Lunes, 22 de julio de 2019

JULIO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 375
ISSN 1852-317X

Archivo

septiembre 2009

Modelos animales experimentales de enfermedad de hígado graso y síndrome metabólico.

Ayala I.1*, Cámara P.1, Fernández-Pardo J.2, Flores I.3, Cascales A. I.3, Gutiérrez Panizo C.1, Valdés M.3, Castells M. T.4, García Pérez B.3

1 Depto. Medicina y Cirugía Animal. Universidad de Murcia. Campus de Espinardo s/n. España.
2 Hospital Reina Sofía, Avda. Intendente Jorge Palacios, 1. Murcia, España.
3 Hospital Virgen de la Arrixaca. Crtra. Madrid-Cartagena s/n. Murcia. España.
4 Depto. Biología Celular. Universidad de Murcia. Campus de Espinardo s/n. España

*Autor para correspondencia:
Ignacio Ayala.
Teléfono: (+968) 367070
Fax: (+968) 364147
E-mail: iayape@um.es

Anales Vet. (Murcia) 24-2008.

Resumen.
Los estudios en modelos animales constituyen una valiosa herramienta para comprender los procesos fisiopatológicos asociados a la enfermedad del hígado graso, sus características histológicas y ensayo de nuevas terapias. Una gran parte de los trabajos se desarrollan en roedores (ratones y ratas principalmente), dada su similitud biológica con el hombre y el gran conocimiento que se tiene a todos los niveles (genético, molecular, enzimático…) de estas especies. Por su facilidad de desarrollar los procesos de esteatosis hepática también destacan las aves. En este trabajo se describen los principales modelos de enfermedad del hígado graso en diversas especies animales, y las formas de inducción de enfermedad. Básicamente, el excesivo acúmulo de grasa en hígado puede ser consecuencia de aporte elevado de grasa, aumento de la síntesis grasa, oxidación reducida, y/o reducción de su salida en forma de VLDL. Así, se describen modelos basados en alteraciones genéticas (animales transgénicos o bien mutaciones naturales) que incrementan la lipogénesis, otros que dificultan la eliminación de grasa hepática (genes que regulan la oxidación de ácidos grasos), inducción mediante dietas que dan lugar a la obesidad (ricas en fructosa, sacarosa, grasas, dietas aterogénicas) o bien sin producir obesidad (dietas deficientes en arginina o ricas en fructosa y grasas), tóxicos que incrementan la lipogénesis hepática, o factores que disminuyen la oxidación de ácidos grasos (como dietas deficientes en colina o metionina, administración de estrógenos, glucocorticoides o ciertos tóxicos). Se describen por último modelos aviares inducidos por la dieta.