Domingo, 25 de agosto de 2019

AGOSTO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 376
ISSN 1852-317X

Archivo

septiembre 2012

Recomendaciones de Manejo para Situaciones de Exceso Hídrico.

Sin título

Si bien los excesos hídricos generan situaciones críticas en los campos, las abundantes precipitaciones del último periodo ocurrieron a fines del invierno. Esto permite tener una visión optimista de la situación, debido a que en esta época los incrementos de temperatura determinan mayor evapotranspiración y crecimiento del forraje. Sin embargo, dependiendo de las características de relieve y suelo y del consecuente impacto en cada establecimiento, es necesario aplicar medidas de manejo para disminuir la afectación de las inundaciones. En este contexto, las recomendaciones que presentamos a continuación permitirían apostar a la acción en medio de la crisis.
Primeramente se debe contar con un buen diagnóstico de la situación del rodeo que nos permita visualizar la situación y tomar las medidas adecuadas. Los principales puntos a tener en cuenta serían:
·    Evaluar el grado de anegamiento y daño de los potreros e instalaciones.
·    Detectar la presencia de lugares altos para dormideros de la hacienda y lugares de refugios.
·    Evaluar el estado en que se encuentra el forraje de los distintos potreros.
·    Identificar vacas/vaquillonas paridas, preñadas y vacías.
·    Finalmente, cuantificar la superficie utilizable, la disponibilidad de forraje y el estado del rodeo para tomar la decisión estratégica de suplementación y/o venta de animales.

Todas las acciones a realizar van a depender, en gran parte, de la transitabilidad de los caminos o red vial de acceso al campo y a los potreros, especialmente para el traslado de los animales y del ingreso de insumos necesarios. Las recomendaciones técnicas serian las siguientes:
Grado de anegamiento:
Se puede encontrar algunas de las siguientes situaciones.
1)    Potreros totalmente anegados: impedir el ingreso de los animales para evitar las pérdidas de animales chicos, principalmente terneros recién nacidos, que pueden ser arrastrados por la corriente y/o ahogarse.
2)    Potreros anegados, pero pastoreables, sin dormidero: permitir el ingreso de la hacienda para pastoreo por horas. Con aproximadamente 4 a 5 horas/día, dependiendo de la disponibilidad de pasto y el estado de la hacienda, los animales lograrían consumir el forraje necesario para cubrir sus requerimientos.
3)    Potreros con superficie variable de anegamiento, con dormideros: clausurar las zonas con altos niveles de agua y subdividir el resto del potrero para evitar el excesivo pisoteo de los sectores más encharcados.  
4)    Potreros altos, sin anegamiento: subdividir el potrero para reducir la superficie pastoreable y hacer un uso eficiente del forraje disponible.
En todos los casos, el uso de los alambrados eléctricos, de bajo costo relativo, puede ser de gran ayuda. Es importante tener en cuenta que el monitoreo continuo del estado del suelo es indispensable para evitar mayor deterioro y degradación del recurso forrajero y afectar así el crecimiento primaveral.

Manejo de la categoría crítica: hay que darle prioridad a la vaca y/o vaquillonas preñadas a punto de parir y con ternero chico. En ambos casos, es necesario ubicarlas en los lugares más altos de los potreros y con disponibilidad de pasto, ya que estas categorías tienen altos requerimientos de proteína para la producción de leche y además para proteger al ternero.

Suplementación estratégica.
Al momento de la elección de un recurso para suplementar se deben priorizar aquellos que presenten alta concentración de nutrientes, principalmente proteína, energía, digestibilidad y porcentaje de materia seca. De esta manera el volumen de alimento a trasladar es menor y favorece el suministro del mismo. En términos generales los granos y subproductos (maíz, sorgo, cebada, afrechillo, raicilla de cebada) tienen un alto valor nutritivo y permiten mantener el estado corporal de los vientres con poca cantidad (2 – 3 kg/día por vaca). Se debe tener especial cuidado con la hacienda no acostumbrada a su consumo ya que pueden sufrir trastornos digestivos (acidosis). Por lo tanto, se recomienda realizar periodos de acostumbramiento con incremento gradual del suplemento, especialmente en animales hambreados.
Otra alternativa son los rollos de pasturas o de rastrojos de cebada, trigo, soja, etc. Se debe tener en cuenta que en general son de bajo valor nutritivo y en muchos casos son caros en función del aporte energético. Además, estos recursos no alcanzan a cubrir los requerimientos mínimos de proteínas de los vientres debido al periodo de lactancia en el que se encuentran.

Prevención de problemas sanitarios:
Tener en cuenta que en situaciones de exceso hídrico las enfermedades de mayor incidencia son:
·    Hipomagnesemia: aumenta su incidencia con días nublados y sobre rebrotes frescos y con altas condiciones de humedad. Se recomienda suplementar con sales de magnesio y suministrar forraje seco y suplemento energético.
·    Diarrea Neonatal: se recomienda consultar a un veterinario y tratar a los terneros con antibióticos
·     Intoxicación con plantas tóxicas: en situaciones de concentración los animales hambreados pueden consumir plantas tóxicas que en condiciones normales no lo harían. Se recomienda realizar una correcta observación del potrero antes de introducir animales.
No se debería abandonar la asistencia profesional, factor de ajuste en todas las crisis. Para la toma de decisiones es muy importante el asesoramiento profesional y el intercambio de experiencias con otros productores, como lo demuestra la experiencia de más de 15 años de trabajo con grupos Cambio Rural. La capacitación, planificación y discusión de resultados son las principales tareas que ayudan a mejor la toma de decisiones. 
Informe elaborado por: INTA EEA Cuenca del Salado. AER Azul. Tel: 02281-424760