Jueves, 22 de agosto de 2019

AGOSTO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 376
ISSN 1852-317X

Archivo

enero 2019

La importancia de validar las nuevas tecnologías en el feedlot-

La ganadería de precisión tendrá un centro de investigación y desarrollo para medir a campo las innovaciones que el mundo aporta a la producción intensiva de carne.

La Argentina tiene las herramientas para ser uno de los protagonistas de la seguridad alimentaria del planeta en el siglo XXI. Aun así, dicho potencial pierde peso cuando se evalúa la eficiencia de la producción de carne bovina.

Según informa Valor Carne y Roberto Guercetti, CEO/Presidente de Conocer, algunos de los aspectos mejorables, con costo-beneficio a favor, son: los índices de destete que son inferiores al 70%, la nutrición muy por debajo de lo que el país tiene para ofrecer en pasturas, sanidad con un amplio hándicap de mejora y genética de avanzada que no llega de forma masiva al rodeo nacional. El problema es que no se mide, y si no se sabe el cuánto y el porqué, no se puede comprender el cómo.

Esta situación llevó a Conecar, empresa santafecina que provee servicios a la cadena cárnica, a crear CONECID, un Centro de Investigación y Desarrollo que tiene por objetivo “validar a campo”, con rigor científico, las innovaciones que el mundo aporta a la ganadería. Dicho centro apunta a convertirse en el mayor establecimiento de medición y validación de las nuevas tecnologías que cimentarán la próxima ganadería. Con 10.000 animales en permanente evaluación en tiempo real, contamos con profesionales especializados y trabajamos en convenio con INTA, CONICET, UNR y FAUBA. Esto, sumado a los acuerdos firmados con empresas líderes en investigación y desarrollo, pondrán a CONECID a la vanguardia de la ganadería de precisión.

Por otra parte, el medio resalta que Conecar y Bosch traerán a Argentina los primeros sistemas telemétricos de medición de peso, que permitirá contar con información individual de los corrales, de forma continua y en tiempo real, un adelanto para la producción intensiva de carne.

En convenios celebrados con la multinacional DSM, se están validando bioinsumos, basados en aceites esenciales y amilasas, entre otros productos naturales, que ofrecerán una alternativa a la monensina utilizada actualmente en la dieta. El proyecto con DSM, incluye el estudio de un paquete tecnológico vinculado a la sanidad animal del futuro, cada vez más atenta a la salud humana.

También la alemana Boehringer Ingelheim, la mayor compañía de sanidad del mundo, trabaja junto a CONECID en busca de nuevas soluciones a viejas necesidades. Uno de los primeros pasos es la Certificación de Bienestar Animal que posiciona a Conecar en la avanzada en materia de producción de carne sustentable.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que evidencian que la ganadería de precisión inició un camino virtuoso que además del aumento de productividad nos permitirá acceder a mercados de mayor valor, de la mano de la reciente apertura de los Estados Unidos, generando mejoras a toda la cadena. Sin duda, la ciencia y la tecnología son la clave para este progreso.

Fuente: Agrositio