Viernes, 22 de noviembre de 2019

NOVIEMBRE de 2019
Volumen XXXVI 
N° 379
ISSN 1852-317X

Archivo

febrero 2017

Prevalencia de Anemia Infecciosa Equina en équidos del municipio Manzanillo, Cuba.

Vet. Arg. – Vol.  XXXIV – Nº  346 – Febrero 2017.
Yordanis Góngora Pupo; Yankiel E. Ramírez Perez; Yoel Rodríguez Valera.; Frank E. Ortiz Benet; Rosaida Reyes Acosta.

Resumen
Dada la naturaleza de contagiosidad y fatalidad de la anemia infecciosa equina nos propusimos realizar un estudio serológico con el objetivo de determinar la tasa de prevalencia de la enfermedad en el municipio Manzanillo provincia Granma durante el periodo 2014-2015. El estudio se realizó en 137913 muestras de suero sanguíneo investigadas para anemia infecciosa equina según la prueba de Coggins, calculándose la tasa de prevalencia de serorreaccionantes positivos, estos datos fueron tomados de los registros anuales de resultados del diagnóstico de la enfermedad del Instituto de Medicina Veterinaria del Municipio Manzanillo. Los animales investigados pertenecen al sector privado y estatal, los cuales fueron separados por sexo y categoría, tabulados en Microsoft Excel. Se realizó una comparación de proporciones entre los años 2014 y 2015, sexo, categoría y por trimestres, mediante el paquete estadístico Compapro. La masa analizada alcanzó un prevalencia de 0.13% en el periodo. Entre los años hubo diferencias significativas para p<0.05, alcanzándose en el 2014 los mayores porcientos de prevalencia, existió diferencias significativas para p<0.05 entre machos y hembras, así como, entre adultos y jóvenes. Se concluye que a pesar de que la prevalencia disminuyó y es menor en comparación con otros municipios del país, sigue siendo preocupante para la explotación zootécnica de equinos del Municipio Manzanillo, y en general para el país, pues demuestra que los sistemas actuales de prevención y control de la infección por el virus de la Anemia Infecciosa Equina hasta el momento no han sido efectivos para disminuir la tasa de infección.
Palabras clave: anemia, equinos, infecciosa, prevalencia

Prevalence of Equine Infectious Anemia in equines of Manzanillo municipality, Cuba.
Summary
Given the nature of infectiousness and fatality of equine infectious anemia, we decided to make a serological study to determine the prevalence rate of the disease in the Manzanillo municipality of Granma province during the period 2014-2015. The study was conducted in 137913 samples investigated serum for equine infectious anemia according to Coggins test, calculating the prevalence rate of positive serorreaccionantes, these data were taken from the annual records of diagnostic results disease Institute of Veterinary Medicine Manzanillo Municipality. The investigated animals belong to private and state sector, which were separated by sex and category, tabulated in Microsoft Excel. A comparison of proportions between 2014 and 2015, gender, category and quarters was performed using the statistical package Compapro. The mass analyzed reached a prevalence of 0.13% in the period. Between the years there were significant differences for p <0.05, reaching in 2014 the highest percentages of prevalence, there was significant difference for p <0.05 between males and females and between adults and young people. It is concluded that despite the prevalence decreased and is lower compared to other municipalities, remains a concern for zootechnical exploitation of equine Municipality Manzanillo, and in general, for the country, because it shows that current prevention systems and infection control virus Equine Infectious Anemia so far have not been effective in reducing the rate of infection.
Key words: anemia, equine, infectious, prevalence

Universidad de Granma
Contacto: ygongorap@udg.co.cu
Introducción
Desde tiempos inmemoriales el caballo ha jugado un papel protagónico en el desarrollo de la humanidad, desde la época prehistórica ya era utilizado como fuente alimenticia, posteriormente con la domesticación del mismo y la sed del hombre por obtener y acaparar más territorio, fue pieza fundamental en las estrategias bélicas a lo largo de toda la historia.

El equino como otras especies de animales, está expuesto a contraer diversos tipos de enfermedades entre las cuales tenemos, la anemia infecciosa equina también conocida como enfermedad de Carré o fiebre de los pantanos, entidad patológica de origen viral que afecta a los équidos, con amplia distribución en el mundo, fue denunciada por primera vez en Francia en el año 1843, habiéndose considerado como causa de la enfermedad las malas condiciones higiénicas. Años más tarde (1859) se descubre su naturaleza contagiosa, lo cual fue corroborado posteriormente en numerosas publicaciones realizadas en diversos países como Francia, Suiza, Alemania, Japón, EE.UU. de Norteamérica y Canadá (Lim, 2005).

Los animales que logran sobrevivir se convierten en portadores del virus siendo una amenaza para la explotación equina causando grandes pérdidas económicas en los sectores donde este es utilizado para la realización de diversas actividades productivas.

Es muy importante conocer de esta enfermedad pues se trata de una infección que afectará al animal enfermo por toda su vida, con una capacidad de transmisión considerablemente alta, y que conduce a la muerte del animal ya sea por la misma enfermedad o por la vía de eutanasia. Como es lógico, esta enfermedad constituye una amenaza considerable no solo para la salud del animal, sino que además afecta el ámbito sanitario y económico por las pérdidas y sacrificios económicos que produce, por lo que el objetivo de este trabajo es:

Conocer la situación actual de la prevalencia de anemia infecciosa equina en el municipio Manzanillo provincia Granma Cuba.

Materiales y métodos
Para la realización de la presente investigación primeramente se realizó una revisión bibliográfica acerca de la situación en Cuba y particularmente en la provincia de Granma de la prevalencia de la Anemia Infecciosa Equina, teniendo en cuenta los resultados de la revisión se elaboró una estrategia donde se escogió a Manzanillo como el municipio de la provincia donde se realizaría la investigación, realizándose la visita a las instituciones del municipio para coordinar la investigación, se involucraron al laboratorio municipal de veterinaria, dirección del instituto municipal de veterinaria, CENCO, a partir de su aprobación se procedió a la realización de la caracterización del municipio, para lo que fue necesario la recogida de información, a partir del programa de lucha y control de dicha enfermedad se pudo revisar la documentación existente sobre la temática principalmente los registros anuales de los resultados del diagnóstico de la anemia infecciosa equina, perteneciente al periodo comprendido entre el año 2014 y 2015, independientemente del propietario (estatales y particulares).

Para el procesamiento de dicha información fue necesario reagruparla por

  • Año (Fecha calendario)
  • Trimestres ( Cuatro trimestres)
  • Sexo (machos y hembras)
  • Categorías(potros, caballos, potrancas, yeguas, asnos y mulos)

Toda esta información fue tabulada en el programa Microsoft Excel creando una base de datos para posteriores análisis.

Se realizaron necropsias a los animales seropositivos con signos y síntomas compatibles con la enfermedad para confirmar el diagnóstico realizado, dichos animales fueron sacrificados en un periodo no superior a 15 días.

Análisis estadístico aplicado
Se realizó una comparación de proporciones entre los diferentes años entre sexo, categorías y trimestres, mediante el paquete estadístico Compapro para determinar si existen diferencias significativas entre las variables analizadas.

Resultados y discusión
Nuestro país no está exento del virus de la anemia infecciosa equina en este caso el municipio Manzanillo, de la provincia Granma, el comportamiento de la prevalencia durante el periodo (2014-  2015), fue de 0.13 %, siendo el 2014 el de mayor presentación con 214 animales diagnosticados como enfermos (Tabla 1). Al comparar nuestros resultados con un estudio reportado por (Pérez, 2005 y Castillo, 2011) realizado en el municipio de Santa Clara, provincia de Santa Clara, y (Hernández et al., 2014) en el municipio  Bauta provincia de Artemisa, reportan una tasa del 0,78%, 0,75 % y 0,37%, respectivamente, siendo estos valores, muy superiores al encontrado en nuestro trabajo, atribuyéndose las causas al indiscriminado traslado de animales dentro y fuera del municipio. En Colombia los doctores (Sarmiento y Quijano, 2005) estudiaron la prevalencia de anemia infecciosa equina en los municipios de Condoto y Alto Baudó reportando una prevalencia del 8.06% de caballos positivos, índice considerado muy elevado, estos resultados no coinciden con los obtenidos en la investigación, ya que en nuestro caso fue de 0.13 %

Un reporte realizado en el año 2012 por MAGA a la Organización Internacional de Epizootias (OIE) actualmente, Organización Mundial de Sanidad Animal, en un estudio realizado del año 2005 al 2012, de 782 muestras, 145 fueron positivas, con una proporción del 18.54 %, lo cual igualmente está muy por encima del valor encontrado en nuestro trabajo. Es importante señalar que aunque estos estudios son en poblaciones específicas donde no se evidencia la prevalencia real de cada país, dan una idea del comportamiento actual de la enfermedad en una región determinada.

Tabla 1
Prevalencia de la AIE por categoría, sexo y total en el periodo 2014 – 2015.

La prevalencia mostró diferencias significativas entre los años analizados, alcanzándose un 0.16% en el 2014 (Tabla 2), lo cual pudo estar dado porque en este período hubo un mayor traslado de animales entre municipios, sin previo control epizootiológico del lugar de procedencia como lo recomienda (SENASA 2012), y, además sin realizarle chequeos de salud, como también la no existencia del certificado de salud que debía emitir el médico responsable de área de donde proceden los animales, además en el año 2015, el tiempo entre el diagnóstico y el sacrificio sanitario fue menor debido al trabajo conjunto con autoridades del MININT Fiscalía Municipal, otro factor fue el incremento del número de propietarios con agujas individuales para cada animal, así también, (Corales, 2008) y (Gaibor, 2013) refieren que esta es de  declaración obligatoria y los animales que se recuperan quedan como portadores de la misma, que al extraerle sangre para el control de la enfermedad anualmente según el programa establecido y no cumplir con las medidas de higiene, al utilizar el mismo instrumental sin previa desinfección o esterilización deficiente puede infectar otros animales.  Aun cuando la situación epidemiológica ha mejorado en el año 2015, es importante señalar que aunque existe  diferencia entre los años, la prevalencia podría ser mucho menor si se cumpliera con el envió de los animales positivos  a la finca de segrego antes de 72 horas como establece la (NRAG – 684), evitando así la aparición de brechas sanitarias favoreciendo el número de animales positivos, esto es corroborado por  (López, 2010), este autor sostiene que esta entidad no es una enfermedad contagiosa, sino una enfermedad infecciosa transmisible. El uso poco preciso de los términos contagiosos o infecciosos, conduce a veces a un exagerado temor a la infección, la enfermedad y a la justificación de que todo lo que se haga es en vano. Para que el ingreso del virus a un animal sano se produzca, es indispensable que se vehiculice sangre desde un portador en forma mecánica. Desde esta óptica, puede afirmarse entonces que si se controlaran las vías más comunes de vehiculización, la enfermedad es altamente controlable. Las principales vías de transmisión mecánica son básicamente dos, la transmisión natural producida a través de algunas especies de insectos hematófagos y la que provoca la mano del hombre.

Tabla 2
Comparación de la tasa de prevalencia entre los diferentes años.

En la tabla 3 se muestra la comparación de la prevalencia entre sexo, donde los machos presentaron una mayor prevalencia que las hembras, encontrándose diferencias significativas para p<0.05, estos resultados no coinciden con lo planteado por (Duarte 2012), este autor afirma que todas las especies, razas y edades de la familia Equidae son consideradas susceptibles a la infección y actúan como reservorios. Otro estudio realizado por (Sarmiento y Quijano, 2005) según el sexo en las granjas de los municipios de Condoto y Alto Baudó, obtuvieron que el 62,29% perteneció a los machos y el 37,71 a las hembras, valores muy superiores a los alcanzados en nuestra estudio, pensamos que el sexo como variable independiente a la enfermedad, no muestra una relación con la presentación de la misma, y que esta diferencia obedece a que la proporción de machos es mayor que la de hembras tal como lo demuestra  (Dahlberg, 1988).

Tabla 3
Comparación de la tasa prevalencia entre sexo.

                                                         p<0.05

Al comparar la tasa de prevalencia entre adultos y jóvenes (Tabla 4), existe diferencias significativas para p<0.05, independientemente de esta diferencia estadística, pensamos que ocurre algo similar a la variable sexo, y que la edad como variable independiente a la enfermedad no muestran una relación con la presentación de la misma, por tanto, esta diferencia obedece también a que la proporción de adultos es mayor, no coincidiendo con (Corales, 2008), quien refiere que el vector tiende a elegir el huésped adulto antes que el potro por selección natural del vector.

Tabla 4.
Comparación de la tasa de prevalencia de AIE entre adultos y jóvenes.

p<0.05

En la tabla 5 se muestra la tasa de prevalencia por trimestres, donde la proporción de animales enfermos en el segundo trimestre muestra diferencias significativas con el resto de los trimestres, es posible que esto se deba a que las condiciones meteorológicas en este periodo tales como humedad y baja evapotranspiración, que combinado con la vegetación y altas temperaturas, favorecen el desarrollo de vectores responsables de la transmisión de esta enfermedad, coincidiendo con (Salado, 2006 y Poveda, 2010), estos investigadores plantean que la susceptibilidad aumenta cuando estos animales son sometidos a circunstancias estresantes tales como trabajo intenso, altas temperaturas, gestación o tratamientos con fármacos esteroideos. Además la contagiosidad puede ser muy elevada, y suele adoptar una presentación moderadamente estacional, con máximos durante los meses estivales. Estando En concordancia con lo referido por otros investigadores como (Murillo, 2012 y Carvajal, 2007) quienes afirman que la prevalencia de la enfermedad varía en función de la población equina existente, la proporción de animales portadores y de la densidad de insectos vectores.

Tabla 5.
Comparación de la tasa de prevalencia de AIE entre trimestres.

p<0.05

Conclusiones
A pesar que la tasa de prevalencia disminuyó en el año 2015 y es menor en comparación con otros municipios del país, sigue siendo  preocupante para la explotación zootécnica de equinos del Municipio Manzanillo, y en general para el país, pues demuestra que los sistemas actuales de prevención y control de la infección por el virus de la Anemia Infecciosa Equina hasta el momento no han sido efectivos para disminuir la tasa de infección, si se tiene en cuenta la Norma Ramal de la Agricultura 684 de 1999 expedida por el Instituto Nacional de Medicina Veterinaria.

Bibliografía

  1. Castillo, J. (2011). Prevalencia de anemia infecciosa equina en el municipio de Santa Clara, Cuba. Revista electrónica de Veterinaria, 1-5.
  2. Carvajal, J. A. (2007). Seropositividad contra el virus de Anemia Infecciosa Equina en 13 municipios del departamento de Casanare, creación de un mapa de riesgos. tesis de grado Pontificia Universidad Javeriana, 1-67.
  3. Corales, M. (2008). Anemia Infecciosa Equina. Costa Rica. Disponible en: http://pudags.g.doubleclick.net [Consulta: 09 Noviembre 2015].
  4. Duarte, D. M. (2012). Dame Paso. Caracas. Venezuela. Disponible en: file:///f:/bibliografias/La anemia infecciosa equina [Consulta: 18 Febrero de 2016].
  5. Gaibor, J. E. (2013). Determinación de la prevalencia de anemia infecciosa equina (a.i.e) en trece predios de los cantones: Guano, Penipe, Chambo y Riobamba, pertenecientes a la provincia de Chimborazo. . Tesis de grado Escuela Superior Politécnica De Chimborazo Ecuador, 1-88.
  6. Lim, P. E. (2005). Differential effects of virulent and a virulent equine infectious anemia virus. Elsevier, 295– 306.
  7. López, M. (2010). Caballos y Opinión – ¿Qué es la Anemia Infecciosa Equina y cómo se previene? [en línea]. Italia. Disponible en: http://caballosyopinion.com/ [Consulta: 11 Octubre de 2015].
  8. Murillo, J. F. (2012). Estudio epidemiológico de anemia equina infecciosa en la provincia de Imbabura. Tesis de grado universidad técnica de Cotopaxi Ecuador, 1-128.
  9. Pérez R. (2005). Análisis de riesgo de la población equina del municipio de Santa Clara, Villa Clara, Cuba. [tesis de maestría]. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, Santa Clara, Villa Clara, Cuba.
  10. Poveda, J. B. (2010). Curso de Epidemiologia [en línea]. Murcia, España. Disponible en: http://www.epidemiologia.vet.ulpgc.es/ [Consulta: 08 Febrero de 2013].
  11. Sarmiento, P. y Quijano-Pinzon, M. (2005). prevalencia de la anemia infecciosa equina (AIE) en dos poblaciones de caballos de trabajo de los departamentos de Choco y La Guajira [en línea]. Bogotá, Colombia. Disponible en: www.senasa.gov.ar [Consulta: 25 Septiembre de 2015].
  12. (2012). Informe sobre la situación sanitaria de Costa Rica. 1-60.