Leucaena por parte de las reproductoras, con ganancia media, diaria 71-79 g/días, valores que están en el rango propuesto por Duarte y Pelcastre (2000), pudiéndose atribuir que la madres con un consumo elevados del forraje de leguminosa presentan una mayor animalización de los nutrientes de la dieta, implicando una mejor producción de leche por granos de peso ganados.

El uso de Leucaena en la alimentación de la reproductora ovina provoca que se mejore el peso y corporal para enfrentar la próxima gestación (Figueredo, 2000).

La figura 3 presenta la curva de la producción de leche según el tratamiento y día lactancia controlada, en la misma se observan aceptables valores de producción de leche. Para el momento del parto de producción de leche mostró muy poca variación entre el tratamiento, solo el grupo testigo (T IV), presentó diferencias significativas con la relación a los demás tratamientos (P<0,05).

Figura 3. Variación mensual de la producción de leche según tratamientos

Se observa un incremento de la producción de leche hasta los primeros 30 días del periodo de lactancia, alcanzándose valores de 0,93, 0,92 y 0,90 kg./animal/día en los tratamientos I, II y III respectivamente, y el tratamiento IV solo alcanza 0,88 kg kg./animal/día.

Con la relación al aumento de la producción de leche en este periodo coincidimos con lo planteado por numerosos autores, quienes señalan que la producción lechera en la oveja aumenta rápidamente en las primeras semanas, alcanzadas el pico máximo de producción en la tercera semana de lactación (Duarte y Pelcastre (2000).

Después de este periodo de máxima producción, la curva de lactancia declina en los 60 días de lactancia has valores por encima de 0,60 Kg./animal/día, en los tratamientos I y II, los que difieren significativamente (P<0,05) de los tratamientos III y IV que solo alcanza valores de 0,50 Kg./animal/día. Luego la producción disminuye considerablemente hasta el secado con valores de 0,39; 0,38; 0,32 y 0,18 Kg./animal/día a los 120 días para los tratamientos I, II, III y IV respectivamente.

Concordamos con lo planteado por Velansco et al (2001), quienes señalan que la curva de lactancia declina hasta el secado, mas menos rápidamente dependiendo de la raza, genotipo y el potencial lechero individual. En esta última etapa del periodo de lactación se muestran diferentes significados para P<0,05, entre los tratamientos I, II con relación a los tratamientos III y IV, quienes definen entre sí. Se presenta una mejor respuesta productiva en el tratamiento donde se utilizó el 30 % de Leucaena.

Los valores de producción de leche hasta la séptima semana se movieron en torno a los 0,60 kg/animal/día, bajo un sistema de alimentación de base de pastos naturalizados y suplementos centrado comercial paletizado con 2,95 MCAL/kg. MS de energía mentabolizable y 17 % de proteína bruta de mejor calidad que las ofrecidas en nuestro trabajos mientras que quedan por debajo por valor ofrecido por Velasco, et al. (2002), en ovejas Talaverana durante el periodo de la lactancia , encontró valores de producción a la tercera semana 1,23 kg./ animal / día bajo un sistema de alimentación que contenía heno de Veza –Avena concentrado comercial para las ovejas con valores de proteínas bruta de 11,90 y 18,84 % en proporción en materia sea , mientras que en la 6ta semana de lactación la producción de leche de 0,41 kg./animal/día, inferior a los encontrados en nuestro resultados.

El comportamiento de la producción de leche logró una estrecha relación con la alimentación recibida, la cual beneficio a las ovejas lactantes por el aporte de nutrientes y los animales mantuvieron el peso, y aumentó la producción de la leche.

Valoración económica.
Los mejores resultados desde un punto de vista productivo corresponden a los tratamientos (T I). La producción de carne fue de 3810,2 kg, y generó el valor o de 21 946,75 pesos, con un costo productivo de 0,39 pesos.

 Tabla 3. Comportamiento de los elementos de gastos que conforman el costo de la producción con relación a cada precio productivo.

Conclusiones.

  1. Las reproductoras se recuperan en peso vivo ante los 60 días consumiendo la Leucaena a un 30 % del total de la materia seca requerida.
  2. Los niveles de la producción de leche en las reproductoras ovinas Pelibuey, alcanzan valores de 0,90 kg/animal/días con el empleo de la Leucaena leucocephala a un 30 % de la materia seca de la ración.
  3. La suplementación de la Leucaena a un 30 % permite obtener un adecuado crecimiento de las reproductoras.
  4. La suplementación a base de Leucaena permite elevar la producción de carne del rebaño de manera sostenible.

Bibliografía
Arias N, Nidia. (2001) Efecto de la Leucaena sobre la condición corporal y algunos indicados hematológicos ovejas Pelibuey cubana durante la campaña reproductiva. Tesis en opción al título de máster en la nutrición animal. Universidad de Granma. 26-39.

Capote .J. M; R. Fonseca; N. Fonseca y Mirada, O. (1985). Caracterización de los sistemas de crianza ovinas en Granma .informar Final de Tema (1981-1985). 1.1- “Jorge Dimitrov.” Granma, Cuba.

De Combellas, J. (1997). Producción de ovinos en Venezuela. Editorial Exlibris. Caracas, Venezuela.

Duarte; V. F., y Pelcastre, 0. A. (2000). Efecto de las suplementación predestete a corderos en condiciones tropicales. Disponible en Internet: http://wwwcipav.orgcollrrd1213duar1213.htm. Consultado el 25 de octubre 2017.

Figueredo, L. (2000). Efecto de la suplementación con Leucaena leucocephala en ovejas lactantes. Tesis presentada en opción al grado científico de Máster en Nutrición Animal, p. 89. Universidad de Granma, Cuba.

Fonseca, N. (1999). Caracterización biológica productiva y efecto de la suplementación en la oveja Pelibuey cubana. Tesis en opción al título de máster en nutrición animal. Facultad de Medicina Veterinaria. Universidad de Granma, Bayamo, Cuba.

González, S. (1998). Validez del método de condición corporal aplicado a la raza pelibuey o Criolla Cubana. Fórum Municipal de Ciencia y Técnica. Bayamo. Granma, Cuba.

Guada, J. A. (1990). Necesidades nutritivas de las Ovejas y estrategias de alimentación. OVIS. No. 11, pp. 45-49.

Guerra, M. M. (1999). Experiencia en la cría del ovino. Disponible en Internet: http://www.amlweb.com/amlperu/GIL4.HTM. Consultado el 23 de septiembre de 2017.

Hernández; T. D., Carballo. L. M., Reyes, O. F. (2000). Sistema Silvopastoril Multiasociado: Una opción para la producción de leche y carne en Cuba. Empresa Universitaria de Matanzas, EEPF. “Indio Hatuey”, p. 11. Matanzas, Cuba.

La O, O. (2001). Contribución al estudio del valor nutritivo de diferentes ecotípos del género de leucaena para la alimentación de rumiantes. Tesis en opción al grado de doctor en ciencia veterinaria. La Habana, Cuba.

León, A. E., Olmos, C. M.; Rodríguez, A.; Fonseca, J. Y. y Labrada, A. (2005). Variación del crecimiento e indicadores hematoquímicos en reproductoras pelibuey cubana suplementadas con leucaena durante la campaña de cubriciones. Pastos u Forrajes 61: 1, pp. 61-66.

Olmos, C. M. (2001). Efecto de suplementación con leucaena leucocephala sobre la efectividad productiva de reproductores ovinos antes y durante las cubriciones. Tesis en opción al título de máster en Nutrición Animal. Universidad de Granma. Cuba, pp. 57-69.

Pedraza, M. R.; Mauriño, C.; Gómez, J., Valdez, V., y Chaviano, A. (1995). Alimentación Post-Destete de ovino pelibuey con miel “B” heno mezcla basados en derivados de la caña de azúcar. Disponible en Internet: http://www.cipar.org.co/lrrd7/2/10.htm. Consultado el 27 de junio del 2017.

Perera, A., y Álbumes, R. (1989) producción intensiva de carne ovino con miel, urea. Niveles de suplemento proteico y heno. Revista de Producción animal. Volumen 6. Número 2, pp. 123-129.

Pérez, C. K., Fonseca, F. N., Vázquez, A. J., Rojas, G. N., y Botello, L. A. (2014). Utilización de la Leucaena leucocephala como alimento local para la oveja Pelibuey durante la gestación. Revista Granma Ciencia. Vol. 18, no. 1 enero – abril, 2014. ISSN 1027-975X

Perón, N.; Limas, T., y Fuentes, J. L. (1991). El ovino pelibuey en Cuba. Revisión Bibliográfica de algunas características Productivas. Revistas Mundial de Zootecnia. 66:1, pp. 32-39.

Rodríguez, O. I. (1990). La producción del ovino de pelo en los sistemas de pequeñas fincas de América Latina y el Caribe: Situación y perspectivas: INIFAP, México, Mimeografiado.

Rodríguez, R. A. (2001). Efecto de la suplementación con Leucaena en ovejas Pelibuey cubana antes y después del parto TUTMSNA, pp. 58 –76.

Ruiz, T. E. (1987). Leucaena. Una opción para la alimentación bovina en el trópico y subtrópico. EDICA. La Habana, Cuba.

Simón, G. L., y Francisco, G. (2003). Atributos deseables de los árboles forrajeros. Leucaena Leucocephala, Albizia Lebbeck y Gloricidia Sepium ACPA: 2, pp. 11-14.

Velansco, S.; Cañeque, V.; Díaz, M. T.; Pérez, C.; Lanzurica, S.; Huidobro, F.; Manzanares, C., y González, J. (2002). Producción Lechera y composición lipídica de la leche de Ovejas Talavarana. Durante el periodo de lactancia. Revista Investigaciones Agraria. 16:1, pp. 181-182.

Yumy, G., y Rodríguez, M. (1999). Leucaena leucocephala un potencial para la alimentación animal. Ciencias agropecuarias. Universidad de Panamá.