Domingo, 18 de agosto de 2019

AGOSTO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 376
ISSN 1852-317X

Archivo

marzo 2019

Causas y prevención de abortos en vacas.

El aborto se define como la terminación anticipada de la preñez con la expulsión del feto de tamaño reconocible, antes de que sea viable, durante un período que va a partir de los 42 hasta los 260 días.

El Med. Vet. Carlos E. Villa indicó en uno de sus trabajos, que la pérdida antes de los 42 días se define como muerte embrionaria. Los abortos pueden ser causados por procesos Infecciosos o No Infecciosos.

Por ejemplo el aborto infeccioso, es el resultado de la infección de la hembra que llega al feto por la circulación materna. Los agentes infecciosos causantes de abortos son los siguientes:

  • Virus: IBR, DVB, Aftosa.
  • Bacterias: brucelas, campylobacter, leptospira, listeria, clamidia, corynebacterium, Haemophilus somnus, salmonelas, micoplasmas.
  • Parásitos:tricomonas, neospora, anaplasma
  • Hongos:Aspergillus spp, Mucor spp, Rhizopus spp.

Por otro lado, los agentes no infecciosos que han sido incriminados como causas de abortos carecen de pruebas específicas.

Según el especialista, probablemente la mayoría de los agentes no infecciosos que afectan al feto lo hacen cruzando placenta materna y entrando al feto o en la placenta o en ambas, produciendo muerte fetal y/o anormalidades de severidad variable; como consecuencia de la muerte del feto se produce su expulsión como estímulo a un cuerpo extraño.

Dentro de los agentes no infecciosos más comunes se encuentran los nitratosdosis altas de estrógenoscorticoides y prostaglandinas, deficiencia de vitamina A o yodoanomalías fetales, gemelos, alergias, anafilaxia, exploración ginecológica y rectal realizados con poca práctica por persona no idónea en el tema.

En cuanto a las infecciosas de origen bacteriano la más común y frecuente es la brucelosis, causada por el patógeno Brucela abortus, la causante de abortos en el segundo tercio de la gestación, generalmente en el séptimo mes.

¿Cómo prevenir los abortos?
Profesionales del INTA destacan la importancia de la aplicación de un correcto calendario sanitario y de planes de manejo.

Asimismo, es fundamental la vacunación de las hembras contra brucelosis, leptospirosis y enfermedades virales como métodos preventivos de aparición de brotes.

Para prevenir campylobacteriosis y trichomaniasis (o tricomoniasis), es recomendable realizar un diagnóstico en toros, ya que estos son la principal fuente de difusión de estas enfermedades venéreas. Recomiendan al menos dos raspados anuales a todos los toros del establecimiento, descartando a los positivos.

Fuente: Infocampo.