Martes, 21 de mayo de 2019

MAYO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 373
ISSN 1852-317X

Archivo

marzo 2019

El Pollo del Futuro: ¿Qué debemos esperar? ¿Qué va a pasar?

Resultado de un trabajo intenso y constante de más de 90 años en selección genética, el pollo de hoy es un producto totalmente adaptado a las necesidades globales del mercado. Es una de las más eficientes fuentes de proteína de alta calidad, dada su eficiencia alimenticia, tasa de crecimiento diaria y rendimiento de la canal en el matadero.

En cuanto a eficiencia alimenticia, medida a través del índice de conversión alimenticia, las Casas Genéticas aseguran una ganancia genética anual de al menos 2 a 3 puntos. Esta significa que, por año, cada pollo consume 20 a 30 gramos menos de alimento balanceado para producir 1 kilo de carne. Actualmente estamos lejos de la famosa marca de los 2 por 1, es decir, 2 kilos de alimento balanceado para producir 1 kilo de carne de pollo. Hoy nuestras tasas de conversión alimenticia están en alrededor de 1,5 a 1,8 kilos de alimento balanceado para producir 1 kilo de pollo.

La tasa de crecimiento diario, medida por el índice llamado GDP (ganancia diaria de peso) aumenta, cada año, de 45 a 50 gramos por pollo a la misma edad. Explicando con claridad, sería lo mismo que decir que cada año reducimos 1 día la edad de sacrificio, o sea, se sacrifica el pollo con el mismo peso del año anterior, pero con 1 día menos.

Índice de rendimiento de la canal, significa calcular el porcentaje de carne de primera calidad comercializable al final del sacrificio en relación al peso de llegada del pollo al matadero, es decir, sin sangre, plumas y vísceras.

También notamos una evolución genética de 0,3% a 0,4% por año en el porcentaje de rendimiento del matadero. Para tener una idea de cuánto representaría, esta “pequeña” mejora de 0,4% en rendimiento por año, si se calcula en un matadero promedio en Brasil, con un sacrificio de 140.000 aves por día, ésta sería una cantidad extra de carne comercializable de 30 toneladas al mes.

 Importante llamado de atención, es que todos estos tres elementos de selección genética mencionados arriba, los cuales podemos asumir que, económicamente son los principales, y que forman parte de una gama de más de 50 ítems de selección para el pollo del futuro, traen ganancias reales y anuales para el mercado.

Es decir, estas mejoras en conversión alimenticia, ganancia de peso y rendimiento de matadero, son ganancias reales y directas que se obtienen con las mismas condiciones y costos del pollo del año anterior

Podemos asumir en líneas generales que las Casas Genéticas transfieren de 5% a 5,5% de ganancias en costos dentro de toda la cadena, cada año, a través de la evolución genética de sus aves.

Pensando en la sostenibilidad del planeta, podemos ver que la avicultura de carne de pollo está totalmente insertada en este proceso, porque el mundo siempre peleará por tierra, agua y alimento.

Si nuestro pollo trae todos los años, una ganancia en mejora genética en conversión alimenticia, podemos esperar que este pollo vaya a comer menos, y si come menos, va a tomar menos agua, y si come y bebe menos, va a producir menos residuo “el estiércol”.

Por Jairo Arenázio (Fuente: Charles et al., Science 327, 2010).

Fuente: avicultura.info