Lunes, 25 de marzo de 2019

MARZO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 371
ISSN 1852-317X

Archivo

marzo 2019

Infección fúngica en gatos por Sporothrix brasiliensis.

Por Alfonso Neira de Urbina.
Los gatos están propagando una infección fúngica muy molesta entre la población brasileña. Se trata del hongo Sporothrix brasiliensis, que está infectando rápidamente a los gatos, los que a su vez pueden contagiar a los humanos. La alarma ha llegado a los Centros para el Control y la Prevención (CDC) de los Estados Unidos, desde los que están pendientes de la propagación de la enfermedad, que ya ha traspasado las fronteras, llegando a países vecinos de América del Sur.

Los veterinarios están en mayor riesgo de contraer la enfermedad que el resto de la población debido al contacto que tienen con los gatos y la labor que realizan, como han señalado desde la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA).

La esporotricosis que genera el Sporothrix brasilensis no es nueva en Brasil pero se está convirtiendo en un serio problema en grandes ciudades como Rio de Janeiro donde los veterinarios están registrando cada vez más casos. “Estamos viendo decenas de miles de casos, en una escala diferente a la que hemos registrado en el Sporothrix clásico”, apunta Brendan Jackson, oficial médico de la Rama de Enfermedades Micóticas de los CDC, en declaraciones recogidas por AVMA.

Y es que este hongo es más peligroso que otros que están extendidos por el mundo, también de la familia Sporothrix, ya que el S. brasiliensis puede causar una enfermedad más grave que se caracteriza por infecciones de la piel que a su vez puede propagarse por los ganglios linfáticos. En el caso de infectar a personas inmunodeprimidas, la enfermedad causa lesiones en todo el cuerpo. De cualquier forma, los expertos advierten que las infecciones diseminadas más graves pueden ser fatales sin un tratamiento antifúngico.

En cuanto a la transmisión de la enfermedad, los gatos recogen las esporas de los hongos con las almohadillas de sus patas y contagian a otros felinos mediante arañazos y mordiscos, lo cual provoca lesiones que se suelen localizar en la cara, motivo por el que los brasileños han bautizado a esta infección como ‘nariz de payaso’.

La infección, que puede extenderse por todo el cuerpo, puede provocar la muerte de los gatos y su tratamiento tiende a ser largo. Con todo, los veterinarios son el colectivo con mayor exposición y, por tanto, los que mayor probabilidad tienen de contagiarse mediante las mordeduras y los arañazos que les producen los gatos. De hecho, informan de que los veterinarios brasileños han llegado a desarrollar infecciones en los ojos durante este tipo de exámenes clínicos.

Finalmente, Jackson indica que este hongo parece provenir de un reservorio ambiental en el extremo sur de Brasil y que las diversas cepas son parientes cercanos, además de aconsejar que los veterinarios estén atentos a esta enfermedad. Por ello, recomienda que si los profesionales tienen problemas con las pruebas de diagnóstico, que se pongan en contacto con los CDC a través de la dirección pathology@cdc.gov.

Fuente animalshealth.es