Sábado, 21 de septiembre de 2019

SEPTIEMBRE de 2019
Volumen XXXVI 
N° 377
ISSN 1852-317X

Archivo

marzo 2018

¡Cuidado! Las mascotas pueden transmitir enfermedades.

Por DPA. Para la mayoría de las personas, las mascotas son un miembro más de la familia y, por lo tanto, abrazarlas, compartir con ellas el sofá o la cama son parte de la convivencia.

 

  • Los niños pequeños y personas con el sistema inmunológico comprometido no deben exagerar con las caricias a los animales.
    El gato es transmisor del parásito toxoplasmosis gondii, cuya infección es peligrosa durante el embarazo. / DPAAMPLIAR
    Sin embargo, especialmente los niños pequeños y personas con el sistema inmunológico comprometido no deben exagerar con las caricias a los animales para evitar riesgos para la salud. Los expertos advierten que no se debe besar a los animales y que las caricias siempre deben ir seguidas de un cuidadoso lavado de manos.

En algunos países hay obligación de notificar a las autoridades sanitarias de enfermedades infecciosas, pero no siempre se descubre la fuente de la infección.

Sobre todo, no está claro si un paciente se contagió de otra persona, de un animal o por un alimento, señala Hendrik Wilking, del Instituto alemán Robert Koch (RKI) en Berlín. El veterinario investiga enfermedades zoonóticas -las infecciones de los animales que pueden transmitirse a las personas- y asesora a instituciones.

En Alemania, el parásito toxoplasma gondii es probablemente el más peligroso en relación con las mascotas, indica Wilking.

«En personas cuyo sistema inmunológico está suprimido o debilitado, una infección de estas características puede tener un desarrollo muy complicado».

El gato es un buen reservorio de este parásito. Los humanos pueden infectarse directamente de los gatos o también al comer carne contaminada con este patógeno.

Es problemático contraer toxoplasmosis gondii durante el embarazo. La enfermedad se puede propagar al feto a través de la placenta y provocar graves daños físicos, que incluyen el área neurológica, explica el científico.

«Las mujeres embarazadas deben prestar especial atención al manejo higiénico con los gatos», enfatiza Wilking.

Estos felinos también son más propensos que los perros a contagiar la enfermedad de Lymea causada por la bacteria Borrelia burgdorferi, que se disemina a través de la picadura de distintas especies de garrapatas.

«Al acariciar a un gato que tiene garrapatas, estas pueden pasarse a las personas», señala Wilking. Sin embargo, el veterinario no censura en absoluto la convivencia entre humanos y animales domésticos.

«Las investigaciones han demostrado los beneficios que traen las mascotas para la salud de los dueños. Estas personas están más satisfechas con la vida que llevan, realizan más actividad física, tan solo por el hecho de ocuparse de sus animales o tener que sacarlos a pasear, y además, tienen más contacto social.

Desde hace siglos, los seres humanos conviven con perros y gatos, mientras que los reptiles exóticos se hicieron populares en las últimas décadas. El contacto más frecuente con este tipo de animales ha aumentado las infecciones por salmonella en los bebés y niños pequeños, debido al patógeno que excretan la mayoría de las serpientes, lagartijas y dragones barbudos, según el Instituto Robert Koch. La infección desencadena una diarrea severa, agrega.

«Los reptiles no deben mantenerse en el cuarto de los niños, en el baño y menos en la cocina», recalca el veterinario alemán y experto en reptiles Frank Mutschmann.

La Escuela Superior de Medicina Veterinaria de Hanover (TiHo, por sus siglas en alemán) organizó recientemente una conferencia en la que científicos y autoridades públicas debatieron sobre los posibles riesgos para la salud de las personas provenientes de las mascotas. Como posibles riesgos destacaron sobre todo las mordeduras, las alergias y otras enfermedades transmitidas por los animales, las llamadas zoonosis.

En la conferencia, Maximilian Reuschel informó sobre las zoonosis transmitidas por roedores. Según el científico de TiHo, los conejillos de Indias, conejos y otros animales similares generan un riesgo muy bajo para las personas. Los hamster a menudo están infectados con ácaros de la rata, cuyas picaduras podrían causar pústulas leves y rojizas en los humanos.

«En los animales salvajes, el riesgo de zoonosis es significativamente mayor», enfatiza Reuschel. Por ejemplo, los erizos pueden transmitir hongos en la piel. Y en Estados Unidos se detectaron lombrices de mapaches en niños que habían jugado en el arenero.
Fuente:
http://www.abc.com.py/mascotas/cuidado-las-mascotas-pueden-transmitir-enfermedades-1674669.html