keyboard_arrow_up
junio 2013

Neumonía en bovinos, la importancia de la prevención.

Por Arturo Almada.
Coordinador de Servicios Técnicos de Grandes Animales de Merial Argentina S.A.

Las neumonías en bovinos constituyen una amenaza para la producción leche y carne.  Es una de las principales causas de pérdidas económicas en los engordes a corral.
Es cada vez más frecuente observar neumonías no sólo en invierno, sino durante todo el año, por eso es clave realizar un correcto diagnóstico  y trabajar en la prevención de la enfermedad.

En producciones de leche.
La sanidad en los primeros 60 días de vida del animal es muy importante y el asesor veterinario recomendará proteger a los animales contra las principales enfermedades infecciosas y toxi-infecciones presentes en el rodeo, como así también suplementar con macro y micro minerales, tan importantes para un correcto desarrollo, crecimiento y respuesta inmunológica. En el caso de las enfermedades infecciosas, una de las más frecuentes es el complejo respiratorio bovino, conocido comúnmente en el campo como “neumonías”, que debido al alto grado de contagiosidad, puede ocasionar muertes o falta de estado corporal.

Tanto en la cría artificial de la ternera como en la recría 1 (período que va de los 60 a 120 días) y recría 2 (a partir de los 120 días de vida), el complejo Respiratorio Bovino es una enfermedad muy importante para prevenir y controlar en esta etapa. Se trata de una enfermedad de origen compleja con causas predisponentes y desencadenantes. Dentro de las causas predisponentes en esta etapa se encuentra el hacinamiento (común en los tambos y guacheras), los factores climáticos (frío, humedad, etc.) y la falta de respuesta inmunológica (más frecuente en terneros y animales jóvenes). Las causas desencadenantes son diversos agentes infecciosos: virales y bacterianos. En general la secuencia es: Infección Viral aerógena Baja de defensas locales Complicación bacteriana Neumonía severa Muerte.

Las neumonías, como en general se las conoce, son muy frecuentes sobre todo en la época invernal y más aún en las terneras hijas de madres que no fueron vacunadas, por consiguiente se recomienda vacunar con productos específicos a las terneras a partir de los 15 días (provenientes de madres no vacunadas) o 40 días (provenientes de madres vacunadas) para evitar neumonías y muertes.

En producciones de carne- feedlots.
La intensificación de los sistemas ganaderos, tanto en la Argentina como en otros países productores de carne, ha llevado al productor a enfrentarse con situaciones y exigencias sanitarias muy diferentes de las que la actividad ganadera estaba acostumbrada a manejar. Los nuevos desafíos que enfrenta la prevención sanitaria en el encierre a corral está relacionado con el hacinamiento, elemento que favorece la transmisión de enfermedades, y el suministro de alimento concentrado con sus consecuentes problemas de adaptación en el animal.
Aproximadamente 30 días luego del ingreso, es el momento en el que se registran la mayoría de las pérdidas por lo cual la prevención tendría que comenzar antes del movimiento en el establecimiento de origen. Esta situación es muy difícil de lograr en la práctica si es que los animales no pertenecen a la misma empresa o no existe acuerdo previo entre el criador y el engordador.

Como medida de manejo sanitario se recomienda desparasitar al llegar al establecimiento de engorde, a fin de que el sistema inmunológico del animal no se vea interferido para obtener una mejor respuesta luego realizar las vacunaciones preventivas (para Enfermedades clostridiales, Enfermedad Respiratoria Bovina, etc.).
La ERB (Enfermedad Respiratoria de los Bovinos) ocurre comúnmente en los meses fríos (otoño e invierno) y es producto de una secuencial y compleja interacción multifactorial que termina en procesos bronconeumónicos. Estos agentes pueden ser virales, bacterianos y micóticos o tóxicos, y de acuerdo a la severidad pueden ocasionar desde una simple dificultad respiratoria con descarga nasal hasta llegar a un cuadro neumónico con serio compromiso de la vida del vacuno.

Las bronconeumonías o neumonías ocupan el primer lugar como productoras de pérdidas en los engordes a corral. El impacto económico es muchas veces subestimado por el engordador, pero cuando se tienen en cuenta otros aspectos como la calidad de esa futura res, los tratamientos con antibióticos, la muerte en algunos casos de animales, el aumento de la mano de obra y la prolongación en el período de engorde, las pérdidas son importantes.
El tratamiento se realiza basándose en antibióticos de amplio espectro y anti-inflamatorios no esteroides. La prevención se logra en gran medida con la vacunación de los animales, utilizando vacunas polivalentes que incluyen la mayoría de los agentes involucrados en los episodios neumónicos.

También se suele observar casos de neumonías en novillitos y vaquillas a campo bajo sistemas pastoriles, por lo cual se deben incluir estas categorías en la planificación sanitaria, previniendo con vacunas de alta calidad y aplicándolas antes de inicio de los primeros fríos invernales.