Martes, 25 de junio de 2019

JUNIO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 374
ISSN 1852-317X

Archivo

noviembre 2018

Los perros pueden ser inteligentes, pero no son excepcionales.

En el conflicto latente desde hacía tiempo sobre si los perros son más inteligentes que los gatos, un estudio reciente publicado en la revista Learning & Beaheviour sugiere que los perros no son más excepcionales que otros animales cuando se trata de astucia e inteligencia.

La noticia seguramente será para encender el debate entre los propietarios de perros y científicos que estudian el comportamiento canino. Los autores revisaron los estudios y datos sobre la cognición animal existente y se encontró que mientras que los perros son inteligentes y entrenables, no son “super inteligentes,” a pesar de lo que la mayoría de los dueños de perros lo piensa.

La idea del estudio surgió cuando Stephen Lea, profesor emérito del departamento de psicología de la Universidad de Exeter en Gran Bretaña, fue editor de Animal Cognition, una revista que trata de explicar la cognición entre los humanos y los animales en el contexto de la evolución. La investigación fue muy popular en la década de 1990 y continúa siéndolo.

“Hay mucha información que muestra cuán notables eran las cosas que los perros podían hacer”, dijo. Cuando se trataba de otros animales, sin embargo, los estudios científicos sobre la inteligencia apenas se conocían, a pesar de la evidencia que sugería que los caballos, los chimpancés y los gatos tenían trucos propios. “Casi todo lo que un perro pretendía hacer, otros animales también lo podían”, dijo el Dr. Lea.

Un Border Collie de Spartanburg, Carolina del Sur, fue entrenado para entender 1.022 sustantivos. (Su propietario, John Pilley, fue un científico que estudió la cognición canina)

Otro Border Collie aprendiió a reconocer los nombres de 200 artículos. Pero más allá de estos ejemplos, el Dr. Lea se preguntó si los amantes de los perros (y científicos, para el caso) ¿habían atribuido a sus mascotas con capacidades extraordinarias que no poseen?

El Dr. Lea dijo que era un amante de los gatos. Aun así, él y el Dr. Britta Osthaus, catedrático de la Facultad de Psicología, Política y Sociología de Canterbury Christ Church University en Gran Bretaña, se dispusieron a probar la hipótesis.

Compararon la cognición del perro con miembros de tres grupos de animales similares: carnívoros, cazadores sociales y los animales domésticos. Entre los animales que estudiaron eran lobos, gatos, chimpancés, delfines, caballos y palomas. Lo que encontraron, fue que “la cognición del perro no parece excepcional.”

El Dr. Lea dijo que los perros no pueden utilizar herramientas, a diferencia de los delfines, cuervos de Nueva Caledonia y los chimpancés, que han sido observados usando tallos de las plantas para cazar termitas. Las palomas mensajeras están  entrenados para volar a casa , a veces cruzando cientos de kilómetros de terreno poco familiar. “Lejos de mí es sugerir que las palomas son más inteligentes que los perros; no son gigantes intelectuales “, dijo el Dr. Lea. “Pero si usted quiere trasladar algo 600 km, confío más en una paloma que en un perro.”

Al mismo tiempo, los animales domesticados comparten rasgos similares con sus cohortes caninos. Los caballos, como los perros, realizan tareas complejas.

¿Y los gatos? Tienen más en común con los perros que uno podría pensar. Sin embargo “Es mucho más fácil mostrar la inteligencia en los perros porque les gusta ser entrenados.” Los perros, “no son más inteligentes de lo que se supone que son, teniendo en cuenta lo que son.”

Fuente: NYTimes  Por  Laura M. Holson