keyboard_arrow_up
enero 2013

Hospital de Grandes Especies de la Facultad de Estudios Superiores de la UNAM. México.

El Hospital de Grandes Especies de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, perteneciente a la UNAM, considerado uno los mejores de Latinoamérica.
Los quirófanos tienen grúa y son tan amplios que pueden ser usados para operar elefantes. Cuentan con rayos X digital y convencional, ultrasonido, endoscopio, equipo de ondas de choque para terapias de músculos y tendones y aparatos de ortopedia y odontología.
Es el Hospital de Grandes Especies de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, perteneciente a la UNAM. Hasta ahora, sus pacientes han sido 141 caballos y una vaca.
Se ubica en el Campo 4 de la Facultad, en San Sebastián Xhala, Cuautitlán Izcalli, junto al Hospital de Pequeñas Especies de la institución. Es considerado uno de los más importantes de América Latina y cuenta con tecnología de punta. Muchos de sus pacientes provienen de Querétaro, Hidalgo y Guanajuato.

Cecilia Barragán Segura, directora del hospital, afirma que cinco médicos clínicos y varios estudiantes atienden el lugar con guardias las 24 horas del día.
Como es un hospital de enseñanza, todos los procedimientos son observados por alumnos de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la institución. No brinda consultas a domicilio pues sería competencia desleal para veterinarios de la zona.
Los caballos ingresan al hospital y caminan en el patio, donde les revisan su paso y trote en piso antiderrapante y suave. En Atención Externa los pesan para saber la dósis adecuada de medicina que necesitan.
Si se requiere, son hospitalizados y en el área prequirúrgica, los médicos deciden si necesita cirugía o solo hospitalización.
“Utilizamos ultrasonido, endoscopio, todos los aparatos y se conectan en pantallas”, relata Barragán.
Menciona que tienen dos quirófanos, uno para cirugías de ortopedia y oftalmología y otro para tejidos blandos. Previamente, los equinos pasan por cuartos de sedación, inducción y derribo. Cada quirófano tiene grúa para transportar a los enormes pacientes.
Barragán Segura dice que entre las principales enfermedades de los pacientes se cuenta el síndrome abdominal agudo o cólico, disfunción del aparato digestivo por la formación de una piedra o tambien se les llena de gas una víscera.
Las especies tienen varias funciones zootécnicas como salto, exhibición, charros o paseo. Sus razas pueden ser Cuarto de Milla, frisón, Pura Sangre Inglés o Criollos.

“Pacientes”.
Los cuartos del Hospital para Grandes Especies son en realidad caballerizas donde descansan los pacientes en tratamientos o se recuperan de cirugías.
En una de ellas, un enorme caballo Frisón descansa. Mide 1.70 metros de altura y pesa más de 300 kilos. Le hicieron cirugía de ojo por una úlcera corneal. Recibe medicina cada dos horas. En las caballerizas también están los ejemplares donados al hospital que son empleados para la enseñanza de los alumnos.
“Big Brown Bear” es macho castrado Pura Sangre Inglés Neozelandés retinto de 20 años de edad, se utilizaba para salto de obstáculos. Magia es yegua criolla alazana, de 2.5 años, dedicada a compañía y paseo; fue rescatada del rastro.
High-D es yegua tordilla de raza Appaloosa, de 17 años de edad.Comodín es macho colorado castrado Pura Sangre Inglés. Ambos eran usados para salto de obstáculos y paseo.
Cada uno es asignado a un equipo de estudiantes. Ellos hacen guardias para que los caballos sean observados y tratados adecuadamente con sus medicamentos.

Hospital autosustentable.
“La doctora Suemi Rodríguez Romo, directora de la Facultad, comparó las carreras de Medicina Veterinaria de aquí con la de Ciudad Universitaria. Se dio cuenta que había una mejor capacitación allá, los programas varían un poco y los dos son buenos, pero lo que hacía falta aquí eran hospitales”, afirma Barragán.
Dice ahí tienen infraestructura para atender paquidermos y otras grandes especies, pero los procedimientos los tienen que hacer sus propios médicos.
“El chiste es que el hospital se mantenga por sí solo, que sea rentable y autosustentable para que sigamos adelante con esa tarea, que es la capacitación de los estudiantes. No podemos ser como los hospitales particulares porque esto no es un negocio. Sin embargo, tiene que ser autosustentable, nuestros precios no son muy altos, pero tienen que ser lo suficiente para que siga funcionado”, concluye.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx; www.vetcomunicaciones.com.ar