Sábado, 07 de diciembre de 2019

DICIEMBRE de 2019
Volumen XXXVI 
N° 380
ISSN 1852-317X

Archivo

abril 2012

Nueva Inmunoterapia para Perros con Linfoma.

Fuente: www.vetptaxis.net
Una nueva inmunoterapia para los perros diagnosticados con linfoma no Hodgkin (LNH) en estado avanzado ha demostrado mejorar la supervivencia, manteniendo la calidad de vida, según un estudio publicado en la revista Scientific Reports.  El estudio es fruto de una colaboración entre el Hospital de Cáncer Infantil MD Anderson en Houston y la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Texas A&M en College Station.
Utilizando una terapia de células T desarrollada en el Hospital de Cáncer Infantil MD Anderson, los veterinarios de la Universidad de Texas A&M observaron una mejora de casi cuatro veces en la supervivencia libre de tumor en comparación con los perros que recibieron sólo quimioterapia.  El promedio de supervivencia libre de tumor en los perros con sede en Texas aumentó en cerca de nueve meses, lo que equivale a aproximadamente a siete años de una vida humana.
El LNH es uno de los cánceres más comunes en los perros, de acuerdo con los veterinarios de Texas A&M.  Aunque la quimioterapia tradicional puede lograr la remisión de la enfermedad, rara vez es un tratamiento curativo, y la tasa de supervivencia de dos años es alcanzada por menos del 20 por ciento.  Cuando los investigadores del MD Anderson y Texas A&M se reunieron, exploraron la viabilidad de la administración de las células T para mejorar la supervivencia.
“Hemos seguido las mismas normas estrictas que utilizamos en los ensayos clínicos en humanos en el MD Anderson para garantizar la seguridad de cada perro” afirmó Laurence Cooper, MD, Ph.D., profesor y jefe de sección de Terapia Celular en el Hospital Infantil e investigador principal en el estudio.  ”A pesar de que estas mascotas se benefician de las infusiones de células T, esta colaboración con Texas A&M es una fuerza que impulsa la realización de ensayos clínicos similares en los seres humanos”.
Para llevar a cabo la terapia de células T, los investigadores tomaron una muestra de sangre periférica de cada perro que participaba en el estudio.  Luego, las células T fueron separadas y expandidas durante varias semanas en el laboratorio de Cooper.  Mientras las células T crecían en el MD Anderson, los perros recibían un régimen de quimioterapia en la Texas A&M similar al tratamiento en los seres humanos con LNH, una combinación de ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina y prednisona.  Luego, las células T se transfundieron por vía intravenosa después de la quimioterapia para mejorar los efectos anti-tumorales.
“El tratamiento fue bien tolerado en todos los perros que recibieron las infusiones.  Vimos menos efectos secundarios que con la quimioterapia tradicional, y los dueños de mascotas se mostraron complacidos con la forma en que sus perros toleraron el protocolo”, dijo Heather Wilson-Robles, DVM, DACVIM (Oncología), profesor asistente en la Universidad de Texas A&M.  ”Los propietarios estuvieron también muy contentos de apoyar la investigación que puede mejorar aún más la terapia del cáncer en los seres humanos y animales con cáncer”.
“El tratamiento de los perros con cáncer nos proporciona un gran modelo oncológico comparativo para los seres humanos”, indicó Colleen O’Connor, Ph.D., residente post-doctoral en el MD Anderson y uno de los principales investigadores en el estudio. “Hemos aprendido detalles importantes acerca de la interacción entre la quimioterapia y las células tumorales que pueden ser aprovechadas para mejorar la respuesta inmune del cuerpo.  Esto es algo que hasta el momento no habíamos apreciado de nuestra investigación clínica en los seres humanos”.
En el estudio, los investigadores:

  • encontraron que la quimioterapia, a la vez que daña el tumor canino, también hace que las células tumorales sean sensibles al reconocimiento por las células T infundidas;
  • descubrieron que la infusión de células T del paciente después de la quimioterapia puede mejorar la supervivencia de los perros con LNH ya que estas células T se manipularon fuera del cuerpo, evitando los daños de la quimioterapia;
  • identificaron los biomarcadores que potencialmente pueden desempeñar un papel en la determinación del pronóstico.
    En general, el estudio confirmó la capacidad de utilizar las propias células inmunes, del cuerpo, tales como las células T, para combatir el cáncer.  Como resultado, el MD Anderson y sus colaboradores de Texas A&M están creando un programa centrado en el desarrollo y expansión de células T a gran escala para un uso clínico más amplio.

Los investigadores de ambas instituciones están trabajando para abrir un nuevo camino que use células T modificadas genéticamente que son específicas del tumor y posiblemente aún más eficaces contra las células de cáncer canino.