Martes, 23 de julio de 2019

JULIO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 375
ISSN 1852-317X

Archivo

abril 2019

Dos problemas podales enzoóticos en hacienda lechera: pododermatitis infecciosas y putrefacción de los talones.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVI – Nº 372 – Abril 2019.
Nisnovich Boero, A.

Resumen
En ciertos rodeos y épocas, húmedas sobretodo, dos problemas podales, -se suelen hacer enzoóticos-, y la morbilidad, con la gravedad que adquieren si no son tratados en forma rápida, ocasionan pérdida de estado, producción y actividad reproductiva, -los ovarios son uno de los primeros y más afectados; debiendo ser vendidas como conservas, cuando no mueren por la gran infección, inflamación e inanición. Aquí dejamos para los especialistas en el tema la división de las noxas,  por ubicación, lesión, etc. Nuestra misión es curar sobretodo, y es muy posible que hayamos  tratado casos de diferente denominación, aunque a campo a todas las lesiones podales se las llame Pietín, y por sobre todo lo que se valora es el resultado de las intervenciones. Remito a la Bibliografía para quienes busquen esas diferencias, a veces claras y notables, mientras que a veces se asocian unas con otras, según el tiempo de intervención.
Con antibióticos (1) en altas dosis, y baños de inmersión o spray (2) suelen ser prevenidas y/o contenidas, pero lo correcto  es tratar la lesión local, porque  tanto las pododermatitis infecciosas, y aún  más la  podredumbres de talones, la infección se va trasmitiendo y toma mayor virulencia. En una época hemos probado con buen resultado autovacunas para la podredumbre de talones, luego que la Vacuna francesa Ristellan dejara de conseguirse. Amputación en un dedo tomado, como última solución para una pododermatitis sin cura.  De los 734 casos que tenemos registrados 710 se recuperaron (95%), para esperarlas y venderlas en buen estado, pero la gran mayoría= 75 % volvió al tambo, donde hizo entre una y tres lactancias más.
(1)Tartraro de Tilosina en altas dosis IM es uno de nuestros preferidos, durante 5 días continuos.  (2) Podocur antipietín en pediluvios, spray, ó alfombras de Hypred, usadas en pediluvios a la salida del tambo muy buen resultado en Podredumbre de talones.
Palabras clave: Pododermatitis infeccionsas, putrefacción de los talones, pediluvios, y antibióticos de alta difusión, amputación.

Two enzootic podiatric problems in dairy cattle: infectious pododermatitis and heel putrefaction.
Summary
In some dairy roundups, two podiatric problems have spread, seriously affecting their performance, production and reproduction, being the third discarding cause.
In some periods –very humid- they become enzootic, affecting a large part of the roundup. The impact they have together with the seriousness they acquire, if not treated fast, animals lose condition, production and reproduction activity. –the ovaries are one of the fist and most affected, having to sell them as preserved, when they do not die because of the infection, swelling or starvation.
With a high dose of antibiotics (1), and baths or spray (2) they should be restrained , but it is ideal to treat the local injury, because if not, in the case of a putrefaction of heels especially, the infection is transmitted and it becomes more fierce. Amputation of an infected toe is the last option. The variety of hoof diseases is large, despite here are all called “Pietin”, we have treated two that present enzootic characteristics: Infectious pododermatitis. And heel putrefaction.
Keywords: Infectious pododermatitis, putrefaction of heels, pediluvy bath and antibiotics on high diffusion, amputation.
* Veterinario actividad privada. Ex Docente de la U.N. La Plata.Licenciado en Clínica y Reproducción Bovina por la RPN Bremen- Hannover (BRD) Deutschland. anisnovich@gmail.cm

Introducción
Trataremos aquí las dos podales que hemos visto difundirse en forma enzoótica : el curso de la inflamación se adapta a las especiales relaciones que tiene el corion con las pezuñas. Recordar que el corion es un fino tejido que tiene la doble función de ser un amortiguador y a la vez generador del tejido córneo, por tanto es importante en composición y crecimiento de dicho estuche. La rápida atención de las vacas con cojeras es esencial. El corion se inicia a la altura de la mitad del hueso de la corona ó 2da falange, para la íntima fijación de la cápsula córnea y la formación de las células epidérmicas cornificadas, y, con un amplio sistema de vasos sanguíneos que le dan ese color rosa rojizo. La capa subcutánea se retrae en la zona del estuche córneo y se agranda en la zona de los talones donde reúne las condiciones apropiadas para la formación y expansión de procesos inflamatorios.

Para el caso de las Pododermatitis infecciosas, debemos   aclarar que no sólo en vacas en ordeño aparece ya que hemos visto aparecer en lotes de novillos en engorde, sobre pastoreos, animales que comienzan a renguear con una notable inflamación de la corona, y que al ser tratados con antibióticos tipo penicilina estrepto 5 millones, mejoran, no habiendo  en la mayoría de los casos, puerta de entrada visible.

Materiales y método
Para trabajar en la revisación y tratamiento local,  lo hacemos tranquilizando las vacas de 500 kg con Acepromacina (3): 1,5 ml en vena coxígea o semejante cantidad de xilacina, (4) si bien esta  otorga mayor relajación y menor dolor, no debemos usarla en vacas preñadas por el posible aborto o por la posible caída del animal. Durante muchísimos años trabajamos con el animal en el suelo correctamente sujetado con sogas o cuerdas que lo inmovilizaban.
(3) Maleato de acepromacina al 10 %, (4) cloridrato de xilaxina al 2% (5) cloridrato de lidocaina al 2%.
Como a veces teníamos que hacer muchos animales el mismo día, apenas conocimos un brete para desvasar, procedimos a adquirirlo o hacerlo adquirir en donde hubiera muchos casos de la enfermedad podal, ya que  es de gran ayuda, porque se trabaja en posición más cómoda y segura, y se revisa mejor todas las pezuñas. Hay otros más sofisticados y complejos, que dejan al animal en la posición decúbito deseada, pero por razones económicas no están tan difundidos en el país.

Anestesias y Tratamientos
Una vez bien sujetada en el potro, se procede a lavar con cepillo, agua, detergente y desinfectante toda la zona a trabajar. Mientras el efecto del tranquilizante va actuando, procedemos a colocar una ligadura con tubo de Esmarch a la altura del hueso de la caña  (siempre llevamos un pedazo de goma que se corta al efecto) y. se procede a anestesiar a través de la vena metatarsiana/carpiana, o en los nervios digitales, muy superficiales a la altura del menudillo. El animal en lo posible debe asegurarse en el potro con las dos cinchas de cuero que se colocan debajo, como posible sostén.

Comenzamos buscando el lugar exacto por donde se ha producido la lesión en base a la inspección manual, de toda la pezuña, y luego de ubicado o no exactamente dicho espacio, se comienza a rebajar el tejido corneo que lo recubre con la pinza de desvasar, gubia, hoja con maza, etc.

La idea es eliminar los tejidos afectados, sacando el material necrótico, tratando de no lesionar los que se mantienen en buen estado.

Material quirúrgico básico
Pinza de desvasar, alicate, cuchillo, gubias, curetas, sondas, etc., (se puede trabajar con amoladora portátil, para rebajar el tejido córneo pero no ha sido nuestra costumbre) procediendo a limpiar y desinfectar la zona plantar del miembro afectado que se revisa bien palpando y  apretando en toda su superficie, por la posibilidad de encontrar una depresión o hueco donde pudiera salir material anormal: pus, líquido seroso, sero-sanguinolento, etc, encontrando  la puerta de entrada o mejor de salida, de una lesión en el tejido más profundo o alto, lo que nos indica descubrir la cavidad, dilatando y desbridando el recorrido de una lesión que tiene su origen en la zona del corion, la que debemos agrandar sacando el tejido podofiloso en la pared o podovelloso en la palma con pinza de desvase y gubia;  a fin de poder llegar con una pinza y algodón succionando el material necrótico, de modo que se fistulice en forma de embudo hacia abajo, y dejando una pequeña torunda de algodón embebido en productos al efecto (6), (7), (8), (6) revulsivo caústico a base de ácido clorhídrico, azul de metileno, (7) oxitetraciclina con ácido débil, (8)Podocur Antipietín, a base de glutaraldehído, cloruro de bensalconio, y excipientes  no aclarados por Hypred (firma radicada en Córdoba). Gran resultado en pediluvios semanales.

Productos revulsivos e irritantes hay muchos, los mencionados antes son sólo algunos, y el efecto buscado es siempre el mismo: quemar el material necrótico y favorecer la formación de nuevo tejido córneo, a partir de tejido sano; el tejido muerto y los alrededores deben llegar a perder la sensibilidad, de modo que no duelan, es un efecto semejante al que se realiza en odontología cuando se elimina el nervio que produce dolor. Los productos también usados son el sulfato de cobre, la solución de tintura de iodo, de tetraciclinas, etc. No aconsejo el uso de un buen producto como es el formol por el posible efecto cancerígeno, cuando se deja en pediluvios por varios días.
El problema infeccioso de difusión masiva , sobre todo en épocas de humedad en los suelos, es la Podredumbre de los talones
Los animales comienzan apoyando sólo la parte anterior de la pezuña. En el potro cuando levantamos el miembro afectado encontramos heridas profundas en los talones, que se suelen hacer flemonosas, debiendo sacar todo el material necrótico, defendiendo el sano,  que es el verdadero amortiguador, y que incluso puede ir tomando toda la palma o extenderse hacia arriba. Lo sufren también las vaquillonas, y hasta los animales menores, y no hay otra alternativa que evitar las zonas húmedas, e ir curando en el potro, sacando todo el tejido afectado, que no debe dejarse por que la lesión progresa en el ancho de la pezuña,  y en alto (he visto casos que superan la media caña) y son muy desgarrantes, invasivos y necrosante (siendo el  Spherophorus necrophorus uno de los principales, juntos con otros gérmenes Bacteroides oportunistas, distribuyéndose en base a la humedad, contaminando todos los alrededores, incluso corrales de vaquillas, en las que se puede improvisar un pediluvio (bebedero chico)  en el brete de revisación, pasándola varias veces por el mismo.

Tratamientos
Dejamos la herida o  hueco, con algodón embebido en los productos irritantes antes mencionados, hacemos un buen recubrimiento  con una  Venda tipo Cambric de 7 cm, a la que cubrimos con  material de tela y/o algodón que acolche y proteja  por 3 a 7 días, y por último cocemos con tela de campo (usamos mucho las arpilleras o plastilleras ahora) cortadas y cocidas,  tipo bolsa de tabaco en la parte superior y doblándola con lo que sobra como un paquete,  de modo que sostenga, y  con hilo de rollos (gran resistencia) en la parte superior y posterior la cocemos ,  dándole firmeza  y protección por unos días a la zona intervenida, que debe ser vuelta a abrir, desinfectada y curada en ese tiempo. A veces dependiendo de la lesión y momento de intervención a los 15-20 días puede tenerse el animal caminando, sin dolencias. Esta enfermedad se la suele llamar Mortellaro, pero otros especialistas la diferencian. Lo cierto es que se trata de una epidermitis muy dolorosa; lo común es la aparición de una roncha tirando a circular, que crece como tejido granulomatoso invasivo, pareciendo grosellas que se multiplican en la zona afectada.

En el caso de la podredumbre de talones, el tratamiento semejante al anterior descripto en pododermatitis,  pero hay productos cuando se toma el brote en un comienzo,  en base ácidos débiles y terramicina (7) que se colocan con una torunda de algodón o en envases que lo distribuyen en aerosol, al paso del tambo donde se lava y desinfecta, la zona afectada (lo ideal es primero recortar todo el tejido muerto). Tiene la característica de ser muy contagiosa, según los establecimientos (supera el 50 % del rodeo a veces) favorecida por la humedad (barro) de los suelos de los caminos de acceso al ordeño, siendo los animales de primer parto las más atacadas.

Amputación de dedo
Una solución que hemos encontrado a través de los años, para salvar vacas que en muchísimos casos, han tenido 2 y hasta 3 lactancias normales más, ha sido, en casos casi abandonados, en los que el animal presenta un dedo con una pododermatitis mal curada o una infección-inflamación muy severa por el dolor y la posición casi permanente en el suelo sin comer, es proceder a la amputación del dedo = cuando es uno sólo el afectado= 98 % de los casos, utilizando una fina sierra de acero inoxidable de Lies que se pasa por el lugar donde el dedo ya no tiene cura (es un corte en pico de flauta)  y se saca ese tejido que deja al descubierto el dedo sano, sin suturar la piel que queda rodeando la herida que se procede a curar en la misma forma que en los casos de pododermatitis, haciéndose necesario repetir 3 ó 4 veces hasta que la herida ha cicatrizado y el dolor erradicado, volviendo el mismo a comer, y aun pudiendo preñarse, mientras que de dejarse en ese estado lo más común es que mueran o se regale en una feria como una vaca “mala conserva”, de llegar a poder cargarse, hecho que no ocurre siempre.

Gran inflamación por la  pododermatitis.

Lugar del nervio metatarsiano que se infiltra con lidocaína.

El corte de la sierra.

El dedo apuntado con todo el pus y el tejido conectivo que se formó alrededor del hueso, ligamentos y articulación.

La protección con la bolsa cocida arriba y alrededor.

El vendaje.

La vaca caminando hacia el galpón: antes no pisaba.

Resultados
Los tratamientos registrados en 734 casos han sido altamente positivos en 710 animales (más del 95 %) ya sea en casos de podredumbre de talones como en pododermatitis, en este último caso por la difusión y sobre todo por la demora en actuar, hemos tenido que hacer 37 amputaciones de dedo, donde todos los casos fueron curados, salvo un animal muy afectado que murió ya al comienzo del tratamiento.

Conclusiones
1) El tratamiento de estas lesiones podales generalmente se nos presentan en  revisaciones reproductivas, en establecimientos donde no se actúa, por la cantidad de casos o falta de interés en la metodología, mientras los animales muy atacados agonizan o son malvendidos.

2) La técnica es artesanal, pero puede prepararse personal para que continúe haciéndola, si son informados y formados bajo tutela profesional.

3) Creo que la mayoría de las veces se evita ofrecer este trabajo, por el presunto esfuerzo físico,  como si fuera para personal del establecimiento, y lo único que requiere es voluntad y dedicación, ganas de salvar animales, trabajando con potros que facilitan la tarea

4) Es una verdadera pena que se pierdan o malvendan animales, que muchas veces vuelven al tambo y/o se preñan, o se venden como vacas normales. Es para los profesionales  rurales fuente de trabajo a  atender

5) Para el propietario, el cálculo previo de perder o que se lesionen varios animales debe ser evaluado, pero sobre todo el factor humanitario debe privar también en especies que dan tanto beneficio y satisfacción a los seres humanos. Una alternativa que hemos impuesto en muchos tambos ha sido el uso del paso por pediluvios permanente o cuando aparece algún caso. Ya hemos dicho que hay marcas como el Podocur, que a nosotros nos ha dado muchas satisfacciones, pero  incluso “fórmulas caseras” pueden serlo por la aparente economía en su uso.

6) Hay suficiente bibliografía detallada, práctica y concreta en colegas profesionales, profesores que han hecho gran experiencia de campo y docencia, como para acercarse a ella, recomendando su seguimiento. Nuestro trabajo ha sido fruto de la experiencia de muchos años y humildes hallazgos fruto del trabajo, sobre todo del entusiasmo por salvar situaciones que de otra forma no lo hubieran sido. No había por aquellas  épocas del 70/80, suficiente material, ni casos comentados y  publicados.

Bibliografía

1) Dietz, O; Gängel H., Horsch, F (1970) Pyogene Wundinfektions- Krankheiten des Rihndes aus bakteriologischen und therapeutikes Sicht. Mh. Vet. Med, 25, 748.
2) Garnero, O y Perusia O. Manual de Anestesias y cirugías en bovinos. Centro editor del Centro de Estudiantes. Fac. de Ciencias Veterinarias de Esperanza. UNL. 2001.
3) Günther Manfred. Klauenkrankheiten. Ed.  VEB Gustav Fischer Verlag. Jena. DDR.1974.
4) Nisnovich Alejandro, Reproducción de bovinos lecheros. 1era Edición. Fondo Editor Dr. Edgardo S. Allignani. Capítulo: Ensayo sobre la Reproducción de bovinos lecheros (relación con Podales). 2012.
5) Perusia O. Patologías podales del bovino. Rev. Inv. Vet. Perú. 2001.12(2) 65-77.
6) Perusia O. Tratamiento quirúrgico de las patologías podales del bovino. Sitio Argentino de Producción Animal. 2014.
7) Pires A. Úlcera podal del pie bovino. Rev. Med. Vet 41, 9. (1960)
8) Rutter B.: Las afecciones podales y su repercusión en la fertilidad del Rodeo Lechero. 2das. Jornadas de Reproducción bovina. V. María. Córdoba 6/1998.