Jueves, 22 de agosto de 2019

AGOSTO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 376
ISSN 1852-317X

Archivo

julio 2018

La Coccidiosis en Ovinos.

Por Dr. Kevin Gonzalez.

La coccidiosis es una enfermedad infecciosa parasitaria producida por protozoarios (los animales más sencillos), denominados científicamente como Eimeria, también conocidos como coccidias, que se alojan en la mucosa intestinal de los ovinos. A la enfermedad, comúnmente se le llama chorro y con menos frecuencia diarrea hemorrágica, disentería parasitaria, chorro con sangre o eimeriosis. En los ovinos existen varios tipos de coccidias.

La enfermedad se adquiere cuando los ovinos ingieren el quiste del parásito llamado ooquiste. Las coccidias causan daño al reproducirse en las células del intestino del animal.

Para que la coccidiosis se presente se requieren, obligadamente, tres factores:

  • Que exista una humedad relativa elevada. Se necesita alrededor de un 75% de humedad relativa microambiental, por ejemplo el interior de un corral, que favorezca la supervivencia y maduración del protozoario. La coccidiosis es más frecuente en la época de lluvias dada la alta humedad prevaleciente.
  • La presencia de fases infectantes del protozoario (ooquistes maduros). El parásito es eliminado al exterior por medio del excremento de los animales, por lo tanto, cuando hay una excesiva acumulación de materia fecal, se favorece la contaminación de alimentos y agua de bebida, con la consecuente presentación de la enfermedad.
  • La coccidiosis ocurre en los corderos desde la lactación hasta después del destete. La razón de que solo en los animales jóvenes se presente la  coccidiosis, obedece a la respuesta inmune ante la presencia del parásito, la cual es bastante sólida en animales mayores.

Otras circunstancias asociadas a los tres factores citados son por ejemplo, el encierro nocturno, que es un manejo muy generalizado que consiste  en un pastoreo diurno y el alojamiento de los animales por la tarde y noche, en corrales muy estrechos y carentes de ventilación.

El resultado de esto es el  amontonamiento de los animales, incremento de la humedad y una mayor cantidad de materia fecal acumulada. Por otro lado, hay mezcla de animales de diversas edades, favoreciendo que los adultos contaminen el ambiente de los  más jóvenes.

Para que la coccidiosis tenga manifestaciones clínicas se requiere que ocurra lo siguiente:

  • Que sea un cordero con una edad de uno a cuatro meses. En los animales de mayor edad es casi imposible la coccidiosis clínica.
  • La ingestión de una gran cantidad de ooquistes maduros.
  • Que las coccidias involucradas sean muy virulentas.
  • Un mal estado nutricional o inmune del cordero, el cual está relacionado con la cantidad y calidad de alimento ingerido durante la lactación. A últimas fechas se ha asociado a un problema de deficiencia de selenio.

Síntomas de la coccidiosis ovinos
El primer signo de la coccidiosis clínica es el reblandecimiento de las heces, éstas se tornan pastosas sin perder su coloración. Posteriormente el excremento se torna acuoso, acompañado de estrías de moco y muy rara vez con sangre.

El cordero muestra defecación dolorosa, se deprime, tiene los ojos hundidos por la deshidratación, el vientre puede estar abultado, deja de comer y si no recibe tratamiento, en pocos días puede morir. Las causas de la muerte son por un lado, la deshidratación por pérdida de líquidos y electrolitos, y por otro, la anemia debida a la hemorragia intestinal y la anorexia.

Fig. 2. Izq.: Diarrea característica de una coccidiosis severa. Der.: Imagen microscópica de ooquistes de coccidias detectadas a través de la técnica de flotación.

Los animales que no mueren pero estuvieron enfermos, en ocasiones quedan  subdesarrollados y difícilmente alcanzarán el peso de mercado o la talla adulta y por lo tanto no podrán ser utilizados para la reproducción y son castigados en su precio de venta para el abasto.

Para el diagnóstico se recomienda tomar en cuenta las características y  condiciones de manejo de la explotación, y hacer la diferenciación clínica del  padecimiento, tomando en cuenta el tipo de animal afectado y los signos que manifiesta.

El diagnóstico confirmativo se hace por medio del laboratorio, para  lo cual se deben remitir muestras de materia fecal para su procesamiento a través de técnicas coproparasitoscópicas (flotación o Mc Master). Es muy  importante tomar en cuenta que cuando un animal adulto (oveja o carnero) elimina ooquistes, no indica que esté enfermo, sólo es un portador sano y no debe recibir tratamiento.

Tratamiento de la Coccidiosis en Ovinos
Los medicamentos que actúan contra las coccidias se clasifican en:

  1. a) Coccidiostatos, que sólo tienen acción sobre las primeras fases evolutivas de las coccidias, detienen el desarrollo y reproducción del protozoario. El hecho de permitir cierto establecimiento de los parásitosen las células intestinales, es con la finalidad de lograr estimular una respuesta inmune del animal para crear protección.

Este tipo de productos se emplean con fines preventivos y se administran en el alimento o agua de bebida durante largos periodos. Entre los principales coccidiostatos que se emplean en ovinos están: Aureomicina, monensina, lasalocida y decoquinato (Cuadro 1). También están la salinomicina y el toltrazuril, con pocas evaluaciones en ovinos.

  1. b) Coccidicidas, son productos que tienen la característica de atacar y matar cualquier fase evolutiva de las coccidias que estén parasitando. El objetivo para el empleo de este tipo de medicamentos es para contrarrestar un brote agudo de coccidiosis clínica; en este grupo están: Sulfas solas (sulfametazina, sulfadimidina, sulfaguanidina y sulfaquinoxalina sódica); sulfas combinadas (trisulfas: sulfametazina+sulfadiacina+ sulfameracina); sulfas con trimetoprím; y nitrofuranos (nitrofurazona y furoxona). Para elegir el medicamento adecuado y su dosis se recomienda consultar al Médico VeterinarioZootecnista.

Control de la Coccidiosis en Ovinos
Para el control de la coccidiosis es importante detectar aquellas condiciones (de instalaciones, manejo, etc.) que estén favoreciendo y aplicar las medidas correctivas. Asimismo es conveniente aplicar el tratamiento individual con coccidicidas a aquellos animales que manifiesten signos de enfermedad. En el caso de los animales en engorda intensiva, es de utilidad la administración continua de coccidiostatos en el alimento.

Recientemente, en cabritos, se ha experimentado la utilización de bolos intrarruminales con sulfametazina de lenta liberación, que administrados en animales muy jóvenes les ayuda a controlar y hasta prevenir la coccidiosis.

Finalmente, resulta de utilidad el empleo de selenito de sodio por vía parenteral para mejorar el estatus inmunológico de los corderos y fortalecer la respuesta  inmune del animal contra la coccidiosis.

Cuadro 1. Algunos coccidiostatos empleados en ovinos.

Fuente: zoovetesmipasion