Domingo, 24 de marzo de 2019

MARZO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 371
ISSN 1852-317X

Archivo

julio 2018

Enfermedades transmitidas por los mosquitos a las mascotas.

Uno de los insectos que más picaduras provoca en los humanos, los mosquitos, también pueden provocar enfermedades en las mascotas.

Básicamente son dos las enfermedades transmitidas por estos insectos vectores y que tienen gran incidencia que tienen en la salud de los perros: la filariosis y la leishmaniosis.

Filariosis o gusano del corazón

Es una enfermedad seria y potencialmente mortal causada por un gusano que vive en las arterias pulmonares y en el lado derecho del corazón de los perros. También es capaz de parasitar a otras especies como son los gatos o, raras veces, a los humanos, según explica el veterinario José Enrique Zaldívar de la Clínica Veterinaria Colores.

La transmisión del gusano, denominado Dirofilaria immitis, requiere de un mosquito como hospedador intermediario, siendo el perro el hospedador definitivo. El peligro de esta enfermedad consiste en que no se detecta a simple vista, por eso es conocida como “enfermedad oculta”.

El experto considera que es “sumamente importante” que los veterinarios realicen los test para diagnosticar esta enfermedad en función del lugar geográfico en el que vive el perro o donde pase las vacaciones.

Leishmaniosis canina

Esta es una enfermedad parasitaria transmitida


por un vector y causada por protozoos del género Leishmania. Estos parásitos infectan a una gran variedad de animales vertebrados (lobo, zorro, gato montés, gato doméstico, jineta, lince, mangosta) y se transmiten por la picadura de un mosquito infectado.

Esta enfermedad, grave y de fatales consecuencias, debe ser vigilada aún más en verano por el aumento de mosquitos debido al buen tiempo, ya que pueden surgir brotes como el detectado en Extremadura.

Aun así, la leishmaniosis canina puede prevenirse con la vacunación del animal y la utilización de los collares antiparasitarios contra dicha enfermedad. Entre los síntomas más frecuentes de la leishmania en perros, se encuentran la pérdida de pelo, descamación, lesiones cutáneas y pérdida repentina de apetito y de peso, entre otros.

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.

Fuente: animalhealth.es