keyboard_arrow_up
septiembre 2012

Recría de terneros destetados precozmente.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVII– Nº 381 – Enero 2020.

*Sebastián Vittone.
** Trabajo Reproducido.
Cuando se realiza un destete precoz o hiperprecoz, ni bien se apartan los terneros de sus madres, comienza la invernada. Este proceso empieza con el aclimatamiento de los terneros al corral y el aprendizaje a comer que dura entre 15 y 30 días para un destete precoz o hiperprecoz, respectivamente. Finalizado el corraleo inicial se debe ajustar la alimentación para esta categoría que arranca con 50-70 kg de peso vivo (PV) y con requerimientos bien distintos a los de un ternero de destete convencional.
La táctica generalizada es reducir el gasto en alimentación de estos animales, que no ocupen superficie ganadera del campo sino que permanezcan al margen de esta en piquetes incluso construidos con alambrado eléctrico. La estrategia de una recría eficiente debe tener presente que el ritmo de ganancia de peso ha de controlarse para evitar el engrasamiento temprano y producir un animal de buena conformación de 250 kg de PV (no gordo), muy eficiente convirtiendo alimento en kg de PV, que sabe comer y que es altamente demandado por los invernadores “a grano”. Para lograrlo existen básicamente dos formas posibles:
– Utilizando raciones con alto contenido de alimentos voluminosos de baja energía (silos y henos).
– Controlando la asignación con raciones de alta energía a base de granos (maíz, sorgo, etc.).
Limitaciones para el uso de silo.
La utilización de silajes para recrías se ha difundido y adoptado en muchas de las regiones ganaderas de Argentina. Incluso la modalidad de utilización de jaulas de autoconsumo para silos de planta entera, de sorgo o maíz, ha surgido como una alternativa práctica que resuelve el problema del suministro, evitando la utilización de palas y mezcladoras. Con los sistemas de autoconsumo y una suplementación para corregir el déficit proteico se logran aumentos diarios de peso del orden de los 700-800 g/día en terneros de 120 kg en adelante. Aunque estos sistemas con alta inclusión de silos (50-70% de la ración) no son recomendables para la recría de terneros destetados precozmente que pesan menos de 80 kg. En experiencias realizadas recientemente en el INTA Concepción del Uruguay, se han observado bajas ganancias de peso y retraso en el desarrollo de esta categoría frente a raciones con alto contenido silo (figura 1). Por esta razón, se debe poner especial atención al peso de los terneros al momento de incluir altos contenidos de silo u otro alimento voluminoso similar en la ración de recría posdestete. Por el contrario, si a estos terneros se los enfrenta a raciones a base de grano (sorgo o maíz) son altamente eficientes convirtiendo el alimento en kilos de peso vivo (eficiencia de conversión= 3:1).

Figura 1. Ganancia de peso de terneros de destete hiperprecoz con altos niveles de silo en la dieta.

Figura 1. Ganancia de peso de terneros de destete hiperprecoz con altos niveles de silo en la dieta.

 

Asignación controlada.
La asignación controlada de raciones a base de granos, ricas en energía y sin el agregado de fibra (silo, fardo o rollo) es, tal vez, la alternativa más interesante para este tipo de animal. Esta modalidad de suministro es muy eficiente desde el punto de vista de utilización de los granos y de operatoria muy simple, ya que consiste en combinar cereales y suplementos para corregir el contenido proteico de la dieta sin el engorroso problema de mezclar y suministrar la fibra. En el INTA Concepción del Uruguay también se han desarrollado sistemas de recría en piquetes con asignación controlada de la ración. Estos se basan en restringir la oferta de alimento para moderar la ganancia de peso y evitar la terminación temprana. En la tabla 1 se presentan los resultados de una experiencia de restricción de oferta.

Asignación (% peso vivo)

3

2,5

2

Ganancia diaria de peso (kg) 1,088 0,994 0,799
Eficiencia de conversión (kg alimento/kg peso vivo) 3,18 2,86 2,72

Tabla 1. Asignación controlada de ración en función del % de peso vivo.

En esta experiencia se utilizó una ración a base de grano de maíz entero con el agregado de un concentrado proteico comercial al 40% PB (Concentrado Iniciador ACA, en este caso); relación 85:15. En esta experiencia se encontró que a medida que se restringía la oferta de alimento del 3% del PV (consumo a voluntad) al 2,5 o 2%, los terneros fueron más eficientes en la utilización del grano. Sin embargo, para logar una recría sin engrasamiento temprano la asignación debe ser del 2% del PV (figura 2). En niveles de ofertas mayores a este el ternero alcanzará los 250 kg, probablemente en menos tiempo, pero llegará gordo no siendo esta una categoría deseada para los sistemas de invernada ni comercialmente admitida por la disposición de peso de mínimo de faena (300 kg).

Figura 2. Evolución del Espesor de Grasa Dorsal (EGD) según el nivel de asignación de alimento.

Figura 2. Evolución del Espesor de Grasa Dorsal (EGD) según el nivel de asignación de alimento.

Finalmente, si se analizan las restricciones de evolución de peso que los terneros provenientes de destete precoz tienen en las etapas iniciales de recría frente a alimentos voluminosos y la excelente performance que presentan con concentrados, no cabe ninguna duda que el sistema más redituable y eficiente es con alimentación en base a granos. Estos animales requieren solo 3 kg de alimento para ganar 1 kg de peso vivo (asignación al 2% del PV), con un costo que no supera los $ 4,00 por kg ganado para un ternero que puede ser vendido fácilmente a $11,00.
*M.V. (MSc.) Área de Producción Animal de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Concepción del Uruguay – Argentina. Convenio de Asistencia Técnica INTA-ACA. jvittone@concepcion.inta.gov.ar