Sábado, 19 de enero de 2019

ENERO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 369
ISSN 1852-317X

Archivo

diciembre 2018

Monos silvestres.

“El Alouatta caraya, o mono aullador, al igual que el resto de los primates que tenemos en el país, pueden ser hospedadores de una gran variedad de patógenos. Es por esto que representan un potencial peligro cuando se los lleva a la casa”, según dice J. Richard Vetter, doctor en ciencias veterinarias y docente.

Debemos recordar que estos animales no son mascotas, pues pertenecen a su hábitat natural. El hecho de sacarlos de la naturaleza (de forma violenta, en general) predispone a que contraigan y desarrollen diferentes enfermedades. Estar en un lugar ajeno a su lugar de origen estresa al mono, expuesto a un sitio, olores y ruidos totalmente extraños, y patógenos a los que no está relacionado. La otra realidad es que cuando se lo tiene en la casa la mayoría de las veces se lo maltrata. Los propietarios no se asesoran en cuanto a sus requerimientos nutricionales o ambientales. Tienen serios problemas porque los propietarios los alimentan a su antojo, dejándolos muy debilitados.

Considerando todo lo mencionado anteriormente, tenemos las condiciones perfectas para que el mono desarrolle todo tipo de enfermedades bacterianas, virales, parasitarias o nutricionales.

Ellos son sensibles a las neumonías, bacteriana o parasitaria; bacterias como el tétanos, la salmonella y la tuberculosis; parásitos gastrointestinales y virus como la rabia, fiebre amarilla, herpes y hepatitis. Varias de estas enfermedades pueden ser transmitidas entre humano y animal (en ambas direcciones).

Prohibido comprarlos

Por su parte, la licenciada bióloga Rocío Barreto, directora de Vida Silvestre del Mades (Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible), indica que “el origen del animal silvestre es siempre la propia naturaleza. Está prohibido comprar animales silvestres, ya que la mayoría de las veces son parte del tráfico ilegal. La Ley 96/92, De Vida Silvestre, prevé la inscripción para contar con el registro a los tenedores de animales silvestres y obtener el permiso de tenencia.
Fuente:
http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/casa-y-jardin/monos-silvestres-1753771.html