Lunes, 25 de marzo de 2019

MARZO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 371
ISSN 1852-317X

Archivo

marzo 2019

Proteger la fauna silvestre puede salvar nuestra vida.

La protección del ambiente y la conservación de los recursos naturales es una tarea que no solo involucra al Estado, sino también, a los ciudadanos.

Por Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez**

Como ciudadanos podemos emprender iniciativas orientadas a la conservación de ecosistemas, paisajes, especies forestales o especies de la fauna silvestre que puedan encontrarse en amenaza o en un estado vulnerable.
Aunque los seres humanos seamos el mayor peligro para la vida silvestre, también somos su única esperanza. En todo el mundo, tanto individuos y pequeños grupos como grandes organizaciones, corporaciones y algunos gobiernos están haciendo su parte para garantizar un futuro más seguro para nuestra vida silvestre; y para nosotros.

La sangre extraída de un tiburón proporciona las proteínas inmunes conocidas como pequeños anticuerpos – foto Matt Roth.

Pensemos que en este vehículo llamado Tierra no solamente viajan los seres humanos sino todo tipo de organismos, entre ellos los animales. Por desconocimiento han sido depredadas muchas especies, por eso es importante detenernos a pensar que todo lo que existe en este mundo es una cadena en evolución.

Las plantas, los animales, las personas y el medioambiente, juntos constituyen una comunidad biológica —un ecosistema— en el cual cada una de las partes depende de la otra para su supervivencia. Cuando una parte de la comunidad se desequilibra o se elimina, todo el sistema sufre.

La conservación de la biodiversidad y los ecosistemas nos brindan servicios esenciales para el bienestar humano. Nos otorga oxígeno, alimento, vestimenta y salud.

Los tiburones, llamas y otros animales producen mini-anticuerpos fundamentales
Estudiar la biología de animales salvajes no es mera curiosidad. Algunos de estos conocimientos pueden resultar en grandes avances científicos.

Los anticuerpos son proteínas de la sangre que son parte de nuestro sistema de defensa. Reconocen y se unen específicamente a compuestos extraños a nuestro organismo, denominados antígenos, bloqueándolos e inactivándolos.

Los mini-anticuerpos, o derivados de estos (los nano-anticuerpos), tienen muchas ventajas y se están utilizando en aplicaciones fascinantes en biomedicina y biotecnología. Se están empleando, por ejemplo, para diagnosticar y tratar varias enfermedades como el Alzheimer y diversos tipos de cáncer, o para desarrollar biosensores.

Por ejemplo, se acaba de publicar un estudio muy interesante sobre una nueva estrategia para combatir la gripe estacional: el diseño de una nueva vacuna universal contra la gripe, basado en este tipo de mini-anticuerpos. Como sabes, la gripe es un virus con una altísima variabilidad, por lo que es necesario desarrollar nuevas vacunas cada temporada.

Lo que han hecho los investigadores como Helen Dooley, un inmunólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (UMD) en Baltimore, ha estado recurriendo a la sangre de tiburón durante algunos años para lograr inmunizar a estos tiburones con varios tipos del virus de la gripe y aislar de su sangre estos mini-anticuerpos demostrando que algunos de estos mini-anticuerpos son capaces de neutralizar varios tipos de virus de la gripe a la vez.

Otros investigadores han demostrado que algunos de estos nuevos mini-anticuerpos obtenidos a partir de llamas (Lama glama), camélido sudamericano que habita la Puna o el Altiplano de los Andes de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú,  podrían emplearse como medida preventiva, como una vacuna universal frente a la mayoría de cepas de gripe circulantes, especialmente para proteger grupos de riesgo como personas mayores de 65 años e inmunocomprometidos.

Las llamas, junto con los tiburones y los camellos, además de otras especies, pronto podrán ayudar a los pacientes con raras enfermedades como la púrpura trombocitopénica trombótica, en la que muchos coágulos de sangre pueden desencadenar accidentes cerebrovasculares, fallo orgánico o muerte.

Al menos otros siete pequeños tratamientos derivados de anticuerpos han alcanzado ensayos clínicos, dirigidos a enfermedades como la artritis reumatoide, la psoriasis, el lupus y también para aliviar la fibrosis pulmonar, una rigidez de los órganos causada por la acumulación de tejido cicatricial.The Ghent, Belgium–based company Ablynx, a spinoff from the original group that discovered the unorthodox antibodies, has already completed a phase III effectiveness trial of one such protein, caplacizumab, for the rare disease acquired thrombotic thrombocytopenic purpura, in which many blood clots can trigger strokes, organ failure, or death.

Esto demuestra una vez más que estudiar la biología de distintas especies animales  silvestres  no es una mera curiosidad científica y que la ciencia que puede parecer más básica, puede tener aplicaciones sorprendentes.

Conclusión
Somos animales, y nuestra supervivencia como especie depende de muchas otras. Los animales son también seres sintientes, con capacidad de sufrimiento, y con sorprendentes grados de inteligencia y empatía. Sin embargo, muchos humanos siguen prefiriendo ignorar esto.

La única forma de seguir evolucionando y ser mejores como personas es respetando la naturaleza y sus leyes. No podemos modificarla a nuestro antojo.

Ningún acto de conservación es demasiado pequeño. Combate los peligros a los que se enfrentan los animales de la Tierra. No seas parte del problema. Sé la solución: Respeta y protege la vida silvestre de la Tierra por el bienestar de ellos y de la humanidad.

* Presidente / ** Vicepresidente
  Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN)
  Expertos Comisiones Mundial de Áreas Protegidas (WCPA) y,   Comunicación y Educación (CEC)
  Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)