keyboard_arrow_up
febrero 2017

Correcta utilización de bañaderos.

Recomendaciones de Biogénesis Bagó.

Limpieza y manejo del bañadero
Cepilladas las paredes y el piso, realizar la misma actividad en las instalaciones externas próximas: pileta de cubicación, escurridero, escalera, postes aledaños, techo, etc.; no deben quedar restos de formulaciones anteriores. Todos los elementos que se vayan a sumergir en el bañadero (agitadores, horquillas, reglas, baldes, etc.) deberán estar limpios y exentos de restos de formulaciones anteriores.

Después de haber cepillado las instalaciones, utilizar la amoladora para sacar todo aquel material que no haya sido removido con el cepillo de alambre dentro del bañadero (piso y paredes). Utilizar la amoladora con disco de desbaste; si el bañadero poseía una formulación de Amitraz anteriormente, asegurarse de que no queden restos.

Cuando se haya terminado de amolar, se procederá a hidrolavar todas las superficies comenzando siempre por las instalaciones externas y luego continuar por el interior del bañadero. Una vez terminada esta actividad, dejar secar unos minutos y observar si aparecen grietas en el piso o en las paredes del bañadero; en caso de que esto suceda, repararlas para que no ocurran fugas del baño.

Terminada la limpieza del bañadero e instalaciones contiguas, sacar toda el agua utilizada con la hidrolavadora y dejar secar. El bañadero y las instalaciones anexas deben quedar secos y limpios.

Siempre y cuando las instalaciones y el acceso al agua nos lo permitan, llenar el bañadero por completo con agua, dejarlo reposar y vaciarlo para un enjuague; posteriormente se lo llenará cubicándolo. Utilizar tiras reactivas para controlar el pH.

Previamente al llenado del bañadero, medir el pH del agua que vamos a usar. El agua deberá poseer un pH que esté entre 5,5 y 8, ya que valores superiores o inferiores llevarán a la degradación de los principios activos.
Si es posible, una vez cubicado el baño, esperar unas 12 horas y volver a tomar el pH: si está entre los parámetros pedidos, se podrá formular el baño. Para corregir el pH en caso de que el agua sea demasiado alcalina, debemos incorporar al agua del bañadero ácido clorhídrico/ácido muriático e ir chequeando el descenso del pH. Esto es fundamental al momento de cargar el baño, sobre todo en campos con aguas duras.

1- En un recipiente plástico de 500 l previamente graduado (recipiente “A”) se deberán cargar 500 l de agua limpia.
2- Con un balde previamente calibrado se cargará el recipiente “A” hasta llegar a los 500 l.
3- Una vez colocados los 500 l de agua en el recipiente “A”, se realizará una marca en dicho recipiente y con una mecha para taladro se perforara? el tanque en esta marca, de manera tal que cuando el agua llegue a los 500 l se derrame por el agujero realizado con la mecha.
El tanque deberá estar siempre sobre una superficie plana. Luego, volcaremos el agua existente en el tanque al bañadero. De esta manera, para un baño de 12.000 l, por ejemplo, llenaremos el bañadero con 24 recipientes de 500 l de agua.

4- Finalizada la cubicación del baño, tomaremos una muestra de agua para medir su pH.
5- Luego de cargar el agua, colocaremos el PRODUCTO ELEGIDO (ASPERSIN® / CIPERSIN® / GARRAMIX®) en el bañadero.
6- Utilizaremos una probeta graduada para medir el volumen del PRODUCTO ELEGIDO a utilizar; dicho volumen será volcado en un recipiente “B” hasta llegar al volumen deseado.
7- Una vez enrasado el volumen total del PRODUCTO ELEGIDO en el recipiente “B”, se volcará en un balde y se preparará la emulsión con agua proveniente del bañadero recién cubicado (no agregar agua de otro lado), se mezclará con el pasaje de unos 30 animales y posteriormente tomaremos una muestra de la formulación preparada para ver la concentración del principio activo elegido.

Al momento de cubicar el baño ir marcando en una varilla cada vez que se agregan 1.000 l de agua al bañadero. De esta manera quedará confeccionada una regla que utilizaremos para saber qué cantidad de agua hay que reponer luego de tratar animales.

Pie de Baño

  • 4 l de GARRAMIX® cada 2.000 l de agua.
  • 20 kg de estabilizante cada 2.000 l de agua.
    Reposición
  • 4 l de GARRAMIX® cada 1.000 l de agua.
  • 20 kg de estabilizante cada 1.000 l de agua.

Refuerzo en seco

  • 4 l de GARRAMIX® cada 2.000 l que disminuya el nivel del bañadero.

Arrastre del producto

  • 3 a 4 l por animal, según la categoría y época del año en que estemos bañando.
    Pie de baño
    • 1 l de CIPERSIN® cada 1.000 l de agua.
  • 20 kg de estabilizante cada 2.000 l de agua.

Reposición
• 1,5 l de CIPERSIN® cada 1.000 l de agua.

Refuerzo en seco

  • 0,5 l de CIPERSIN® cada 1.000 l de agua.

Arrastre del producto

  • 1,5 a 2 l por animal promedio, según la categoría y época del año en que estemos bañando.

Dosificación Aspersin® Inmersión

Pie de baño

  • 1 lde ASPERSIN® cada 1.200 l de agua.

Reposición

  • 1,5 l de ASPERSIN® cada 1.200 l de agua.

Refuerzo en seco

  • 0,5 l de ASPERSIN® cada 1.200 l de agua.

Arrastre del producto

  • De 1,5 y 2,5 l por animal promedio, según la categoría y época del año en que estemos bañando.

Preparación del producto

En un recipiente adecuado, realizar una preemulsión en un volumen de agua equivalente al doble de la cantidad del producto revolviendo hasta lograr una mezcla homogénea. Lo ideal es que se preparen 2,5 l de ASPERSIN® en 5 l de agua las veces que sea necesario y añadir la premezcla a lo largo del baño, enjuagar el recipiente y volcar su contenido dentro del bañadero. Deberá utilizarse siempre el agua ya cubicada para la preparación de la preemulsión.

Agitar el baño intensamente durante 10 minutos, luego hacer pasar entre 30 y 50 animales para homogeneizar el baño. Estos animales deberán ser bañados nuevamente al final del pasaje de la tropa.

Cuatro pasos para un correcto baño