Lunes, 22 de abril de 2019

ABRIL de 2019
Volumen XXXVI 
N° 372
ISSN 1852-317X

Archivo

febrero 2019

Peste porcina africana: medidas de bioseguridad en México.

La Peste Porcina Africana es una enfermedad altamente contagiosa que afecta a los cerdos domésticos.

La frontera sur de México, no sólo es vulnerable a movimientos migratorios de personas, sino también a enfermedades que afectan la actividad ganadera y la comercialización de productos de origen animal.

Muestra de ello es la constante amenaza que representa para el sector de la porcícola en Chiapas, enfermedades como la Aujeszky y la Fiebre Porcina Clásica, en donde la entidad, al igual que  en el resto del país preserva el estatus libre de estos patógenos.

Actualmente se llevan a cabo acciones  encaminadas a evitar la entrada de la Peste Porcina Africana (PPA) al país desde ambas fronteras.

Una de ellas, consiste en la aplicación  de acciones preventivas en los puntos de entrada al país, tanto en embarques comerciales y como transportes turísticos. Además de la utilización de tapetes sanitarios y la  realización de inspecciones con el apoyo de perros adiestrados para detectar productos agroalimentarios y entre otras acciones, los oficiales del Senasica sellan las cocinas e incineran los residuos de comida de barcos y aviones.

Adicionalmente, en coordinación con la Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos (Amvec) se trabaja un nuevo manual de bioseguridad para las granjas porcinas, que se incluirá en las Buenas Prácticas de Producción Pecuaria, detallaron las autoridades federales de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

La Peste Porcina Africana (PPA), ya afecta a diversos países de Europa y amenaza con extenderse a otros continentes.

La Peste Porcina Africana es una enfermedad vírica hemorrágica, altamente contagiosa, que afecta a los cerdos domésticos y a los jabalíes y no se transmite a los humanos por lo que no es una amenaza para la salud de la población, según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

En el estado existen más de 40 granjas tecnificadas y que sumadas con las granjas de traspatio que hay en el estado permiten al mes producir unos 40 mil cerdos.

En el estado se cuenta con más de 23 mil vientres para reproducción, sin embargo con las inversiones que se han venido dando por parte del sector privado desde hace dos años, se pretende incrementar el inventario hasta un 55 por ciento.

Gran parte de la carne que se produce en Chiapas, se comercializa al mercado local, una pequeña parte sale para otras entidades del país.

Para el Sistema Producto Porcino de Chiapas, el control sanitario es vital para la industria en el estado, no sólo para proteger el inventario local ante este tipo de enfermedades, sino además para buscar ampliar nichos de mercados tanto a nivel nacional e internacional.

De los los 22 estados productores porcícolas, Chiapas se encuentran entre los 10 primeros, lo que le ha permitido reducir su dependencia hacia otros estados para cubrir la demanda de carne de cerdo, como es el caso de Yucatán.

Uno de los problemas que aqueja aún el estado, es la falta de infraestructura certificado para la matanza de animales, pues hoy en día existe aún la práctica del sacrificio de animales en lugares clandestinos.

Fuente: cuartopoder.max