keyboard_arrow_up
diciembre 2016

Campaña Pre Servicio de Biogénesis Bagó.

En el servicio es cuando se define el resultado de la cría bovina,

Es uno de los momentos críticos de la producción ganadera y cobran especial trascendencia las acciones preventivas y de manejo que terminarán de­finiendo los resultados económicos de la actividad.

Los planteos ganaderos requieren de una detallada plani­ficación si es que se pretende extraer de ellos la máxima productividad posible. En ese marco, la campaña pre servicio cobra una importancia vital y se establece como un punto crítico, en el cual se deben tomar decisiones que incidirán a la hora de promover un entore efi­caz en términos de porcentajes de preñez alcanzados.

En primer lugar, se deberá monitorear el estado corporal de los vientres, a ­n de iniciar el servicio con las vacas mayoritariamente ciclando. Además, es indispensable que los distintos actores involucrados comprendan que el estado inmunitario de los vientres juega un papel preponderante en los resultados productivos que se espera lograr luego de los servicios. Más del 50% de las pérdidas reproductivas en bovinos tienen una causa infecciosa y gran parte de ellas se puede prevenir. El uso de vacunas contra el síndrome reproductivo ha demostrado tener un alto impacto en la mejora de los índices, con una relación costo-benefi­cio siempre favorable a la producción.

La planifi­cación permite organizar los lotes para inseminar a tiempo fijo, tanto vaquillonas como vacas con cría al pie. Esta técnica permite preñar en un solo día al 50% de los vientres inseminados, produciendo ganancias directas tanto por la concentración de preñeces (cabeza de parición), como por la incorporación de genética (calidad en futuros reproductores/as o cantidad de carne).

Recomendaciones sanitarias
Para todas las categorías de hembras que tomen servicio (vaquillonas, vaquillonas de primera parición, vacas secas y vacas con cría) será clave contemplar un plan sanitario –diseñado en conjunto con el profesional veterinario– enfocado en prevenir enfermedades que ocasionan infertilidad y abortos (síndrome reproductivo), provocadas por la acción individual o combinada de virus de la IBR, virus de la DVB, Leptospira interrogans pomona, Campylobacter fetus fetus, Campylobacter fetus venerealis (Vibrio) y Haemophilus somnus.

Para ello, las vacunas BIOABORTOGEN® H y BIOLEPTOGEN® deberán ser aplicadas 30 días antes del inicio del servicio. Si es la primera vez que se aplican, se deben administrar dos dosis separadas por 30 días (60 días y 30 días antes del inicio del servicio). En vaquillonas siempre dos dosis y una dosis en el caso de las vacas que ya fueron vacunadas en años anteriores.

Es interesante también entender que el servicio representa un momento de gran exigencia productiva para los animales, potenciando la producción de radicales libre. Estos son los responsables del estrés oxidativo, el cual genera fallas en el sistema inmune y reproductivo, afectando particularmente al ovocito reduciendo su calidad y vida media. Para disminuir su incidencia y adaptar al animal a este desafío, se sugiere aplicar un complejo con antioxidantes como los que contienen el ADAPTADOR® MIN y el ADAPTADOR® VIT.

El esquema recomendado es 30 días antes del inicio del servicio y/o bien al inicio del protocolo de IATF, que se traduce en mejores tasas de preñez. Particularmente en vaquillonas de primer servicio, es clave que lleguen con buen peso al entore o inseminación. El control de parásitos internos es fundamental para evitar la posible pérdida de kilos.

Los tratamientos deben efectuarse de manera estratégica alternando principios activos basados en la problemática de cada establecimiento y en la recomendación profesional, y teniendo en cuenta la disponibilidad de BAGOMECTINA®, BAGOMECTINA® AD3E FORTE, FLOK® y PARAXANE® INYECTABLE. En el caso de los toros, también deben recibir su dosis anual de refuerzo de BIOABORTOGEN® H (30 días antes del inicio del servicio). Además, deben contar con los dos raspajes negativos y consecutivos a enfermedades venéreas (Campylobacteriosis y Tricomoniasis), sumados a la revisación clínica, fenotípica y andrológica y si es posible, una prueba de capacidad de servicio.

El estado nutricional de estos animales también es fundamental para el buen desempeño durante la época de servicio.

El éxito de su negocio ganadero es lograr altos índices productivos, más servicios, más partos y más terneros destetados sanos. Antes de comenzar el servicio, con asesoramiento veterinario, un plan sanitario productivo y preventivo y utilizando productos de calidad, se estarán gestando los buenos resultados de su futura producción de terneros.

El Servicio Técnico de Biogénesis Bagó está a disposición para asesoramiento, junto al médico veterinario, en la mejor estrategia para elplanteo ganadero.