keyboard_arrow_up
enero 2010

Enfermedades de los Ovinos diagnosticadas por Veterinarios Rurales en la provincia de Buenos Aires.

Revista Argentina de Producción Animal Vol 29 Supl. 1 57-82 (2009).
Späth, E.J.A.; Manazza, J.; Entrocasso, C.; Brusca, G.; Plorutti, F.; Faverín, C. y Frade, V. INTA EEA, Balcarce. EEA Cuenca del Salado. espath@balcarce.inta.gov.ar

Sheep diseases diagnosed by veterinary practitioners in Buenos Aires province, Argentina.
El objetivo del trabajo es presentar los resultados de un sistema de registro de enfermedades de los ovinos como parte de un proyecto de monitoreo sanitario en rumiantes de la región centro-sur de la provincia de Buenos Aires. A través de planillas ad hoc los veterinarios participantes registran datos sobre enfermedades y otros eventos sanitarios que afectan la producción. Los casos incluyen las consultas por enfermedad clínica, mortandad, actividades planificadas de prevención y monitoreo de variables indicadoras de enfermedad. Entre enero de 2001 y diciembre de 2007 se recibieron informes de 290 veterinarios con datos de 11.993 casos (96,4% de bovinos y 3,6% de ovinos) diagnosticados en 3500 establecimientos de 62 partidos de la región. Los 425 casos de ovinos fueron registrados por 142 veterinarios en 258 explotaciones de 42 partidos de la provincia de Buenos Aires e incluyeron 50 enfermedades y otras causas de muerte o baja producción. En estos casos hubo 59.758 ovinos expuestos, enfermaron el 21% y murieron el 2,1%. Los meses de mayo a agosto, fueron los que tuvieron un registro de casos mayor a la media anual. El porcentaje de casos por categoría afectada fue: oveja (57%), cordero/a (15%), borrego/a (12%), carnero (9%) y varias (7%). Además de las enfermedades endémicas específicas, (ver Cuadro) se registraron también problemas y enfermedades emergentes como fasciolosis, sarna resistente a productos acaricidas y bocio.

La única enfermedad registrada, perteneciente a la lista de la OIE, fue la epididimitis ovina (Brucella ovis). Sarna, incluida en el programa de control de enfermedades de los ovinos del SENASA, fue registrada en 24 explotaciones de 13 partidos en este periodo. Algunas enfermedades tuvieron una estacionalidad definida: toxemia de la preñez en junio y julio; las neumonías y la parasitosis por piojos tuvieron mayor frecuencia en los meses de otoño e invierno. Las principales enfermedades de acuerdo a su etiología fueron: parasitarias: parasitosis gastrointestinal, sarna, cestodosis y piojos; infecciosas: mancha, neumonía, pietín, enterotoxemia y epididimitis ovina. Entre las metabólicas la toxemia de preñez y entre las tóxicas el enteque seco. Los datos recogidos permitieron obtener información objetiva sobre las pérdidas directas (enfermos y muertos) a nivel de rebaño y documentar la alta ocurrencia de enfermedades endémicas que podrían ser prevenidas con el uso de vacunas existentes en el mercado (enterotoxemia, neumonías y mancha), con productos farmacológicos eficaces (parásitos internos y externos) o con otras medidas preventivas (epididimitis). En relación a la información presentada previamente sobre bovinos, originada en la misma región y en el mismo período, se destacan: a. la menor casuística de eventos sanitarios en ovinos; b. el menor asesoramiento veterinario en esta especie y c. la mayor morbilidad (21% vs. 7,4%) y mortalidad general (2,1% vs. 0,7%) producida por las enfermedades ovinas con respecto de las bovinas.

Esto no es solo consecuencia de la menor población ovina respecto a la bovina en la región estudiada, sino también por la escasa incorporación de tecnología en la producción ovina, pérdida de la cultura en el manejo de los ovinos y bajos precios en el mercado de la carne y la lana.


A OBEJAS y CORDEROS