keyboard_arrow_up
diciembre 2013

Hígado graso en vacas lecheras. Su relación con la hipocalcemia subclínica.

Científicos estadounidenses han encontrado que la hipocalcemia subclínica está relacionada con mayores niveles de grasa en el hígado, que a menudo son precursores de futuros problemas de salud en los animales que los padecen.

La salud de las vacas después del parto es un factor que afecta a la cantidad y la calidad de la leche que producen. Según publica la Universidad de Missouri en su página web, Jhon Middleton, profesor del College of Medicine Veterinary de esta universidad, y su equipo han encontrado que el alrededor del 50 % de las vacas lecheras sufren problemas de hipocalcemia, y por lo tanto los consiguientes niveles superiores de grasa en el hígado, después del parir a sus terneros. Según Middleton, a menudo estos niveles más altos de grasa en el hígado están relacionados con problemas de salud en las hembras que los padecen, entre los que se incluyen mayor riesgo de infecciones mamarias y uterinas, así como cetosis, que tiene lugar cuando las vacas gastan más energía de la que obtienen a través de la dieta. Estos problemas pueden disminuir la cantidad de leche que estas vacas producirían en condiciones normales.

Middleton, junto con Jim Spain, estudiaron 100 vacas lecheras durante dos años para determinar cómo la hipocalcemia subclínica afecta a la salud de las vacas después del parto. Estudios anteriores llevados a cabo en esta universidad concluyeron que la hipocalcemia subclínica también tiene un impacto negativo en la fertilidad y la reproducción de las vacas. Si bien los investigadores no encontraron ninguna conexión directa con los problemas de salud, su correlación con niveles más altos de grasa en el hígado debe llevar a realizar nuevas investigaciones sobre las consecuencias para la salud de los bajos niveles de calcio en sangre en las vacas.

Las vacas lecheras comienzan producir leche después del parto, y continúan haciéndolo durante 11-12 meses hasta que se secan alrededor de 45-60 días antes de su próximo parto. Para maximizar la salud de las vacas y la cantidad de leche de calidad que producen, Middleton recomienda prestar mucha atención al manejo de la dieta al final del secado y comienzo de lactación , así como proporcionar las fuentes suplementarias de calcio durante el inicio de la lactación a los animales que presenten riesgo de hipocalcemia subclínica.

Para Middleton es imprescindible que en los rebaños que tengan una alta incidencia de hipocalcemia subclínica en el momento del parto, se añadan sales aniónicas a su dieta o se suministren soluciones de calcio por vía oral o por inyección en el momento del parto.

Fuente: PV, por Teresa García Rubio