keyboard_arrow_up
septiembre 2014

Sola presencia de nematodes machos Dioctophyma renale (Goeze, 1782) en un canino: dificultad diagnóstica.

Vet. Arg. – Vol.  XXXI –  Nº  317–  Septiembre 2014.
Pérez Tort, G.1,2

Resumen
Se describe el caso de un canino hembra que fuera encontrado a la edad adulta a la vera del río en la localidad de  San Fernando, si bien se realizó un estudio de orina para poner en evidencia a Dioctophyma renale el resultado fue negativo. Al presentarse la paciente, unos meses después,  con una infección uterina y practicársele un estudio ecográfico se detectó la presencia de vermes en el riñón derecho. Luego de la ovariohisterectomía  y nefrectomía se constató la presencia de dos vermes machos uno vivo y otro muerto, en el riñón derecho. El diagnóstico de la enfermedad es discutido e ilustrado.

Palabras clave: perros, Dioctophyma renale,  riñón derecho

Single presence of two male Dioctophyma renale (Goeze, 1782) worms in a dog: difficult diagnosis.

Summary
The author reports the finding of Dioctophyma renale males in the right kidney in an adopted mongrel female dog that had been picked up wandering near the river in San Fernando district.  When the dog was at first presented in the consulting room,   a urine analysis was practiced but, the result was negative. Some months later the dog was presented with a suspicion of   uterine infection and thus an ultrasound was practiced pointing out the presence of Dioctophyme renale in the right kidney.  After the ovariohysterectomy and nefrectomy was practiced, the male worms were found:  one alive and one dead.  The diagnosis of the disease is discussed and illustrated.

Key words: dogs, Dioctophyma renale, right kidney.

1 Universidad de  Buenos Aires, Facultad de Ciencias Veterinarias.
2
Hospital Veterinario de Virreyes, Acceso norte 2502, San Fernando, Prov. de Buenos Aires  gabrielapt@gmail.com

Introducción
Dioctophyma renale, es un nematode  de ciclo indirecto, requiere como hospedador intermediario un gusano oligoqueto de agua dulce  (se desconoce la especie incriminada en nuestro país).  Son hospedadores paraténicos los peces y ranas.  Cuando un carnívoro ingiere estos hospedadores o bebe agua con el gusano oligoqueto la  L3 se libera por la digestión, migra al hígado y pasa por la cavidad peritoneal para llegar al riñón.  En la mayoría de los casos el afectado es el riñón derecho, Algunos Dioctophyma no llegan al riñón y permanecen libres en el peritoneo, alcanzando también allí el estado adulto. Los vermes del género Dioctophyme renale sen los nematodes de mayor tamaño: la hembra puede alcanzar de 50 cm a 1, 03 m y el macho entre 14 y 15 cm hasta 35 cm  por 0,3 a 0.50 cm de ancho. El color es rojo vinoso cuando se encuentra en el riñón y rojo más claro cuando se encuentra en peritoneo y otras localizaciones erráticas. Los tamaños que alcanza en hospedadores como el visón  o hurones suelen ser menores a  los descriptos y medir tan sólo unos pocos centímetros.    La frecuencia de aparición de parásitos hembra es muy superior a la de los machos. Los huevos salen con la orina del can infectado.  El período prepatente   antiguamente considerado era de 6 mese a un año, los hallazgos más recientes en cachorros más jóvenes indicarían una prepatencia de al menos 3 meses.

Los huevos eliminados con la orina del perro enfermo  requieren  un medio acuoso donde se puedan desarrollar (los huevos larvados son el estadio infectante para el HI). Al momento de encontrarlos en la orina dichos huevos presentan una sóla célula en su interior, son de cáscara gruesa, polos acuminados y lisos y superficie con pequeñas abollonaduras. Su tamaño es de 70-75 um x 45um. Ver figura adjunta. Son numerosos los casos que se han diagnosticado y tratado en perros que viven o pasean en las cercanías de San Fernando y Tigre, donde los perros tienen ocasión de beber agua con el oligoqueto contaminado con Larvas 3 del nematode, o de ingerir hospedadores paraténicos.

Materiales y métodos
Los autores comunican el caso de un canino  hembra entre 8 y 9 años de edad (estimación por su desgaste dental) de 7,8 kg  de peso, de raza indefinida y pelaje tricolor que se presentó a nuestra consulta con decaimiento y vómitos de 24 horas de evolución.

Anamnesis: Dicho  canino había concurrido  con tres meses de anterioridad  a nuestra consulta por haber sido encontrada en la vía pública  a la vera del río en la localidad de San Fernando. En ese momento la paciente se encontraba clínicamente estable, sin signos de enfermedad infecciosa alguna, las mucosas se presentaban algo pálidas, y la condición corporal era delgada.  Se tomaron muestras de sangre para un chequeo general, test de Knott, test de Antígenos de Dirofilaria. Se solicitó a los propietarios que tomaran muestras para coproparasitológico y una muestra de orina para Análisis completo de Orina  y una en forma estéril por chorro medio.  El coproparasitológico arrojó Ancylostoma caninum y Giardia lambia. El análisis de orina arrojó densidad de 1040, ph5, albúminas trazas, bilirrubina negativa, glóbulos blancos abundantes, glóbulos rojos negativos, el sedimento urinario fue negativo para Dioctophyma renale. El urocultivo no se realizó. El test de Knott y Antígeno de Dirofilaria fueron negativos. El examen de sangre arrojó lo siguiente: Hematocrito 29 proteínas totales 7 Hemoglobina 9,8 glóbulos rojos 4.100.000/mm3 Glóbulos blancos 7600/mm3, fórmula Neutrófilos segmentados 78% Neutrófilos en banda 0% Linfocitos 18% Monocitos 3% Eosinófilos 1% Basófilos 0%. Anisocitosis e hipocromía central. Cus 98 Creatinina 0,78 ALT 42 (n hasta 20)  y FAS 120 (n hasta 200)    La paciente recibió tratamiento con fenbendazol a 50 mg /kg por tres días y el mismo se repitió a los 15 días. (Se indicó realizar luego prevención con moxidectina mensual). Se realizó aplicación de  Hierro Elemental por vía  intramuscular y vitamina del grupo B por vía oral. A la semana siguiente  recibió la vacuna Sextuple y antirrábica.

Síntomas y signos: Al examen clínico la paciente presentaba mucosas rosadas, algo secas TLlC 1,5”. Temperatura rectal de 39,3ºC. Palpación abdominal dolorosa, arrojamientos purulentos- hemorrágicos  por vulva.

Se decidió la internación de la paciente: se le tomó muestra de sangre al momento de colocar la venoclisis, se solicitó la realización de una ecografía abdominal, instaurándose una terapia de sostén con fluidos, sintomática con ondasetron y tramadol y antibiótica con ampicilina por vía  ev cada 8 horas a razón de 40 mg /kg.

Resultados
La glucemia fue 52mg/dl, hematocrito 56 proteínas totales 7,2 hemoglobina 20 Glóbulos rojos 7.000.000/mm3 glóbulos blancos 6.400/mm3 plaquetas 220000/mm3, neutrófilos en banda 2% Linfocitos 10 Monocitos 6% Eosinófilos y Basólfilos 0%
Cus 41 creatinina 0,8 ALT 15 FAS210
Estudio ecográfico: Riñón derecho se observaron Dioctophyma renale
Hígado: Hepatomegalia moderada. Bazo: Esplenomegalia moderada.
Útero colecta uterina escasa,  en zona ovárica se observaron dos estructuras quísticas.
Linfonódulos iliacos internos reactivos.

A la luz de dichos hallazgos se decidió la cirugía de la paciente que se practicó a las 24 horas de su internación.  Durante la misma se realizó una Ovario histerectomía mediana y nefrectomía del riñón derecho.

La paciente permaneció internada por 48 horas y luego siguió el postoperatorio en su casa. A los 8 días se suspendió la antibioticoterapia y fue dada de alta.

Al realizar la apertura del riñón derecho este estaba constituido por la capsula renal y un Dioctophyma macho muerto y uno vivo. El nematode vivo tenía el clásico color rojo vinoso y medía 12cm. Ver figuras adjuntas

FORO UNO

FORO UNOFORO UNOFORO UNO

Discusión
La presencia de parásitos machos explicaría la ausencia de Dioctophyma renale en el sedimento urinario y  nos confirmaría que para estar seguros de que un animal no tiene Dioctophyma renale es necesario practicar la técnica de ultrasonografía  abdominal.  Si bien el hallazgo más frecuente es de hembras o de hembras y machos  en el riñón derecho, la presencia detectada en el presente trabajo,  nos alerta, sobre una condición poco frecuente pero, no inverosímil. Cuando sólo se halla una hembra en el riñón es dable observar huevos en el sedimento (si bien no se conoce si son o  no,  fértiles). La presencia de un verme vivo a pesar de haber recibido el animal una lactona como la moxidectina confirma que no hay tratamiento médico efectivo para esta parasitosis. Es interesante destacar que la paciente no presentaba insuficiencia renal dado que el riñón izquierdo funcionaba perfectamente, este es un dato para señalar, como en trabajos anteriores de la autora,  que si hay falla renal y dioctophymosis se debe realizar cultivo de la orina y tratamiento de la afección del riñón izquierdo para luego proceder a la ablación del derecho afectado por el verme.

Conclusión
Los autores concluyen en la importancia que revisten tanto el examen de orina y la ecografía para poner en evidencia una parasitosis como la ocasionada por Dioctophyma renale, que suele tener curso solapado y subclínico y que deberá ser siempre sospechada cuando los canes hayan vivido o,  visitado, nichos ecológicos donde su ciclo sea posible.

Bibliografía
ARANDA, E; UBERTI et al “–Dioctofimosis en un canino localización extra renal”. Red Veterinaria,IV, 10,2003.
COPPO, J.; BREM, J. J. “Aspectos bioquímicos en dos casos de dioctofimosis renal canina registrados en Resistencia (Chaco)”. Gaceta Veterinaria, 13, 862-866, 1981.
DEN TOOM, O.; GARAVELLI F.; RAFFO S.; DANNA E.; ALVAREZ A.; and PÉREZ TORT G. “The clinical value of ultrasonography in the diagnosis of canine dioctophymosis XXIII Congress of the World Small Animal Veterinary Association, Buenos Aires, Argentina. 5-10 octubre de 1998.
ESTEVEZ, J.O: ET AL Hallazgo de Dioctophyma renale en un Aguará guazú      (Chrysocyon brachyurus) y su tratamiento por nefrectomía Correo Veterinario Rev. Med. Vet 160, 11,12 1993.
FIORENTINI, J.O.; NEGRO, P. S.  Dioctofimosis en perros de la ciudad de Santa Fe , Argentina, Rev Med VEt Vol 86, Nª 6 240-242. 2005.
GOLDMAN,  L.;  ZEO, G.  Y  PÉREZ TORT, G. Primera    comunicación     argentina  de un caso de pluriparasitismo por Dioctophyma renale (Goeze 1782)  en una gata. Revista de la Asociación de medicina Felina: Anuario de AMEFE, 2008 72-77
GONCALVES P, BARROS S, SIQUEIRA C :”sobre a presenca de Dioctophyme renale no Rio Grande Do Sul”. Separata da Revista da Faculdade de Agronomia e Veterinária. Vol 4, Fasc 1 Marco 1961.
GROVE D. I. CAB International. “A History of human helmintology”. ISBN 0-86198-689-7.
GUILHON, J.” La dioctophymose en France” Bulletin de L’Academie Nationale de Medicine 1970KARMANOVA, E. M.: “The life cycle of the nematode Dioctophyma renale (Goeze, 1782)”. Dokl. Akad. Nauk. SSSR, 127, 700-702, 1960
LADAGA, G. “Dioctophymosis en el perro”. Pets, 1, 128-136, 1985.
MACE, T. F. “Development of the giant Kidney Worm”. Can J. Zool., 53, 1552-1568, 1975.
MANCEBO, C. ET AL: “Dioctofimosis canina en Formosa (Argentina). Comunicación previa”. Vet. Arg., 3, 227-228, 1986.
MEASURES LENA N, ROY C. A. “Centrarchid fish as paratenic hosts of the giant kidney worm, Dioctophyme renale in Ontario, Canada”. Journal of Wildlife diseases, Vol 21, N° 1, January 1985.
MORIENA, R.A.Y FERRI, G.M. Diagnóstico y prevalencia de la dioctofimosis canina en Corrientes, Resistencia y localidades aledañas, Vet. Arg. VI 59, 604-607.1989.
MORINI, E. et al. “Pluriparasitismo abdominal en perros por Dioctophyma renale”. A.V.E.P.A. de la R.A., 1, 6-9, 1978.
NIÑO, F. “Nueva observación de Dioctophyma renale en perros de Buenos Aires”. Rev. Inst. Bact. Med. Vet. y Parasitol., 7, 1-4, 1948.
ORTEGA, C. “Dioctofimosis canina: Descripción de un caso clínico”. Analecta Veterinaria, 1, (1), enero-abril, 1969.
OSBORNE, C.A. et al. Dioctophyma renale in the dog JAVMA 155, 4 605-620 1969.
PACELLA, G.: “Dos casos des estrongilosis renal en el perro”. Rev. Inst. bact., 3, 73-77, 1992.
PEREZ TORT et al. Dioctofimosis e infección renal: Manejo Médico – Quirúrgico de un caso complicado. Congreso de Federación Latinoamericana de Parasitología. La Habana, Cuba, 17-23 de noviembre 1997
PEREZ TORT, G. et al.: “Infección urinaria y Dictophimosis. M. 2das Jornadas Hospitalarias de Medicina  Veterinaria, Facultad de Cs Vs UBA  15-20 de septiembre de 1997.
PEREZ TORT, G. et al.: “Descripción de 5 casos de Dioctophymosis”. Prest. Congreso de Veterinaria, La Plata, 1993. Pet’s Vol 13 N°72, 318-320,1997.
PEREZ TORT, G..: “Dioctofimosis: localización errática”. Presentado en el VII Congreso de Ciencias Veterinarias, noviembre 8-11, 1994, Sheraton Hotel, Buenos Aires. Pet’s Pet’s Vol 13 N°70,198-202,1997.
PEREZ TORT, G; WELCH, E. Enfermedades Parasitarias de los Perros y Gatos. Ed. Agro Vet. 229-241.1998.
PEREZ TORT, G “Dioctophyma renale un parásito lacustre”   Primer Congreso de Fauna Silvestre de la ciudad de Buenos Aires Abril 2007.
PÉREZ TORT G. , IGLESIAS, M.F., MÁS J Atlas de Parasitologia canina y felina  Ed. Intermédica.ISBN: 978-950-555-345-7. 2008.
PÉREZ TORT, G 1,2.; TELLECHEA, MF.1; TRICARICO, F.3; IGLESIAS M.F.1 Contribución al conocimiento de la ultraestructura  de la superficie  de Dioctophyma renale (nematoda) mediante el uso de la microfotografía electrónica de barrido. Presentado Congreso de la Asociación latinoamericana de Parasitología, Bahia Blanca, Argentina,  2012.
PÉREZ TORT, G; IGLESIAS, M.  Asociación entre infecciones naturalmente adquiridas de Dirofilaria immitis y Dioctophyma renale en perros de la zona norte del gran Buenos Aires. Vet. Arg. – Vol. XXIX – Nº 294 –Octubre 2012.
ROVEDA, R.: “Zooparásitos de interés veterinario en la Argentina”. Rev. Inv. Gan. (MAN), 15-27, 1957.
SANTA CRUZ, A. M. et al.: “Resultados parasitológicos de 100 perros callejeros en la ciudad de Corrientes”. Rev. Med. Vet., 68, 262-265, 1987.
SAUMELL, C. A.; FUSE, L.A.; SAN ROMÉ, C. A.: “Un caso de Dioctophyma renale en glándula mamaria de perra”. Revista de Medicina Veterinaria, 71, (4), 162-164, 1990.