Sábado, 07 de diciembre de 2019

DICIEMBRE de 2019
Volumen XXXVI 
N° 380
ISSN 1852-317X

Archivo

septiembre 2012

Aplicación tópica del Oleozón en la sarna psoróptica del conejo.

Vet. Arg. – Vol.  XXIX – Nº 293 – Septiembre 2012.
Camps, Ana María; Janine Payne, Diandra; Rosales, Adahí; Rosete, Migdalia; Rodríguez, Yoel.

Resumen.
A fin de evaluar la actividad potencial “in vitro” del Oleozón como una opción de tratamiento frente la sarna psoróptica del conejo, se hizo una comparación con cipermetrina al 30% y un grupo control sin tratamiento. Para lo que se colectaron 150 ácaros adultos de Psoroptes cunículi,  transferidos en número de 50 a tres placas de Petri con papel de filtro, impregnados con los productos a tratar, observándose durante las 12, 24, 36 y 72 horas, a fin de determinar el grado de intoxicación. Para evaluar el efecto acaricida “in vivo”, fueron utilizados 30 conejos adultos divididos en tres grupos de 10 para cada tratamiento y un grupo control. Cada tratamiento fue aplicado mediante pinceladas, a los 3 días posteriores al primero y a los 7 días, evaluando la evolución clínica y recuperación en días. A los 15 días culminados los tratamientos se realizó el diagnóstico de laboratorio; comprobándose a modo conclusivo, la potencialidad del Oleozón, así como su efecto acaricida contra el Psoroptes cunículi. En el análisis estadístico se comparó la efectividad “in vitro” de cada uno de los tratamientos, según el tiempo de observación en horas. En el experimento “in vivo” se midió el porcentaje de animales recuperados a los 15 días; para lo que se empleó una prueba de hipótesis de Z para la comparación de dos proporciones, se asumió como diferencia significativa un valor de probabilidad inferior a p<0.05 y los cálculos correspondientes se realizaron mediante el uso del sistema de cálculo informático Statistic v.7. para windows xp. 
Palabras claves: tratamiento tópico, Oleozón, Sarna psoróptica.
Topical application of the Oleozón in the psoróptica scabies of the rabbit.
Abstract.
In order to evaluate the potential activity «in vitro» of the Oleozón as an option of treatment for scabies psoróptica of the rabbit, a comparison was made with cipermetrin at 30% and a control group without treatment. One hundred and fifty(150) Psoroptes cunículi, mature mites were collected, transferred in a number of 50 to three badges of Petri with filter paper, impregnated with the products to treat, being observed during 12, 24, 36 and 72 hours, in order to determine the intoxication grade. To evaluate the acaricide effect «in vivo», 30 mature rabbits divided in three groups of 10 for each treatment and a group control were used. Each treatment was applied by means of brushstrokes, the 3rd day after the first and then the 7th day, evaluating the clinical evolution and recovery in days. The treatments were culminated on the 15th day and a laboratory diagnosis was carried out; proving in a conclusive way, the potentiality of the Oleozón, as well as its acaricide effect against the Psoroptes cunículi. In the statistical analysis the effectiveness of each one of the treatments was compared «in vitro», according to the time of observation in hours. In the experiment «in vivo» the percentage of recuperated animals was measured on the 15th day; where hypothesis Z test was used to compare two proportions, a value of probability inferior to p <0.05 was assumed as significant difference and the corresponding calculations were carried out by the use of the system of computer calculation Statistic v.7. for windows xp.
Key words: topical treatment, Oleozon, Mange psoróptica
Universidad de Granma, Carretera: Bayamo-Manzanillo Km 16, ½, Peralejo, Bayamo-Granma-Cuba. CP: 85300.
Contacto: anamaria@udg.co.cu
Introducción.
El conejo es un mamífero que se alimenta exclusivamente de hierbas y granos. Como otros animales herbívoros tienen la facultad de utilizar las fibras vegetales y residuos de cosecha y de la cocina, transformándolos en productos valiosos como la carne, por lo que puede desempeñar un protagonismo nada despreciable en el abastecimiento de esta, constituyendo una base de alimentación para muchos. Otro aspecto, no menos importante es el interés que se ha despertado por conocer este sector de la ganadería, tanto a nivel estatal como privado. Tiene importancia cinegética, económica y ecológica, representando en  el ecosistema mediterráneo de la península Ibérica, una de las especies más relevantes al constituirse la pieza clave y el eslabón de enlace en las cadenas alimentarias como el principal aprovechador de la energía, la que canaliza hasta predadores que son la mayoría de los carnívoros de esas latitudes.
A pesar de los progresos realizados en la lucha contra los artrópodos, los ectoparásitos, constituyen un grupo  de afecciones cutáneas que se caracterizan por producir lesiones a nivel de los distintos estratos de la piel. Las alteraciones proceden de la biología de una serie de parásitos que viven a expensas de la dermis o de la epidermis, afectando de forma general a los tegumentos de forma selectiva: dentro de este grupo de enfermedades, encontramos las sarnas afectando, no solo la productividad, sino también el bienestar de los animales.
En las conejeras tropicales, la sarna es una enfermedad parasitaria muy frecuente, que afecta a los conejos de cualquier edad, que, dependiendo del grado de afectación y de la gravedad clínica provocan lesiones en la piel de tipo variable. La prevalencia de otoacaridiasis causada por Psoroptes cuniculi que parasita en el interior del pabellón auditivo del conejo, es muy alta, sobre todo en instalaciones con malas condiciones higiénicas y en animales estresados (Fernández, 2011).
En Cuba, es una enfermedad muy frecuente en las unidades cunículas; que ocasionan cuantiosos daños, ya que, a pesar de no provocar mortalidad, llevan a los animales a condiciones deplorables e incompatibles con su adecuado desarrollo y conversión (Delgado, 1982).
Los aceites vegetales ozonizados se han convertido en un vehículo muy apropiado para la aplicación terapéutica del ozono. Estos poseen un carácter germicida muy marcado que los hace útiles en el tratamiento de cierto número de enfermedades, debido fundamentalmente a la acción de los compuestos oxigenados que se obtienen por la reacción del ozono gaseoso con los diferentes componentes insaturados de estos aceites. Se ha reportado en múltiples ocasiones el uso de los aceites ozonizados contra bacterias, hongos (Díaz et al., 2000; Díaz et al., 2005).
En la medicina humana se ha demostrado el efecto beneficioso de la ozonoterapia en enfermedades de diferentes etiologías, en las que se destacan el cáncer, la diabetes y el envejecimiento. Las enfermedades que padecen los animales son muy semejantes a las encontradas en humanos, por lo que decidimos tomar como antecedentes estos estudios en humanos para fundamentar el uso de esta alternativa terapéutica en el tratamiento de la sarna en conejos. Teniendo en cuenta que la ganadería cubana actual precisa de métodos alternativos de tratamientos que permitan un mejoramiento de la salud animal con un alto por ciento de animales recuperados, en tal sentido la ozonoterapia como medicina natural que no tiene consecuencias colaterales con otras terapias, ha sido de gran utilidad, por cuanto da la posibilidad que este trabajo puede considerarse como una opción en las propuestas de solución al problema de prevalencia de la sarna psoróptica del conejo, que padecen los animales de la unidad experimental destinada al desarrollo de investigaciones científicas de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Granma, con el objetivo de : Demostrar la efectividad del tratamiento con Oleozón frente a la sarna psoróptica del conejo.
Material y Métodos.
Para comprobar el efecto acaricida “in vivo”, fueron utilizados 30 conejos adultos de la raza Semigigante Blanco, Chinchilla y California  con un peso promedio de 2kg, criados en jaulas (Flat deck) y sometidos a las mismas condiciones de manejo y alimentación.
En el experimento los animales fueron divididos en tres grupos de 10, para ser tratados respetando el esquema de tratamiento: un grupo con Oleozón, uno con Garrapol y el grupo control, sin tratamiento. Antes de la aplicación de cada tratamiento, se retiraron las costras, según procedimiento, pero con sumo cuidado teniendo en cuenta la localización de la lesión. Cada tratamiento fue aplicado a los 3 días posteriores al primero y a los 7 días, con una frecuencia de aplicación una vez al día. A los 15 días,  luego de culminados los tratamientos se recogieron muestras y se realizó el diagnóstico de laboratorio. En cada uno de estos momentos se realizó la evolución clínica, para evaluar la respuesta de los animales ante la aplicación de los tratamientos, teniendo en cuenta como criterio de evaluación: el estado general, apetito, aspecto del pelo, presentación de prurito y grado de inflamación del conducto auditivo, así como el período de recuperación en días.
En el análisis estadístico se comparó la efectividad “in vitro” de cada uno de los tratamientos, según el tiempo de observación de 12, 24, 36 y 72 horas.  En el experimento “in vivo” sólo se midió el porcentaje de animales recuperados a los 15 días, teniendo en cuenta los criterios de eliminación de la enfermedad (crecimiento del pelaje, resultados negativos en el examen clínico de la piel lesionada, ausencia de prurito). Para el diseño del experimento y análisis de los resultados se empleó una prueba de hipótesis de Z para la comparación de dos proporciones, se asumió como diferencia significativa un valor de probabilidad inferior a p<0.05 y los cálculos correspondientes se realizaron mediante el uso del sistema de cálculo informático Statistic v.7. para windows xp.
Resultados.
A la inspección clínica, antes de la aplicación de los tratamientos los 30 animales mostraron cambios en el comportamiento como malestar e intranquilidad, pelo áspero sin brillo, reacción inflamatoria de las vías auditivas con infiltraciones serosas, con masas de secreciones amarillentas, grasosas y fétidas; presencia de costras estratificadas de color parduzco; abundante y fácil caída del pelo, prurito intenso con sacudidas de la cabeza, inapetencia, en uno de de los animales, la oreja desprendida y otro con alopecia en cuello y oreja.
En el diagnóstico de laboratorio fue identificado el agente causal de la sarna psoróptica del conejo: Psoroptes cuniculi.
Actividad Potencial de los tratamientos. Experimento “in vitro”.
En el gráfico No 1, se puede observar que Oleozón reveló en todos los períodos el mayor porcentaje de ácaros muertos, con diferencia significativa entre los tratamientos.
Dibujo

A las 12 horas el Oleozón  mostró un 40 %  de ácaros muertos, a las 24 h un 58 % y a las 36 h ha logrado la muerte del total de los ácaros, no existiendo diferencia significativa entre los períodos. El Garrapol tampoco mostró diferencia entre los períodos, pero a las 36 h sólo ha logrado el 46% de muertes, logrando el 100% a las 72 horas. Mientras que el grupo control alcanzó un bajo porcentaje de muertos atribuibles a causas fisiológicas propias del parásito.
En el Gráfico 2, se observa que el Oleozón a las 12 horas, alcanzó un porcentaje inicial de ácaros gravemente intoxicados de 46% que va disminuyendo en los otros períodos, hasta  alcanzar la categoría de muertos. A las 12 horas el Garrapol inicia con 40% y se va aumentando a las 24 horas el porcentaje de ácaros gravemente intoxicados, que da lugar a una diferencia significativa entre los tratamientos en ese período, y con un 40% a las 36 horas. Recordemos que en igual período Oleozón había logrado el 100 de ácaros muertos.  Finalmente el Garrapol logró el total de ácaros muertos a las 72 horas.
Dibujo

Como se puede observar en el gráfico 3, la cantidad de ácaros medianamente intoxicados por el Oleozón disminuyó más rápido (desde 14 a 4 a 0% a las 12, 24 y 36 horas respectivamente) que los intoxicados por el Garrapol (desde 20 a 14 a 12 a 0% en los respectivos períodos), pues a las 24 horas se notó una diferencia significativa en la cantidad medianamente intoxicada entre tratamientos y entre períodos de 12 y 24 horas frente al Oleozón.

Dibujo
En el gráfico 4, se observa que el Garrapol  inicia con un 16% de ácaros levemente intoxicados a las 12 horas, continuando con un 6% a las 24 horas y terminando con 0% a las 36 y 72 horas de observación. Como se aprecia, el Oleozón no se evalúa ya que no hubo ácaros levemente intoxicados bajo este tratamiento.
Dibujo

Actividad acaricida de los tratamientos. Experimento “in vivo”.
Evolución clínica por efecto acaricida  de los tratamientos.
Garrapol.
A los 3 días: Se mantienen cambios en el comportamiento como malestar e intranquilidad con ligera disminución del prurito, aumento del apetito en algunos, pelo áspero sin brillo, conducto auditivo inflamado con secreciones amarillentas, grasosas y fétidas; presencia de costras estratificadas de color parduzco.
A los 7 días: El estado general mejorado, aumento del apetito en todos, presentaban escaso prurito e inflamación del conducto auditivo, disminuida y escasa secreciones amarillentas, grasosas y fétidas con costras estratificadas de color parduzco.
A los 15 días: Buen estado general, aumento del apetito en todos, ausencia de prurito y de inflamación del conducto auditivo con ausencia de costras. 
Oleozón.
A los 3 días: Disminución considerable del prurito, aumento del apetito en general, pelo áspero sin brillo, conducto auditivo inflamado con secreciones amarillentas, grasosas y fétidas; con presencia de costras estratificadas de color parduzco.A los 7 días: Ausencia del prurito, apetito general, pelo áspero sin brillo, conducto auditivo menos inflamado, han ido recuperando la tranquilidad y  mejorando su comportamiento. A los 15 días: Buen estado general, ausencia del prurito, apetito aumentado, mejor apariencia del pelo, menos áspero, conducto auditivo cada vez menos inflamado y mejor comportamiento. Evolución clínica del Grupo Control. Cambios en el comportamiento como malestar e intranquilidad, pelo áspero sin brillo, conducto auditivo inflamado, con masas de secreciones amarillentas, grasosas y fétidas; presencia de costras estratificadas de color parduzco; abundante y fácil caída del pelo, prurito intenso con sacudidas frecuente de la cabeza, inapetencia, en uno de de los animales, la oreja desprendida y otro con alopecia en cuello y oreja.En las observaciones a diferentes días, estos síntomas empeoraron.
Diagnóstico a los 15 días de tratamiento.Grupo tratado con Garrapol.
De 10 animales tratados, en 7 animales no se observa presencia de ácaros, lo que representa una recuperación del 70%. Grupo tratado con Oleozón. En ninguno de los 10 animales tratados, se observa presencia de ácaros, lo que representa una recuperación del 100%. Grupo Control. Ninguno de los 10 animales no tratados se recuperó y se observa presencia de ácaros en todos, lo que representa una recuperación numérica de 0%. El gráfico 5, muestra la efectividad de los tratamientos, tomando en consideración el porcentaje de animales recuperados. Para el caso de los animales tratados con Oleozón, se obtuvo un 100% de curación. Para el caso de los animales tratados con Garrapol hubo un 70% de curación mientras que el grupo control no obtuvo ninguna curación, sino que, por el contrario, la enfermedad en los animales se va agravando, a medida que transcurren los días.
Dibujo

Discusión.
La sintomatología manifiesta en los animales sometidos a experimentación bajo nuestras condiciones de observación es coincidente con la descripta por diferentes autores: Losada (2011) y Delgado (1982) ; quienes plantearon que el Psoroptes cuniculi produce la sarna Psoróptica, ocasionando un estado inflamatorio de las vías auditivas con infiltraciones serosos celulares y formaciones de una costra, de color parduzco, que puede llegar alcanzar hasta la punta de la oreja, en la cual se hallan nidos de ácaros; con un cuadro sintomatológico caracterizado por prurito más o menos intenso, contracciones o sacudidas de la cabeza, rascado insistente con las patas traseras sobre el pabellón de la oreja, la que se halla caliente y las costras van avanzando hacia el exterior; si van al interior causa una otitis parasitaria media muy grave con tortícolis que se extiende al oído medio, manifestándose entonces por la posición ladeada de la cabeza, movimientos tambaleantes, giratorios y de rodillo. En el diagnóstico inicial fue revelado como agente etiológico: Psoroptes cuniculi, agente específico de esta especie animal, coincidiendo con las descriptas por Respaldiza (1995); Sánchez et al, (2009) así como, Socarras et al, (1990), quienes consideraron como causa de sarna, la psoroptica del conejo. Las características generales observadas para el género fue: color blanco perla, cuerpo oval, patas largas más allá del cuerpo y el par 4 de los machos más cortas que el par 3, placas adanales en los machos en el extremo posterior del abdomen y presencia de ventosas en forma de campanas. Se observó, el largo de los pedicelos o tallo, largo y con tres segmentos que marcó la presencia del Psoroptes. De manera que las características para Psosroptes, tanto hembra como macho descritas por Sanders et al, ( 2000) y Sweatman, (1958) con relación al color blanco perla, al menor tamaño de los machos, en comparación con las hembras, a la presencia en estos de un par de ventosas adanales y a que en las fases observadas, los dos pares de patas anteriores son más gruesas y robustas que las de los pares posteriores, que son más delgadas y, en el caso de los machos, son más cortas las del cuarto par; también fueron verificadas en el diagnóstico realizado en el presente trabajo.

Estudio in vitro.
En la revisión bibliográfica realizada, no encontramos referencias  sobre la potencialidad de Cipermetrina al 30% utilizada contra los ácaros de la sarna de la oreja del conejo, en cambio aparecen datos sobre su efectividad contra la garrapata Boophylus microplus, empleada al 15% y mezclada con Clorpirifós25%+ Citronela1%; para evaluar su efecto sobre oviposición y porcentaje de eclosión larvaria, mediante recuentos y tratamiento los días 0, 7, 14 y 21. Los resultados obtenidos de la aplicación indican una efectividad del 99,12 % a los 7 días de aplicado el producto por aspersión. A los 14 días la efectividad fue del 90,19% y finalmente a los 21 de aplicado el producto la efectividad fue del 96,72%. La efectividad del producto sobre la oviposición y fertilidad de los huevos fue del 100% situación que permite concluir que el producto puede ser aplicado donde exista resistencia a la mayoría de los productos (López et al., 2009).
Lezcano et al, (2000) comprobaron el carácter germicida del aceite de oliva ozonizado sobre Staphylococcus aureus como modelo experimental, obteniendo después de 13 horas, un 99% de muerte del microorganismo. En nuestro estudio in vitro el Oleozón logró el 100 % de ácaros muertos a las 36 horas. 
En el estudio in vitro la Cipermetrina al 30 % logró su mayor efectividad a las 72 horas, con el 100% de ácaros muertos, lo que significa que aunque no alcanzó la potencialidad de Oleozón, puede ser capaz de lograr un efecto acaricida en un plazo más largo, teniendo en cuenta, que según Junquera (2012) está reconocido como un piretroide genérico por excelencia para uso en el ganado.

Estudio in vivo.

La Cipermetrina al 30%, cuyo principio activo identifica al Garrapol, producto tópico aplicado en esta investigación tanto “in vitro“ como “in vivo, con un mecanismo de acción caracterizado por actuar sobre el sistema nervioso de los artrópodos produciendo bloqueo de la transmisión nerviosa en el axón por disminución de la permeabilidad para los iones de Na y K (Pérez,1995); si bien no alcanzó los porcentajes de efectividad obtenidos con el Oleozón, con solo un 70%, puede ser aplicado en el control de esta parasitosis en el conejo, incrementando el número de tratamientos y combinándolo con otras medidas de control relacionadas con el manejo, ya que la prevención dentro del manejo sanitario es muy importante, dentro de los aspectos esenciales: se debe considerar el control de la higiene de los conejeras, mediante el uso de desinfectantes, físicos y químicos. También se debe tener control de la fauna nociva, roedores, pájaros, moscas, mosquitos, otros insectos,  depredadores, y de la maleza que rodea las instalaciones. Es importante el control del medio ambiente, y para ello se requiere una temperatura estable, la óptima es de 18° C, una humedad relativa del 60% y en los nidales de 30° C, con una buena ventilación sin corrientes de aire directas sobre los animales; así como realizar los diagnósticos especializados, cuarentenas y tratamientos preventivos (Luciano, 2008) (Zamora, 2006). Otro tratamiento que ha sido utilizado en forma de pomada, es el acaricida natural: Azadirachta indica A. Juss., conocido como Der-Nim P, obtenido a partir del aceite de la semilla de esta planta, con un vehículo inerte; que produce inhibición del crecimiento, desarrollo y muerte  de los ácaros; en cuya nosología se recomienda raspado mecánico de las áreas afectadas antes de la aplicación del producto sobre las lesiones y realizar los tratamientos a las 72 horas después de de la primera aplicación; continuándolos cada 7 días, en dependencia del grado de infección (Estrada, 2002). Los resultados exhibidos con el empleo del Oleozón para el tratamiento de la sarna psoróptica en el conejo demostraron que el producto es efectivo, lográndose el 100 % de animales recuperados, lo cual pone en evidencia por su alta efectividad que puede ser utilizado para el tratamiento de la sarna en esta especie animal, resultados que por primera vez se alcanzan para tratar esta patología, responsable de altas pérdidas económicas. La amplia búsqueda de información sobre las aplicaciones del Oleozón no recoge experiencias de su aplicación contra las ectoparasitosis, particularmente de su acción sobre los ácaros productores de sarnas en el conejo. Sin embargo se conoce que este producto tiene un marcado poder germicida y su efecto antimicrobiano ha sido demostrado contra bacterias, virus y hongos (Lezcano et al, 1998; Lezcano et el, 2000) y también en el tratamiento de infecciones producidas por cepas de organismos resistentes (Llerena et al., 1995), lo cual ha sido demostrado tanto in vivo como in vitro. Por otra parte, algunos estudios toxicológicos han demostrado que el producto no es mutagénico ni genotóxico y no posee efectos adversos en pacientes que lo han utilizado (Martínez et al., 1998). También ha sido demostrado que aceites no ozonizados no poseen efectos germicidas (Contreras et al., 1989). En la Medicina humana la ozonoterapia  ha adquirido  gran relevancia debido a la eficacia del tratamiento en enfermedades asociadas al déficit de las defensas. En este sentido se conoce que en 1986 se desarrollaron tratamientos para varias enfermedades de importancia social con un enfoque clínico-investigativo muy estrechamente ligado a los trabajos experimentales de laboratorio. Además se han realizado diversos estudios toxicológicos que corroboran la ausencia de daño o perjuicio tras la aplicación de este proceder mediante dosis terapéuticas, a mas de 100 000 pacientes que han recibido esta terapia sin reportarse reacciones adversas (Cruz et al., 1994). En la investigación realizada, aunque no se hizo estudio toxicológico, no se observó en ninguno de los animales tratados reacción adversa al Oleozón. Es importante además señalar que la literatura recoge que desde 1981, cuando fue utilizado por primera vez el Ozono en Cuba, fue probada su efectividad como bactericida en la desinfección de agua potable contaminada y que actualmente, es reconocido como el agente antimicrobiano más efectivo para estos fines, a lo que se le suma, la inexistencia de efectos adversos tóxicos en sus residuos (Suárez, 2001). En el campo de la veterinaria también se tienen experiencias. En un estudio realizado con animales domésticos de una clínica veterinaria privada, pertenecientes a la especie felina y canina de diferentes sexos y edades fue aplicada la ozonoterapia por diferentes vías y dosis en dependencia del peso del animal con dermatitis atópica, y fúngica por Microsporum canis cuyo tratamiento fue efectivo para ambos casos (Vidal et al., 2009). Otra experiencia con Oleozón fue puesta en práctica por Zamora et al., (2007) y García et al., (2010), que obtuvieron un 100 % de curación en la dermatomicosis en los conejos tratados. Y teniendo en cuenta que las sarnas constituyen un complejo de afecciones cutáneas contagiosas producidas por distintas especies de ácaros que se instalan más o menos profundamente en la piel y que son capaces de originar manifestaciones patógenas caracterizadas por prurito intenso, áreas de depilación, formación de costras y esclerodermia (Respaldiza,1995) podemos compararlos con los resultados obtenidos en nuestra investigación, y corroborar el éxito de Oleozón en las lesiones dermatológicas, en este caso, de los conejos. Aunque el tratamiento con Oleozón coincide con Zamora et al., (2007) y García et al., (2010), que obtuvieron un 100 % de curación en la dermatomicosis de los conejos tratados con Oleozón. Para el caso de los tratados con Garrapol hubo un 70 por ciento de curación mientras que en el grupo control no se obtuvo ningún resultado respecto al por ciento de animales recuperados y curados, sino que la enfermedad en los animales se fue agravando progresivamente. 
Análisis de la factibilidad económica del tratamiento con Oleozón en la sarna psoróptica del conejo.
Dibujo

Beneficios económicos.

La aplicación de esta novedosa alternativa de tratamiento a dado muy buenos resultados en la sarna psoróptica del conejo, que se expresa en:

1.-Se logra aplicar por primera vez en la clínica veterinaria un producto validado y certificado por el Centro de Investigaciones del Ozono en Cuba, con el objetivo de sustituir el empleo de medicamentos importados por un producto nacional con el mismo nivel de eficiencia y competitividad.

2.-Sus amplias bondades terapéuticas como antiséptico, antinflamatorio, antibacteriano, antiviral, acaricida, desinfectante y cicatrizante, permitieron disminuir el tiempo de recuperación de los animales, en las entidades sometidas al estudio, comprobándose la ausencia de efectos colaterales indeseables sin daños para la salud humana, debido a que el fármaco no produce efectos acumulativos.

3.-En todos los casos, se logra un alto por ciento de animales recuperados, permitiendo una rápida incorporación de los conejos a su vida productiva, trayendo como resultado:

*Alta demanda de carne, con incremento de la producción cunícula a nivel de empresa UBPC, CCS y CPA.
*Alta incorporación de conejos nuevamente a su vida productiva.

Conclusiones

v  El diagnóstico de laboratorio corroboró la presencia del ácaro Psoroptes cuniculi.
v  El estudio in vitro demostró la potencialidad del Oleozón como opción  de tratamiento contra la sarna psoróptica del conejo.
v  El estudio in vivo, confirmó por primera vez el efecto acaricida del Oleozón frente a la sarna psoróptica del conejo.
v  Se comprobó que es económicamente factible.

Recomendaciones.
v  Continuar realizando  estudios del efecto de Oleozón sobre otros géneros de ácaros y otras parasitosis, que afectan a especies de animales de interés económicos.

Bibliografía.

  1. Contreras, O.R; M. Gómez y S. Menéndez. (1989). Efecto de la sustitución del aceite de oliva por el aceite de girasol, sobre la actividad antimicrobiana del aceite ozonizado. Revista CENIC, Ciencias Químicas; 20: 121-124.
  2. Cruz, O; S. Menéndez; O. Reyes y W. Díaz. (1994).  Aplicación de la ozonoterapia en el tratamiento de conductos radiculares infectados, Revista Cubana de Estomatología, 31(2): 47-51.
  3. Delgado, A. (1982). Enfermedades parasitarias de los mamíferos de Cuba. Instituto Cubano del libro. La Habana p -178.
  4. Díaz, M. F; J. A. Gavín; M. Gómez; V. Curtiellas y F. Hernández. (2005).Study of Ozonated Sunflower Oil Using 1H NMR and Microbiological Analysis. Ozone Sci Eng; 28:1-5.
  5. Estrada, J. (2002). Potencialidades del uso del Nim y sus Bioproductos. En: Agricultura Orgánica pp18-21. Año 8. No 3. Revista de la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF). ISSN 1028-2130
  6. Fernández, Mª del C. (2006).  Estado sanitario II. Patología: prevención y control Capitulo 8.Gabinete Veterinario. Facultad de Medicina. Universidad Autónoma de Madrid. Patología de lagomorfos. Disponible en: http://minnie.uab.es/~veteri/00009/cap8.pdf Consultado: 21 de diciembre de 2011
  7. García, K; M.F. Díaz; F. Padrón y L. Pérez. (2010). Efectos de las formulaciones de citronella ozonizado en el tratamiento de conejos con Dermatomicosis. Revista CENIC. Ciencias Biológicas Vol. 41 pp. 1-8. Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Cuba  Disponible en: http://www.redalyc.org/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=181220509048 Consultado: 16 febrero de 2012.
  8. Junquera, P. (2012) Parasito del ganado.  Consultado: 30 de abril de 2012. Disponible en:http://parasitosdelganado.net/index.php?option=com_content&view=article&id=381&Itemid=458.
  9. Kettle. D.S. (1995). Medical and Veterinary Entomology, Second Edition. CAB International, Wallingford, Oxon OX10 8DE, UK.

10.  Lezcano, I; N. Núñez; M. Espino y M. Gómez. (2000). Antibacterial activity of ozonized sunflower oil, Oleozon, against Staphylococcus aureus and Staphylococcus epidermis, Ozone Sci. & Eng., 22(2):207-214.

11.  Llerena, C; G. García; J. Moleiro y S. Menéndez. (1995). Irritabilidad dérmica del Oleozon. Revista CENIC Ciencias Biológicas; 26: 104-109.

12.  López, G; C. Grisi do Nacimento; J. Gómez; L. A. Valencia  y D. González. (2009). Evaluación de una mezcla de cipermetrina + clorpirifós sobre la garrapata Boophilus microplus en pruebas de campo y de laboratorio. Revista CES / Medicina Veterinaria y Zootecnia / Volumen 4 / Número 2 / Julio – Diciembre / ISSN 1900-9607.

13.  Losada, A. (2011). Enfermedades de los conejos. Cabaña Lagunita. Jujuy. Argentina. Disponible en: http://www.criadeconejos.com.ar/html/enfermedadesconejos.html Consultado: 28 de Abril de 2012.

14.  Luciano, C. (2008). Manejo sanitario y Enfermedades más frecuentes que afectan al conejo. Estación Experimental Agropecuaria Paraná, Serie Estación N53. ISSN 0325- 8874 Noviembre.

15.  Martínez, G; O. S. León; C. Rodríguez y N. Merino. (1998). Estudio de la toxicidad aguda dérmica del aceite ozonizado OLEOZON® en ratas, Revista CENIC Ciencias Biológicas, 28(1):35-47.

16.  Pérez,  V. I. (1995). Enfermedades Infecciosa y parasitaria de los animales domésticos. Editorial Minerva, Habana.

17.  Respaldiza, E. (1995). La Sarna en el Conejo. Información Veterinaria. Revista del Consejo General de Veterinarios de España. Ficha de Patología. Boletín de Cunicultura, No 81, septiembre-octubre

18.  Sánchez, E; N. Dacosta y J. M. Suazo. (2009). Enfermedades de conejos. Centro Veterinario Punta. Disponible en: http://tienda.vetpunta.com/newsdesk_info.php/newsdesk_id/92 Consultado: 21 de diciembre de 2011.

19.  Sanders, A; P. Froggatt; R. Wall y K. E. Smith. (2000). Life-cycle stage morphology of Psoroptes mange mites. Med. Vet. Entomol., 14, 131–141

20.  Sweatman, G.K. (1958). On the life history and validity of the species in Psoroptes, a genus of mange mites. Can. J. Zool., 36, 905–929.

21.  Socarras, A. M; J. García y J. De la Cruz. (1990). Los ácaros productores de sarna en los vertebrados de interés económico de Cuba. Sociedad Cubana de Parasitología Veterinaria. ENPS.

22.  Suárez, E. J. (2001). Antecedentes históricos de la ozonoterapia. Consultado 15 de julio de 2009. Disponible en: http://www.persa.wanadoo.es/htm.
23.  Vidal, L; W. Urruchi y Z. Zamora. (2009). Utilidad potencial de la Ozonoterapia en la Medicina Veterinaria. REDVET. Revista electrónica de Veterinaria. ISSN: 1695-7504 Vol. 10, Nº 10. Disponible en: http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n101009/100909.pdf Consultado 7 de febrero de 2012.

24.  Zamora, M. M. (2006). Manejo en cunicultura.  México A.C. Disponible en: http//:www.itescam.edu.mx/principal/sylabus/fpdb/recursos/r48069.PDF Consultado: 27 de febrero de 2012.
25.  Zamora, Z; E. Pérez; J.  Molerio y X. Vázquez. (2007). Oleozón como tratamiento de la dermatomicosis del conejo REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504 Volumen VIII Número 3 Disponible en: http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n030307/030704.pdf Consultado: 25 de julio de 2010.

Anexos.
Dibujo



2 comentarios en Aplicación tópica del Oleozón en la sarna psoróptica del conejo.

Deja una respuesta