Martes, 21 de mayo de 2019

MAYO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 373
ISSN 1852-317X

Archivo

febrero 2019

La vacuna recombinante contra la Laringotraqueítis Infecciosa se autorizó en Brasil.

Desde el 11 de diciembre de 2018, está liberada la utilización de la vacuna recombinante contra la Laringotraqueítis Infecciosa (LTI) en todo el territorio brasileño. La información consta en el Memorando Circular nº 72/2018, del DSA (Departamento de Salud Animal), vinculado al MAPA, Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento.

El Memorando trae un dictamen favorable a la liberación de la utilización de la vacuna recombinante contra la Laringotraqueítis Infecciosa (LTI) en el plantel avícola brasileño a criterio del programa sanitario de cada empresa o productor.

Desde el 20 de julio de 2011, cuando el DSA emitió la Nota Técnica en el 77, la utilización de la vacuna recombinante para LTI sólo se permitía en el bolsón de Bastos (SP), granjas del núcleo de las Tierras Altas de la Mantiqueira (MG) y, posteriormente, en Guatapará (SP).

Las regiones antes mencionadas fueron foco de brotes de la Laringotraqueítis Infecciosa. Según la profesora Dra. Masaio Mizuno Ishizuka, que es coordinadora del COESA (Comité Estadual de Sanidad Avícola) de São Paulo, el Memorando es fruto de incontables solicitudes de los avicultores de casi todos los estados.

“Se están produciendo casos de brote de LTI en diferentes estados y sin notificación al Servicio Veterinario Oficial”, alerta Masaio. “La no notificación por parte del productor o su Responsable Técnico, cualquiera que sea el intento de control que se esté practicando sin amparo del SVO, está diseminando el virus de la LTI a otras granjas cercanas, o distantes, comprometiendo gravemente a la sanidad avícola del país “, completa.

Tipos de vacuna
Hoy existen tres tipos de vacunas disponibles contra la Laringotraqueítis Infecciosa: vacunas de virus vivos modificado en embriones de gallina (CEO) y de cultivo en tejido (TCO), las recombinantes y las inactivadas.

Según la literatura específica, las vacunas vivas modificadas pueden inducir a las aves al estado de portadoras de la enfermedad y, por lo tanto, es recomendada para regiones endémicas. Las vacunas atenuadas (TCO y CEO) también son capaces de transmitir el virus a las aves, que a su vez no pueden tener contacto con aves susceptibles.

Las vacunas recombinantes se desarrollan a partir de la inserción de genes de la Laringotraqueitis Infecciosa en un vector viral. Ellas son capaces de inducir una significativa protección, sin los efectos adversos de las vacunas vivas, sin embargo, no tienen capacidad para reducir la replicación viral en la tráquea del ave.

El Memorando de la DSA destaca que la utilización de vacunas vivas contra LTI está prohibida en Brasil. El uso puede ser autorizado por el Departamento solamente para la TCO, “dependiendo de la situación epidemiológica del caso en cuestión y de la atención a los requisitos y procedimientos para autorización y control del uso de estas vacunas”.

Según la profesora Masaio es posible estudiar la hipótesis de entrada de la TCO sin autorización del MAPA. Ella explica que, en este tipo de vacuna, el virus se replica en el organismo del ave vacunada, se elimina al medio ambiente e infecta a las aves no vacunadas.

“Esta infección puede resultar en enfermedad, siempre que el ave infectada sea sometida a condiciones de estrés”, explica Masaio. “Por lo tanto, aves de granjas cercanas a las de vacunación indebida pueden estar expuestas al riesgo de infección”, añade.

Entre los problemas provocados por la Laringotraqueítis Infecciosa están la elevada mortalidad en las fases de recría y producción, la desuniformidad de peso en la recría y la caída de la producción de huevos en la fase de producción.

La enfermedad fue reconocida en todos los continentes, siendo Groenlandia el único país libre. En América del Sur, la enfermedad fue descrita en todos los países, afectando en muchos de ellos, a pollos de engorde y aves de larga vida.

Vacunas Recombinantes
Las industrias farmacéuticas que tienen vacunas recombinantes contra LTI registradas en el MAPA son Ceva y Merck. A partir de la publicación del Memorando del DSA, estas empresas podrán poner a disposición sus vacunas, siempre que cumplan los criterios establecidos por el MAPA.

Merck posee la vacuna que utiliza el vector HVP (virus Herpes de pavo), preservada en Nitrógeno líquido y aplicada en incubadoras (pollitos de 1 día de edad). Ceva ya tiene dos tipos de vacunas recombinantes: una vacuna preparada en el vector HVT y una en el vector Pox/viruela aviar, liofilizada y aplicada en la Granja (en la fase de cría o recría).

Cada industria farmacéutica tiene el gen debidamente seleccionado en cuanto a la eficacia y son, por lo tanto, confiables no sólo para fines de prevención, sino también en la fase inicial del programa de control”, subraya Masaio, que es Profesora Titular Emérita de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la USP.

Planificación de la vacunación
La profesora Masaio Mizuno Ishizuka subraya la importancia de planificar la vacunación. Uno de los puntos levantados por ella es la no recomendación del uso de vacunas recombinantes contra dos enfermedades diferentes, que sean preparadas con el mismo vector.

“Es posible vacunar una misma ave contra LTI en la incubadora (Vector HVT) y en la granja (vector Pox) por tratarse de vectores diferentes de potenciación de la inmunidad”, subraya Masaio. “Por eso es importante que los COESA’s evalúen la posibilidad de delinear un esquema de vacunación para el programa de prevención”, completa.

También, destaca la importancia de los cuidados con la utilización de vacuna viva atenuada (TCO) durante la fase de control del foco o brote. La experta explica que este tipo de vacuna “presenta capacidad de reversión de patogenicidad (capacidad que un microorganismo presenta en causar enfermedad) y virulencia imponderablemente diferente del virus salvaje (TIZARD, I.R. Veterinary Immunology, 9th Ed.).
Fuente: AviNews