Lunes, 22 de abril de 2019

ABRIL de 2019
Volumen XXXVI 
N° 372
ISSN 1852-317X

Archivo

febrero 2019

La reproducción de la gata (Felis catus) doméstica.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVI – Nº 370 – Febrero 2019.
*Menéndez Brito, Irma; Lorenzo García, Yulietter.

Resumen
La actual tenencia y crianza de mascotas ha alcanzado un espacio importante en la actividad humana. La atención frecuente en clínicas veterinarias de perros y gatos así lo demuestran. Los felinos (Felis catus) están distribuidos por todo el planeta, factores genéticos y climáticos causan cambios en su conducta y apareamiento por lo que para muchos de sus dueños es de gran importancia su cuidado y planificación de la reproducción. El conocimiento del ciclo hormonal indica el procedimiento a seguir por parte del dueño. Para ello se emplean diferentes métodos que hacen conservar la especie, pero además el número de crías y el bienestar animal. Los métodos anticonceptivos producen efectos colaterales como patologías endocrinológicas y cambios de comportamiento. Si bien la OV (Ovarioctomía) u OVH (Ovariohisterectomía) son métodos cuyos efectos indeseables son de baja incidencia, tienen la desventaja de prevenir la ocurrencia de ciclos estrales de manera irreversible, así mismo los métodos inmunológicos para prevenir gestaciones no deseadas utilizando vacunas para generar anticuerpos contra la zona pelúcida del ovocito(ZP) que evitan la fertilización del espermatozoide tienen mayor auge en las clínicas de animales afectivos.
 Palabras clave: Felis catus, ciclo hormonal, métodos anticonceptivos

The reproduction of the domestic cat (Felis catus)

Summary
The current holding and raising of pets has reached an important space in human activity. The frequent attention in veterinary clinics of dogs and cats demonstrate this. The felines (Felis catus) are distributed throughout the planet, genetic and climatic factors cause changes in their behavior and mating so for many of their owners is very important care and planning reproduction. The knowledge of the hormonal cycle indicates the procedure to be followed by the owner. For this, different methods are employed that preserve the species, but also the number of offspring and animal welfare. Contraceptive methods produce side effects such as endocrinological pathologies and behavioral changes. Although OV(Ovarioctomía) or OVH(Ovariohisterectomía) are methods whose undesirable effects are of low incidence, they have the disadvantage of preventing the occurrence of estrous cycles in an irreversible manner, as well as immunological methods to prevent unwanted pregnancies using vaccines to generate antibodies against the zona pellucida. oocyte (ZP) that prevent the fertilization of the spermatozoon have greater boom in the clinics of affective animals.

Keywords: Felis catus, hormonal cycle, contraceptive methods.
*Universidad Agraria de La Habana. Apartado Postal 1819, San José de Las Lajas, Mayabeque
yulietler@unah.edu.cu

En la actualidad la tenencia y crianza de mascotas ha alcanzado un espacio importante en la actividad humana. Un ejemplo claro de esta situación es el incremento de perros y gatos que reciben atención veterinaria regular. Los carnívoros domésticos han ocupado históricamente un sitial preferencial en los afectos del ser humano. Sus orígenes se remontan desde muy temprano en la evolución de los actuales mamíferos, alrededor de 5.3 a 3.6 millones de años. Así mismo, su domesticación es muy antigua, investigaciones de (ADN) mitocondrial, revelan que existen dos líneas que se cruzan del Felis catus, la primera línea Felis sivestris silvestris apareció en Asia Menor y la otra línea que apareció en Egipto posiblemente con la introducción de personas en esa área. El nacimiento de nuevas líneas continuó al aparecer (F.silvestris lybica) en África el que después se fue dispersando por otros lugares (Fox, 2018).

El gato además de su valor afectivo, representa un interesante modelo para el estudio de una serie de patologías humanas y constituye un modelo accesible (Maldonado-Villamizar y Aquino -Guerra, 2016).La convivencia entre humanos y gatos reporta innumerables beneficios para  investigaciones en reproducción de félidos silvestres (Sánchez, 2002).

Como cualquier otro mamífero han tenido que adaptarse al medio que les rodea y tienen por característica que se subordinan a un líder (Fox, 2018). Al estar sometidos a diferentes hábitats, deben de hacer reajustes en su sistema biológico, en menor o mayor medida variaciones climáticas y fluctuaciones de luz diaria, los cuales son más prolongados de acuerdo a la latitud, producto a la disponibilidad de alimentos. No es menos cierto que también influye su orden jerárquico pues si no se les crea un adecuado ambiente de confort se estresarán y convergerán distintas anomalías que impedirán su total desarrollo.

Entre los seis meses y el año, las hormonas despiertan en gatos de ambos sexos el instinto del apareamiento y la procreación. El apareamiento de los felinos domésticos sigue una serie de reglas y condiciones. El gato debe estar madurado por lo que debe de tener más de un año. También para que la monta sea efectiva el sexo opuesto es decir la hembra, debe tener una edad entre nueve a diez meses. La relación entre ejemplares excesivamente jóvenes no es aconsejable. (Peláez, 2015).

Factores genéticos y ambientales
Existen varios factores determinantes en cuanto a la activación óptima del sistema hormonal como por ejemplo la duración del día, la temperatura ambiente y la presencia de otros gatos dentro del mismo recinto. El calor de la calefacción, la rica y completa alimentación, la temperatura agradable dentro de las casas, y sobre todo el cariño que les proporcionemos, contribuyen de modo particular a una mayor insistencia y acercamiento de nuestra gata hacia nosotros. El celo también está en dependencia de las diferentes razas, la variación más sorprendente es la que hay entre hembras de pelo corto y las de pelo largo (Stornelli, 2011).

Los cuatro períodos del ciclo estral
La edad reproductiva de los gatos está comprendida entre siete y doce meses. El ciclo reproductivo de los gatos se divide en cuatro fases fundamentales: proestro, estro, metaestro y anestro. Dentro de cada fase encontramos características que lo definen de forma particular. La primera etapa del celo se llama proestro y tiene una duración de entre uno y tres días. El apetito y el cariño hacia el amo aumentarán sensiblemente. En estos días la vulva de la hembra se hace ligeramente más grande y nos puede dar la sensación de vulva de la hembra se hace ligeramente más grande y aunque apenas es notable nos puede dar la sensación de observarla húmeda. Los maullidos son más agudos y cortos, el animal se mostrará inquieto y comenzará a insinuarse a los del sexo opuesto pero no se dejará montar (Wanke, 2006).

Ciclo estral de la gata
Las gatas son poliéstricas estacionales, sino quedan preñadas repiten el celo varias veces en su estación reproductiva (primavera-verano), o cuando están expuestas a más de doce de horas de luz. Otra característica es la ovulación inducida por la cópula, pero está demostrado que hay un 30 % de gatas que ovulan espontáneamente.

¿Cómo nos damos cuenta de que una gata está en celo?

En está especie los únicos signos aparentes son los cambios de conducta, comienza con ronroneos y sonidos característicos diferentes de los habituales, ruedan sobre sí mismas, hacen piruetas en el piso, orinan frecuentemente, quieren ser acariciadas, friccionan cabeza y cuello contra objetos, elevan el tren posterior y la cola dejando la vulva al descubierto( Ramos y col.,2005).

Infertilidad de las gatas
Según Fernández y Guzmán (2003) la actividad reproductiva e infertilidad en las gatas pueden ser ocasionadas por patologías uterinas, ováricas, mamarias, fracaso en el desarrollo y término de la gestación, mal manejo de la reproducción, pobre calidad del semen, infecciones del tracto reproductivo, enfermedades sistémicas, comportamiento no receptivo debido a factores fisiopatológicos o dolor, ciclos anovulatorios, avanzada edad de la gata.

Gestación
En general los mamíferos son vivíparos, es decir su desarrollo embrionario y fetal se completa dentro del útero, en él ocurren la nutrición del feto en crecimiento y las adaptaciones maternas con este propósito. El tiempo de gestación de los gatos oscila entre 63 y 64 días. En caso de monta no fértil la gata experimenta un periodo de pseudogestación, durante el cual toda o casi la totalidad de la P4 medible en plasma es producto de la actividad luteal. Este periodo tiene una duración de entre 30 y 45 días. En la gata después de la ovulación, los ovocitos en metafase II permanecen en el oviducto, lugar donde ocurre la fecundación dentro de 30 horas posteriores a la misma. Se ha descrito que la tasa de ovulación en la gata sería de 2-11 ovocitos. Cinco a seis días después de la fecundación, luego de migrar a través del oviducto los embriones ingresan al útero (Advance, 2015).

Antes de la implantación los blastocitos se mueven libremente. La implantación se inicia entre 12 y 13 días después de la cópula (la primera monta se considera como estímulo ovulatorio). La posición de los blastocitos en la cavidad uterina es central y la orientación del disco embrionario respecto al mesometrio es antimesometrial.

En una primera fase ocurre la aposición entre el trofoectodermo y el epitelio del lumen uterino, luego se inicia la fase de adhesión por interdigitación de microvellosidades uterinas con la membrana trofoblástica y finalmente ocurre la invasión de la mucosa uterina. La gata posee una placenta endoteliocorial y desde un punto de vista macroscópico es zonaria (o zonal) completa (Acuna, 2007).

En está especie las vellosidades muy vascularizadas de la superficie del corion se introducen ampliamente entre las criptas endometriales hasta descansar en el endotelio de los vasos uterinos. Este tipo de distribución de la microvasculatura se conoce como laberíntica, además a lo largo de ambos bordes de la zona placentaria ocurre ruptura de vasos sanguíneos maternos, acumulándose sangre en la periferia de la placenta, lo que se denomina borde hemocorial o hematoma marginal. El peso de la placenta fluctúa entre 10.75 ±0.47 y 20.25 ±0.47 g en los días 32 y 58 después del apareamiento respectivamente. El periodo fetal en gatos comienza entre 28 y 30 días después del coio. En general se acepta que la duración de la gestación varía entre 64 y 67 días. El tamaño de la camada varía entre 1 a 5 (Trillo, 2012).

Parto normal
El parto en las gatas puede dividirse en tres fases. La primera suele durar 24 horas caracterizada por intranquilidad, vocalización, y el comportamiento de hacer el nido. Algunas gatas afectuosas pueden mostrar signos de agresividad a medida que se acerca el momento del parto. Una vez que se inicia la segunda fase los gatitos nacen rápidamente y con relativamente pocas contracciones abdominales. El nacimiento del primer gatito suele llevar 30-60 minutos. La expulsión de las placentas comprende la tercera fase y ocurre tras el nacimiento de la camada. La mayoría de las felinas cortarán el cordón umbilical, se comerán las placentas y limpiarán a los gatitos sin necesitar ayuda.

Según plantea Martin (2016) el parto de una gata puede durar tan solo una hora, aunque también puede durar hasta uno a dos días. Puede darse un parto retardado si existe estrés ambiental. La segunda etapa el parto puede dividirse en dos artes, descansando la gata hasta 12-24 horas entre la expulsión de dos grupos de gatitos

La raza y el estado corporal de la gata y el número de camadas producidas afectan al tamaño de la camada. Éste crece hasta el cuarto parto y luego desciende. El número de gatitos nacidos vivos por camada es de cuatro(rango:1-8). La mortalidad hasta las ocho semanas de vida es de alrededor del 30 %    (rango: 15-45 %). El proestro puede seguir rápidamente al parto o puede verse precedido de un periodo de anestro. Como media las gatas entran en celo cuatro-ocho semanas (rango: 1-21 semanas) después de parir una camada. El intervalo depende de la edad a la que son destetados los pequeños, y en los gatos con una estación no reproductiva del momento del año en que han nacido (Camps, 2010).

Apareamiento no deseado y prevención de la implantación
A los servicios veterinarios no le suelen solicitar que traten un apareamiento no deseado o que den por concluida una gestación no deseada en los gatos, ya que la gestación suele pasar desapercibida. Se dispone de distintas opciones tras intentar determinar si hubo o no un apareamiento. Estos métodos, con la excepción de una única dosis oral (2 mg) del progestano acetato de megestrol durante el estro puede ser posible tras haber confirmado la gestación. La resección quirúrgica del útero luego de confirmarse la gestación puede ser indicado, pero no resulta adecuada para las gatas reproductoras (Parrish, 2010).

Control de la reproducción
La remoción quirúrgica de las gónadas mediante OV u OVH evita la ocurrencia de ciclos estrales, apareamiento, gestaciones indeseadas y comportamiento reproductivo. Los efectos colaterales indeseables de éste método anticonceptivo son infrecuentes e incluyen las complicaciones directamente relacionadas con la cirugía (reacciones inflamatorias, adherencias, abscesos), el síndrome del ovario remanente y la obesidad. Otra técnica quirúrgica poco utilizada es la ligadura de las trompas, pero no controla la aparición de signos externos ni previene enfermedades del tracto reproductivo.

La OVH y la OV evitan la modificación del comportamiento durante el ciclo estral lo cual puede complicar la relación dueño-mascota. Los efectos colaterales indeseables de este método anticonceptivo son infrecuentes e incluyen la insuficiencia de glucocorticoides. A pesar de ser los progestágenos efectivos para la prevención o interrupción del estro, no se recomienda su uso debido a sus numerosos efectos colaterales indeseables (Romagnoli y Concannon, 2005).

Para el control temporal de la reproducción en la hembra felina según refieren Fernández y Guzman, (2011) se han utilizado progestágenos, andrógenos, análogos de la GnRH .

No existe en la actualidad ningún protocolo seguro y reversible para prevenir el ciclo sexual en esta especie. Los progestános son las drogas usadas más frecuentemente para prevenir o interrumpir el estro en las hembras felinas. El acetato de megestrol es el progestágeno que posee menos efectos colaterales. La prevención del estro se logra con la administración de 2,5 mg/gata vís oral cada dos semanas por varios meses. Para la interrupción del estro está indicado administrar 2,5 mg/gata por dos semanas. Si se suspende la medicación la gata entra en estro nuevamente pocos días  o semanas después. El acetato de medroxiprogesterona es otro progestágeno utilizado para suprimir el estro (Smith y Hostetler, 2002).

La clormadinona es un progestágeno que ha sido administrado vía oral, subcutánea, intramuscular y en forma de implante subcutáneo. Se ha informado que una dosis de 2 mg totales, vía oral una vez por semana es suficiente para prevenir la ocurrencia del estro por 10 a 14 meses sin ningún efecto indeseable, a excepción del aumento de peso durante el primer año de tratamiento. Sin embargo a largo plazo, la administración de este medicamento se relaciona con la aparición de neoformaciones mamarias (Zaldívar, 2017), hiperplasia endometrial quística y piómetra (Pierson, 2013).

Mibolerona es un esteroide androgénico anabólico, cuyo uso en la gata no ha sido autorizado, pero evita los ciclos estrales en un gran porcentaje de éstas. Ejerce retroalimentación negativa sobre la glándula pituitaria disminuyendo la secreción de hormonas gonadotrofinas. Debe administrarse a una dosis de 50 mg vía oral, una vez diaria antes la ocurrencia del próximo proestro, de lo contrario suprimirá el próximo estro. Entre los efectos colaterales de este andrógeno se ha informado que puede ocasiona agrandamiento del clítoris, cambios en el comportamiento de la hembra. Se ha prohibido su uso en gatos debido a su potencia hepatotóxico y tirotóxico (Payró y Pérez, 2009).

Advance, (2015) hace alusión a la utilización de métodos inmunológicos para prevenir gestaciones no deseadas utilizando vacunas para generar anticuerpos contra la zona pelúcida del ovocito (ZP). La ZP es una matriz extracelular de glicoproteínas secretados por los ovocitos durante la foliculogenésis, es importante la diferenciación de las células foliculares y regula la adhesión y penetración de los espermatozoides. Estas glicoproteínas presentan reacción cruzada entre especies. Se plantea tras la aplicación de las vacunas mencionadas se desarrollen altos títulos de anticuerpos en las hembras felinas, y que estos cubran la superficie de la ZP de los ovocitos previniendo la fertilización de los mismos por los espermatozoides

Conclusiones
El conocimiento de las diversas hormonas que participan en la reproducción, así como, las características peculiares del ciclo reproductivo felino son de gran utilidad en la práctica diaria para realizar un adecuado manejo del ciclo estral. Los métodos anticonceptivos hasta ahora utilizados en la práctica veterinaria producen efectos colaterales indeseables, entre ellos problemas reproductivos, patologías endocrinológicas y cambios de comportamiento. Si bien la OV u OVH son métodos cuyos efectos indeseables son de baja incidencia, tienen la desventaja de prevenir la ocurrencia de ciclos estrales de manera irreversible.

Bibliografía
Advance, A. 2015. Época de celo. Disponible en: (file:///C:/Documents%20and%20Settings/Administrador/Escritorio/TC%20Leanet%20Barzaga%20fernandez/%C3%89poca%20de%20celo%20_%20ADVANCE%20Affinity.htm).  Consulta: 29 de octubre de 2018.
Acuna, V. 2007. Compendio de reproducción animal. Paraguay. Intervet.
Camps, J. 2010. Orígenes del gato en el antiguo Egipto. España. Disponible:(www.02sol.com). Consulta: 6 de diciembre de 2017.
Fernández, L; Guzmán,J.2003. El gato en la cultura de México. Imagen veterinaria. Disponible:(www.imagenveterinaria.com). Consulta: 23 de octubre de 2017.
Fernández, L; Guzmán,J .2011. Enciclopedia felina. México. Disponible en: (www.grupopm.com). Consulta: 22 de diciembre de 2017.
Fox, M.W.2018.Domesticated mammal. Felis catus, domestic cat, house cat. Encyclopaedia Britannica, Inc. Disponible en:                                                             ( https://www.britannica.com/animal/cat). Consulta: 29 de octubre de 2018.
Maldonado-Villamizar, Johana; Aquino-Guerra, Anadela.2016. Experiments biomodels animals in health sciences. Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal.Vol 5(3). Depósito Legal: PPI201102ME3935 .ISSN: 2477-9369 .173-177 pp.
Anónimo. 2010. La reproducción y el celo en los gatos. Mascotas foyel. España. Disponible:                                                                             ( https://www.foyel.com/paginas/2010/02/1228/la_reproduccion_y_el_celo_de_las_gatas/. Consulta: 29 de octubre de 2018.
Martin, S. 2016. La cesárea en la perra y en la gata. Madrid. España. Disponible:(www.aux.com). Consulta: 11 de enero de 2018.
Parrish, J.J. 2010. Reproduction in the canine aand feline. Inglaterra. Disponible en:(www.animalsciences.com). Consulta: 11 de enero de 2018.
Payro, J.L; Pérez,E. 2009. Zootecnia de perros y gatos.México. Disponible en :(www.zootecnia.com). Consulta:11 de enero de 2018.
Peláez, Irene.2015.La reproducción y el celo de los gatos. Mis animales. Disponible:/ https://misanimales.com/la-reproduccion-y-el-celo-en-los-gatos/. Consulta: 18 de enero de 2018.
Pierson,L.2013. La alimentación de su gato.Argentina. Disponible:(www.catinfo.com). Consulta: 4 de mayo de 2018.
Ramos, A.J; Ramos, R; Vela, M.C; Camarillo,A.D.2005. Los gatos:origen, historia, importancia ecológica, económica, mitos y realidades. México:división académica de Ciencias Agropecuarias.
Romagnoli, S; Concannon,  P.W .2005. Uso clínico de progestinas en perras y gatas: una revisión. Reproducción animal. Lectura seleccionada No 102. Department of Veterinary Clinical Sciences, School of Veterinary Medicine, University of Pisa, Italy.Department of Biomedical Sciences, Cornell University, Ithaca, New York, USA. Disponible en:/ https://www.google.com/search?ei=U4TIW47TJseg5wKgrLHIDQ&q=utilizaci%C3%B3n+de+progestanos+en+ciclo+estral+gata%2C+efectos+colaterales&oq=utilizaci%C3%B3n+de+progestanos+en+ciclo+estral+gata%2C+efectos+colaterales. Consulta:18 de octubre de 2018.
Smith, M;Hostetler,R.2002.Cat physiology. Estados Unidos. Disponible en:(www.catanomy.com). Consulta:2 de mayo de 2018.
Stornelli, M. 2011. Ciclo reproductivo en la gata. España. Disponible:(www.members.xoom.com/vetcp). Consulta: 8 de marzo de 2018.
Wanke, M.M. 2006.Reproducción en caninos y felinos domésticos. Buenos Aires. Argentina.
Trillo, L.2012. Manual básico para adoptantes de gatos. España. Disponible:(www.terapiafelina.com). Consulta:8 de marzo de 2018.
Zaldívar, J.E. 2017. Tumores mamarios en la gata. El mundo del gato.com. Disponible en:/ https://www.elmundodelgato.com/noticia/1480/veterinaria/tumores-mamarios-en-la-gata.html/. Consulta: 18 de octubre de 2018.