keyboard_arrow_up
enero 2010

Premio MAMYIZN.

Organizado por Boehringer Ingelheim, los Ganadores del Premio Mamyzin 2009, realizaron un viaje de capacitación a la región de Castro y Cascabel, en el Sur de Brasil.  Aquí los puntos destacables del viaje, donde además de vacas, pudieron visitar las cataratas del Iguazú.

MAMYIZN1

Los representantes de El Futuro y Los Cardos visitaron la región de Castro Y Cascabel  en el sur de Brasil, con el objetivo de capacitarse y conocer sistemas de producción de otros países.  En esta oportunidad pudieron visitar varios establecimientos lecheros donde el factor común fue los sistemas confinados, altas producciones individuales (27-38 litros promedio), bienestar animal, muy buen manejo de efluentes y muy buena calidad de leche.

Otro punto a destacar es que en cada visita fueron recibidos por los propietarios de los tambos, tanto en los tambos de 40 vacas como en los de 500 a 700 vacas en ordeño. Los propietarios de todos los tambos viven en el campo y conocen al detalle todo lo referido a sus establecimientos.

 

El manejo de los efluentes es otro punto a destacar de la visita. Casi todos las lechería visitadas hacen un uso racional del agua, y en todos los tambos reutilizan el agua de los efluentes (ya sea para lavado de los pisos como para esparcir en los campos).

Vacas con aire acondicionado.

En el Establecimiento Star Milk (en la zona de Cascabel) tienen montado un biodigestor que les permite autoabastecerse de energía y vender energía a la cooperativa local.

Gracias este emprendimiento pueden darse el lujo de tener montado un sistema de refrigeración por aire acondicionado para las vacas (ver foto).MAMYIZN2Pago por calidad de leche y estímulos: Castrolanda.
La visita a la cooperativa Castrolanda mostró una vez más (al igual que en la visita del año pasado al sur de Chile) que el sistema de cooperativismo es posible. Una cooperativa donde además de lechería tienen una fuerte participación en agricultura, producción de carnes bovina, porcina y ovina.

Actualmente tienen una planta de concentración de leche que luego venden a otras industrias del país y están montando una planta de leche UHT.

Castrolanda tiene implementado un sistema de pago donde, partiendo de un precio base (en estos días es de 0,55 reales), las bonificaciones por calidad, volumen, proteína, grasa, capacidad de almacenamiento, etc representan un 40% del precio final que puede llegar a percibir el productor.

Un dato interesante es que se premia la capacidad de almacenamiento y la accesibilidad al establecimiento para facilitar la logística del retiro de leche.

Desde hace unos años están implementado un premio al productor que mejor calidad de leche produce y otro premio al productor que más evoluciona en calidad a lo largo del año.

Por otra parte auspician un Centro de Entrenamiento de Productores, donde se llevan a cabo cerca de 18 cursos anuales. El centro tiene dos tambos demostrativos, uno de pequeña escala (40 vacas en ordeño, sistema pastoril, de bajo costo) y otro tambo de 230 vacas en ordeño con un sistema mixto (confinamiento y pastoreo). Además poseen una alianza con otras dos cooperativas del sur de Brasil y llevan a cabo ensayos con distintas variedades de maíz para conocer cuáles se adaptan mejor a la zona

Conclusiones del viaje.
Nos encontramos con algunas sorpresas:

  • Sistemas confinados y muy tecnificados
  • Altas producciones individuales
  • Muy buenas rutinas de ordeño
  • Buen manejo de efluentes
  • Buena calida de leche
  • Bienestar animal

Brasil, al igual que Argentina, están destinados a ser los países que abastezcan parte de la demanda mundial de leche en el mediano y largo plazo. Después de esta visita podemos afirmar que, de seguir por este camino, Brasil llegará a concretarlo en el corto plazo