keyboard_arrow_up
agosto 2009

El Tratamiento Quiropráctico para los Animales.

por Emmanuelle Vandendriessche.

Veterinaria, Diplomada en la Quiropráctica Veterinaria, Directora de la Academia Internacional de Quiropráctica Animal® AIQA, miembro certificado de la Asociación Iberoamericana de Quiropráctica Veterinaria (AIQV).

La quiropráctica (o también llamado quiropraxia) veterinaria es una terapia integrada del cuidado animal.

Es importante remarcar que trabaja en conjunto con otros tipos de terapias, como son las terapias tradicionales, la homeopatía, la terapia neural, la acupuntura y la rehabilitación.

En realidad, las terapias manuales han sido utilizadas hace más de 5000 años. Lo primero que sabemos sobre el arte de la manipulación es de los documentos chinos Kong Fou de 2700 AC. Documentos griegos de 1500 AC nos muestran técnicas de manipulación para dolor dorsal. Los gitanos siempre han sido conocidos por su poder de manipular. En Asia y Egipto también había técnicas de manipulación vertebral. Los indios de América del Norte, central y sur usaban técnicas de manipulación como parte integrada de su forma de curar. Hipócrates, el gran filosofo y físico griego (460 AC) escribió más de 70 libros donde escribió que manipulación espinal era un tratamiento para varias enfermedades y habló sobre la fuerza innata del cuerpo de auto recuperación.

Pero la quiropráctica moderna nació con D.D. Palmer, un «curador magnético» estadounidense que dijo que las protuberancias patológicas en el dorso resultaban en varias enfermedades. Su primer paciente era Harvey Lillard, un hombre que estaba sordo durante 17 años. Palmer le diagnosticó una protuberancia en el cuello, manipuló el cuello y le volvió la capacidad de oír al paciente. Su segunda paciente era una mujer con problemas cardiacos que se solucionaron «milagrosamente» según los médicos de entonces después de una manipulación de los dorsales. Hace unos 25 años, una veterinaria estadounidense estudió la carrera de quiropráctica humana y extrapoló sus conocimientos de la quiropráctica humana a los animales.

Los fundamentos de la quiropráctica están basados sobre la relación íntima entre la columna vertebral y el sistema nervioso y sobre la función de la columna vertebral en la biomecánica y el movimiento del animal.

Una subluxación no permite que la información nerviosa fluya correctamente, por tanto, al ajustar el cuerpo del animal con la quiropráctica, estamos ayudando a que el sistema nervioso pueda recuperar su funcionalidad.

La definición de la quiropráctica según «the American Chiropractic Association» es:

«La ciencia y el arte que utiliza la fuerza inherente recuperativa del cuerpo y trata con la relación entre el sistema nervioso y la columna espinal, incluyendo las articulaciones y la función de esa relación en restaurar y mantener la salud.»

La dificultad con las subluxaciones es que muchos pacientes con problemas dorsales no tienen cambios patológicos estructurales que pueden ser diagnosticados para explicar los síntomas y hay poca correlación entre los factores radiológicos y los síntomas clínicos quiroprácticos.

Una subluxación puede ser causada por trauma, conformación, performance, nacimiento y parto, actividades diarias, transportación, falta de ejercicio, sobrepeso,  edad, problemas dentales/ mal oclusión dental, cojera clínica, cojera sutil, anestesia general.

Síntomas de una subluxación son dolor sin patología diagnosticada, apatía, cambio de comportamiento, cambio de postura, menor performance, falta de coordinación, rigidez, cojera, atrofia muscular, dificultad para saltar o entrar en el coche, historia de problemas ortopédicos como displasia de cadera o problemas después de cirugía. En caballos vemos que el caballo está disconforme con la montura o está disconforme cuando montado, tiene la imposibilidad de relajarse, relajando el dorso. El animal mueve exageradamente la cola, rehúsa a saltar, da resistencia a movimientos laterales,  tiene dificultad de flexionar la nuca o problemas usando miembros traseros o dificultad trabajando «relajado y bajo». Se encuentra rigidez en flexión lateral del cuello o dorso. Y la lista sigue.

256-f2

El quiropráctico influencia el sistema nervioso del paciente. Lo hace de la forma siguiente:

-Soporte de una articulación:
Los ligamentos de una articulación tienen como función limitar el rango de movimiento (ROM), formando una barrera elástica fuerte. También son responsables de 20% de la estabilidad de una articulación.

Aproximadamente el 80% restante de la estabilización de una articulación depende de los músculos y los tendones. Ellos llevan la articulación por su ROM adecuado mediante un control motórico, así que el estrés sobre la articulación y el daño articular es mínimo. El sistema músculo-esquelético está diseñado de tal manera que cuando una articulación lleva su ROM al máximo, el sistema nervioso reacciona con contracción muscular adecuada, así protegiendo la articulación. Esos músculos estabilizan y absorben el choque, así previniendo daño.

Cuando la respuesta muscular no es optima, los músculos fallan en su función y resulta en daño muscular, igual como daño subclínico de los ligamentos y la capsula articular.

Entonces, la eficiencia de una articulación depende de la eficiencia de los músculos y tendones que le estabilizan.

-Salud y fuerza muscular:
La fuerza y la salud de los músculos depende de:

  • glucosa.
  • oxigeno.
  • FOF (frequency of firing, frecuencia de estimulación) de las motoneuronas que excitan el músculo, incrementando la cantidad de excitación de las fibras musculares. Sabemos ya que la actividad muscular y neuronal estimula la expresión de mRNA para la síntesis de proteína que determina la fuerza de un músculo cuando contrae.

-Suministro neuronal.
La FOF de las motoneuronas depende de la sumación de las influencias del sistema multimodal.

-Sumación neural.
La sumación de las influencias del sistema multimodal depende de los reflejos de la medula espinal y de la integración suprasegmental (cerebro) del input sensorial.

-Input sensorial.
La mayoría de input sensorial que llega al cortex cerebral para integración es el tálamo. El tálamo está excitado por estímulos que provienen de los husos musculares, los órganos tendinosos de golgi y los receptores articulares de la medula espinal. El output del cortex hace sendas neuronales hacia los efectores (músculos, glándulas y órganos).

Cuando hay subluxaciones y tenemos una moción aberrante, falta de movimiento y/ o excitación inapropiada, tenemos mala información entrando en el sistema nervioso. Eso resulta en mala información saliendo del sistema.

Con las manipulaciones quiroprácticas, afectamos el input sensorial hacia el cerebro. Cuando tratamos las articulaciones espinales, afectamos los propioceptores alrededor de la articulación afectada. Mandamos buena información hacia el cerebro, resultando en una buena información desde el cerebro hacia el efector.

Como la quiropráctica es un tratamiento muy poderoso, pero que tiene sus contraindicaciones, es imprescindible que la persona que ejerce la quiropráctica para animales sea un veterinario o un Doctor en la Quiropráctica diplomado (es una carrera universitaria), con el conocimiento profundo y los estudios realizados de la quiropráctica veterinaria en una institución adecuada (www.quiropracticaanimal.com).  En la quiropráctica humana hay una federación latino americana (Federación Latinoamericana de Quiropráctica, FLAQ, www.flaq.org) que ayuda a proteger al profesional y al paciente, dando buena información, buenos consejos y mostrando una lista de profesionales calificados. En la quiropráctica veterinaria existe la Asociación Iberoamericana de Quiropráctica Veterinaria, AIQV, www.quiropracticaveterinaria.com). Porque lo que realmente cuenta es la salud y el bienestar de nuestras mascotas.

Más información:
Página web: www.emmanuelle-vandendriessche.com