Lunes, 18 de marzo de 2019

MARZO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 371
ISSN 1852-317X

Archivo

noviembre 2018

El peligro de criar perros de diseño.

Wally Conron no imaginó que causaría una revolución cuando cruzó un labrador con un poodle (caniche). Trataba de hacer un favor a una pareja que necesitaba un perro guía para la mujer, ciega, que no desatara la alergia del marido. Así, en la década de 1980 surgió en labradoodle, que en 2010 se convirtió en uno de los perros más populares en los Estados Unidos.

Madeline Bernstein, presidenta de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales de Los Angeles, acaba de publicar el libro Designer Dogs: An Exposé Inside the Criminal Underworld of Crossbreeding (Perros de diseño: una denuncia desde el submundo criminal de la cruza).

“Mucha gente sólo los cría por el dinero. Y muchos de esos perros tienen problemas físicos.

Los goldendoodles también tienen problemas de salud como la mayoría de los perros de diseño.

Cuando se conoció aquel labradoodle original, todo el mundo quiso uno. Y nadie reparó en los inconvenientes: no se trata de una combinación con resultados parejos. Sus pelajes y sus conductas son, en realidad, genéticamente impredecibles; algunos ni siquiera son hipoalergénicos.

La cruza de razas —llamada diseño de perros— ha fascinado a las personas en los últimos 20 años.

El libro alerta sobre “los peligros de seguir haciendo que nuestros perros sean más pequeños o de aspecto más gracioso, más ‘aptos para Instagram”.

El libro, que sale a la venta en los Estados Unidos con un prólogo del doctor Phil McGraw, ofrece nuevas pruebas de por qué los bulldogs franceses, los pit bulls y muchas otras razas pueden enfrentar la extinción por culpa de estas prácticas, que son grandes negocios.

Los goldendoodles también tienen problemas de salud como la mayoría de los perros de diseño.

El costo de ser un labradoodle es mínimo en comparación con el que pagan los perros miniatura. Las versiones de cartera de los yorkies, los pomeranians y los chihuahuas se crean al cruzar enanos entre sí. Pero los enanos suelen ser los animales con peor salud de toda su camada, y sus problemas suelen ser hereditarios.
Las hembras miniaturas suelen morir en los partos. Por eso muchos criaderos de los Estados Unidos se niegan a producirlos, y se los importa de Corea del Sur.

Fuente: Infobae.