Martes, 17 de septiembre de 2019

SEPTIEMBRE de 2019
Volumen XXXVI 
N° 377
ISSN 1852-317X

Archivo

abril 2019

Relevancia clínica de la prevalencia de cristaluria en felinos.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVI – Nº 372 – Abril 2019.
Vesco, Cecilia1; Nosach, Nancy1; Regonat, Mariela1.

Resumen
La presencia de cristales microscópicos en la orina se denomina cristaluria. Si bien su presencia no necesariamente es patológica puede convertirse en un factor predisponente, primario o perpetuante de otras enfermedades de las vías urinarias. Es menester por esta razón, conocer la prevalencia de cristaluria en pacientes felinos considerando la raza, el sexo y el tipo de cristal más frecuentemente hallado a fin de poder inferir la existencia concomitante de litiasis u otras enfermedades del tracto urinario así como implementar medidas profilácticas y/o terapéuticas apropiadas y acordes a cada caso en particular.
Palabras clave: cristaluria, cistitis idiopática felina, fosfato amonio magnesio, oxalato de calcio.

Clinical relevance of the prevalence of crystaluria in felines attended at the School hospital of the Faculty of Veterinary Sciences of the UBA.
Summary
The presence of microscopic crystals in the urine is called crystalluria. Although its presence is not necessarily pathological, it can become a predisposing, primary or perpetuating factor of other diseases of the urinary tract. It is necessary for this reason, to know the prevalence of crystalluria in feline patients considering the race, sex and type of crystal most frequently found in order to infer the concomitant existence of lithiasis or other diseases of the urinary tract as well as implement prophylactic and / or appropriate treatment according to each case in particular.
Key words: Crystaluria, feline idiopathic cystitis, magnesium ammonium phosphate, calcium oxalate1 Cátedra de Patología Clínica y Enfermedades Médicas. Facultad de Ciencias Veterinarias. Universidad de Buenos Aires.
cecivesco@yahoo.com.ar

Introducción
Se denomina FLUDT al conjunto de enfermedades de las vías urinarias bajas de los felinos que pueden ser producidas por un variado número de causas entre las que se incluyen las infecciones bacterianas y parasitarias, neoplasias, litiasis, idiopáticas y traumáticas entre otras (Defauw, 2011). Se clasifica a su vez, en obstructivo o no obstructivo, según haya evidencia o no de la presencia concomitante de tapones (compuestos por una combinación de proteínas, células y cristales) y/o urolitosque obliteren la luz uretral. (Bovens, 2011).

La cistitis idiopática felina (CIF), también conocida con el nombre de FLUDT idiopático, es la patología de las vías urinarias bajas más prevalente en los felinos con cuadros de FLUDT a cuyo diagnóstico se arriba a partir de la exclusión del resto de etiologías probables de inducir enfermedad a ese nivel (Ettinger y Feldman, 2006). A pesar que no se conoce con exactitud la etiología de esta patología, diversos trabajos de investigación han identificado alteraciones en tres niveles distintos que podrían aclarar la fisiopatología de esta enfermedad (Forrester y Towell, 2015). Estas alteraciones incluirían, la sobreactivación del sistema simpático con la liberación de mediadores inflamatorios, desequilibrios en el eje hipotálamo hipófiso adrenal con una menor liberación de glucocorticoides frente a situaciones de stress y una disminución en la concentración de glucosaminoglicanos a nivel vesical (Defauw, 2014).

Si bien la presencia de cristales a nivel vesical no es considerada una causa per se de CIF o FLUDT, su presencia puede constituir un factor complicante o perpetuante de las mismas no solo por la irritación local de la mucosa vesical expuesta sino por la posibilidad de obstruir la uretra al conglomerarse y formar tapones uretrales o urolitos principalmente en felinos machos (Lund y Eggertsdóttir, 2018).

El objetivo de este trabajo es analizar la prevalencia y tipo de cristaluria en la especie felina de pacientes del Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires sometidos a urianálisis de rutina con la finalidad de evaluar su relevancia clínica en enfermedades de las vías urinarias.

Materiales y métodos
Se realizó un trabajo retrospectivo recopilando información de las bases de datos del laboratorio del Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA. Se tomaron en consideración las muestras de orina pertenecientes a la especie felina analizadas en un período de un año (mayo 2017-mayo 2018). A cada una de las muestras se le realizó un examen físico, químico y del sedimento. Las variables que se tomaron en consideración fueron especie, raza, sexo, pH urinario y tipo de cristal hallado. La totalidad de las muestras fueron procesadas  por el personal técnico y docente del servicio.

Resultados
Sobre un total de 415 muestras de orina felina,  26,3% de las mismas presentaron cristaluria microscópica en el sedimento urinario. De ese porcentaje, el 97,3% pertenecían a felinos de raza Común Europea, 1,8% a raza Siamés y 0,9 % a raza Himalaya, siendo el 64,2% de los pacientes machos y 35,8% hembras.

Del total de pacientes felinos con cristaluria se observó que el 93,6% presentaba un único tipo de cristal mientras que el 6,4% presentaba dos tipos de cristales combinados a nivel microscópico.

En aquellas muestras que presentaban un único tipo de cristal, la prevalencia detectada fue del 76,2% para fosfato amonio magnesio, 12,9% oxalato de calcioy 10,9% bilirrubina(Gráfico 1). En cuanto a las cristalurias de tipo mixta, la prevalencia fue del 50% para fosfato amonio magnesio y bilirrubina, 37,5% fosfato amonio magnesio y fosfatos amorfos y 12,5% fosfato amonio magnesio y oxalato de calcio (Gráfico 2).

Gráfico 1.

Gráfico 2

Conclusiones
El estudio reveló que el 26,3% de las muestras de orina de pacientes felinos analizadas en el laboratorio del Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA en la provincia de Buenos Aires en un período de un año presentaron cristaluria microscópica detectándose una mayor prevalencia de la misma en felinos de raza Común Europea. Así mismo también se evidenció una marcada diferencia en cuanto a la variable sexual con respecto a la cristaluria siendo mayor la predisposición en felinos machos. La prevalencia de cristaluria mixta fue considerablemente baja en comparación con la presencia de un único tipo de cristal siendo en este último caso el cristal de fosfato amonio magnesio el más prevalente de todos. En cuanto a los rangos de pH a los que se hallaron más frecuentemente cada uno de estos cristales no se encontraron diferencias significativas en cuanto al rango de pH estándar en la que frecuentemente estos cristales tienden a observarse, no obstante pueden utilizarse como parámetros a la hora de seleccionar acidificantes o alcalinizantes urinarios a fin de implementar tanto terapias profilácticas como de disolución.

Si bien el hallazgo de cristales a nivel microscópico en las muestras de orina no siempre es patológico, debe ser una variable a tener en cuenta frente a felinos predispuestos a padecer tanto cistitis idiopática felina como cualquier otra enfermedad de las vías urinarias tanto de carácter obstructivo como no obstructivo. La mayor prevalencia detectada en felinos machos debe ser considerada un factor de riesgo para una posible obstrucción uretral por lo que es menester el control riguroso tanto de la dieta, como de otros factores predisponentes que puedan favorecer la precipitación de los mismos.

Así mismo, el hallazgo de cristaluria microscópica también puede ser de utilidad frente a pacientes con presencia de urolitos, previamente detectados por diagnóstico por imágenes, al momento de seleccionar tratamientos específicos de disolución.

Para finalizar es importante remarcar que la implementación de dietas equilibradas en nutrientes y minerales, el aporte de agua fresca en volumen adecuado, la reducción de factores estresantes, la adecuación del espacio sanitario, el monitoreo a través de urianálisis seriados de control son buenas prácticas de manejo y profilácticas a implementar para reducir la incidencia de enfermedades de las vías urinarias en nuestros pacientes felinos.

Bibliografía
-BOVENS, C. Feline Lower Urinary Tract Disease a diagnostic approach. Feline Update. 2011.
-DEFAUW, P. La cistitis idiopática felina. Veterinary Focus/Vol 24 número 1/2014.Pag.15-19.
-DEFAUW, P; MAELE, I; DUCHATEAU, L; POLIS, I; SAUNDERS, J; DAMINET, S. Risk factors and clinical presentation of cats with feline idiopathic cystitis. Journal of Feline Medicine and Surgery. 2011. Pag. 967-975.
-FORRESTER, S; TOWELL, T. Feline Idiopathic Cystitis. Vet Clin Small Anim .Elsevier. 2015.
-ETTINGER, S; FELDMAN, E. Tratado de medicina interna veterinaria. Elsevier España. 2006.
-LUND, H; EGGERTSDÓTTIR, A. Recurrent episodes of feline lower urinary tract disease with different causes: possible clinical implications. Journal of Feline Medicine and Surgery. 2018.