keyboard_arrow_up
febrero 2017

Triquinosis en jabalíes y pumas en la cordillera. Argentina.

En la región cordillerana del Neuquén, durante 2016, se detectaron 23 jabalíes y 4 pumas con triquinosis.

Los técnicos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informaron sobre sus efectos en la salud y brindaron recomendaciones a los cazadores y a la población.

El organismo nacional informó que, a través de los correspondientes análisis de laboratorio, se detectaron los casos positivos en los departamentos Aluminé, Huiliches, Lácar, Los Lagos y Collón Cura de la provincia de Neuquén.

Además, a las estadísticas que lleva el organismo oficial se suman dos cerdos domésticos detectados enfermos en Moquehue y Piedra del Águila.

“La triquinosis es una enfermedad causada por larvas y parásitos adultos de nematodes del género Trichinella que afecta a los humanos, mamíferos domésticos y silvestres, aves y reptiles”, explicó el inspector veterinario, Marcos Lauge.

El profesional del Centro Regional Patagonia Norte del Senasa, indicó que se trata de una zoonosis “es decir, se transmite a los humanos por la ingestión de carne o derivados cárnicos crudos o insuficientemente cocidos, que estén afectados por la enfermedad”.

La persona que la consume presenta síntomas gastrointestinales (diarrea), dolor muscular y articular.

Se reportaron brotes en 2004, 2012 y 2013, se recordó, “con más de 200 personas afectadas y más de un centenar de animales silvestres positivos a triquinosis a partir de la realización del análisis denominado digestión artificial rápida”, se explicó.

Los expertos reiteraron a los cazadores la importancia de no abandonar las carcazas de animales abatidos ya que “serán alimento de otros animales que podrían enfermarse y diseminar aún más la enfermedad”.

Asimismo, Lauge – del Senasa de Junín de los Andes– resaltó que “es primordial que se analicen todos los jabalíes y pumas abatidos que estén destinados al consumo”, porque “los procesos de salado y ahumado, así como la congelación o la cocción en microondas no destruyen el parásito”.

El profesional recomendó a la población en general “no consumir carne ni productos de cerdo doméstico, jabalí o puma, sin la garantía de que los mismos hayan sido debidamente analizados por profesionales del Laboratorio Regional del Senasa en San Martín de los Andes o por veterinarios del sector privado habilitados”.

Los síntomas: fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados y picazón. Cuanto antes se detecte, más rápida y efectiva es la cura.

Los medicamentos se pueden usar para tratar una infección reciente, pero no hay tratamiento específico una vez que las larvas invaden los músculos.

Para evitar contraer triquinosis
Consumir carne de cerdo y derivados frescos y bien cocidos (cocinándolos hasta que desaparezca el color rosado). Salar o ahumar la carne no es suficiente para matar al parásito.

Adquirir los productos derivados, chacinados y embutidos (como jamón, panceta, longaniza, chorizos) sólo en comercios habilitados, verificando en la etiqueta que hayan sido elaborados por empresas autorizadas. La venta callejera de estos alimentos está prohibida.

Fuente: rionegro.com.ar