keyboard_arrow_up
agosto 2018

Precaución con las enfermedades zoonóticas. México.

Las enfermedades zoonóticas pueden resultar graves en el ser humano sino existe una atención oportuna y si no se generan políticas públicas que contribuyan a un control de las enfermedades de los animales en condición de calle, mencionó, Aída Beatriz Álvarez Salas, presidenta de la Asociación de Colegios de Médicos Veterinarios en Pequeñas Especies A.C.

Destacó que una de las enfermedades que ha comenzado a repuntar en el país ha sido la rabia. Pese a que México ha sido considerado libre de esa enfermedad “ya se están presentando casos en la parte sur del país y el riesgo de que exista un brote de rabia está latente” mencionó.

La especialista en pequeñas especies destacó que otra de las enfermedades zoonóticas que representan un riesgo alto para la población es la leptospirosis, cuya enfermedad transmitida por cualquier especie animal podría representar daños renales graves en el ser humano.

“La erliquia es una enfermedad transmitida por la garrapata que está tomando un papel muy importante en el país; tanto en la zona Norte como en el Sur. Al existir esa parasitosis en los animales se corre el riesgo de que convierta una enfermedad zoonótica” mencionó.

El mayor riesgo para la transmisión de estas enfermedades lo representan los perros y los gatos ferales o callejeros, por ello se deben establecer medidas sanitarias y de control para evitar que en un futuro se conviertan en un problema mayor de salud pública.

Algunas de las enfermedades zoonóticas son transmitidas por los perros y los gatos. Actualmente existe una tendencia de sustituir a un hijo por una mascota: los llamados perrijos o gatijos. Esto hace que en casa exista más de una mascota que en ocasiones se les descuida.

Tener una o más mascotas no es malo, lo complicado viene cuando existe un descuido hacia esos animales, no se les aplica sus vacunas correspondientes, no se les desparasita y dejan que se suban a sillones y camas, en el peor de los casos los sacan a las calles porque no pueden mantenerlos.

Otro de los errores que cometen algunos “Animalovers” es rescatar a un perro callejero sin tener conocimiento de lo que ello implica; los llevan a sus casas para adoptarlos o bien los dan en adopción si saber claramente si el animal está o no enfermo. Eso también representa un alto riesgo para la gente, añadió.

Por Carlos Díaz Vázquez
Fuente: noticiasnvi.com