Lunes, 22 de julio de 2019

JULIO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 375
ISSN 1852-317X

Archivo

junio 2019

Un español recibe uno de los premios veterinarios más importantes de Europa.

Adrián Baez-Ortega el 3º por la derecha con su premio.
​Los Premios Internacionales de Salud Canina se otorgan a los profesionales que tienen un impacto significativo en la salud y el bienestar de los perros
Los Premios Internacionales de Salud Canina, considerados como los principales premios veterinarios de Europa, según los propios organizadores del Kennel Club Charitable Trust, se celebraron el pasado 30 de mayo. Estos premios se crearon para reconocer y recompensar a los investigadores innovadores, científicos veterinarios y estudiantes que tienen un impacto significativo en la salud y el bienestar de los perros. En total, se otorgan 5 premios con una compensación económica para promover el trabajo en el campo de la investigación canina.

En la edición de este año ha habido un español entre los 5 profesionales reconocidos por sus aportaciones a la salud de los perros. El estudiante de doctorado en el Grupo de Cáncer Transmisible de la Universidad de Cambridge, Adrián Baez-Ortega, fue premiado con más de 10.000 euros en la categoría de Premio a la Inspiración para Estudiantes de Posgrado. El reconocimiento le ayudará a continuar con su investigación sobre la evolución de los tumores venéreos transmisibles en los caninos (CTVT, por sus siglas en inglés), una condición que ha afectado a los perros durante los últimos 8.000 años y se encuentra en alrededor de 100 países en todo el mundo.

Como parte de su investigación, Adrián ha desarrollado un enfoque computacional que identifica los genes exactos que están activos en las muestras de biopsia tomadas de tumores de más de 40 países. “Es probable que esto tenga una importancia fundamentalen el desarrollo de nuevos métodos para tratar esta enfermedad”, aseguran desde el Kennel Club.

El español se mostraba orgulloso y agradecido en su cuenta personal de Twitter.

RESTO DE PREMIADOS

Además de Baez-Ortega, los ganadores de este año han sido Danika Bannasch, que recibió más de 40.000 euros por el Premio Internacional gracias a sus importantes contribuciones a los desarrollos en genética canina. Bannasch ha sido responsable del desarrollo de pruebas genéticas para siete enfermedades caninas diferentes, incluido el hiperadrenocorticismo del defecto hormonal y la condición de desarrollo óseo crondrodistrofia. «He dedicado mi vida a la genética de perros y espero que a la larga menos perros sufran de condiciones que se pueden prevenir mediante las pruebas genéticas», apuntaba.

Por su parte, Gary Johnson, ganó el Premio a la Trayectoria, dotado con más de 10.000 euros. Recibió el galardón por su trabajo de toda una vida dedicado a la enfermedad genética canina, que se cree que ha salvado la vida de innumerables perros. Después de haber trabajado en la mejora de los métodos de diagnóstico para trastornos hemorrágicos en perros, fue responsable de establecer la prueba de sangrado de la mucosa bucal canina, como el procedimiento estándar para detectar estas afecciones en perros. Además, fue uno de los primeros en el mundo en adoptar la secuenciación del genoma completo como la estrategia principal para identificar mutaciones genéticas asociadas con enfermedades hereditarias en perros y otras especies domésticas. Gary Johnson resaltaba la importancia del premio, «este es, de lejos, el premio más prestigioso que he recibido en mis 76 años».

Nivan Mamak, recibió el premio en la categoría a la Inspiración para Estudiantes de Pregrado. Nivan está trabajando en la investigación de la disquinesia paroxística, un trastorno genético en el golden retrievers que causa movimientos espasmódicos anormales de las extremidades posteriores que pueden confundirse con ataques epilépticos.

Y, por último, Liz Branscombe recibió más de 1.000 euros por el Premio Coordinadora de Salud de Raza. Fue reconocida por su arduo trabajo en la educación de criadores y propietarios sobre la salud del retriever de pelo liso, después de 33 años dedicado a la raza. En 2018, Liz desempeñó un papel clave en el desarrollo y la promoción del plan de salud y conservación de razas del Kennel Club, trabajando con diferentes organizaciones de razas para completar el plan de acción resultante que impulsa mejoras continuas de salud en las razas.

“Estas personas han demostrado su compromiso de aumentar nuestro conocimiento y comprensión de las enfermedades caninas y merecen los premios que han recibido. Queremos agradecerles por su contribución para mejorar la salud del perro, son una verdadera inspiración», cerraba el acto Steve Dean, presidente de los fideicomisarios del Kennel Club Charitable Trust y la persona que dirige los Premios Internacionales de Salud Canina.

MIEMBROS DEL JURADO

Las nominaciones para los premios fueron evaluadas por representantes influyentes de la profesión veterinaria y del mundo de la investigación científica. El jurado estuvo formado por Andrew Higgins, editor jefe honorario de ‘The Veterinary Journal’; Nick Blayney, veterinario y asesor veterinario del Kennel Club; John Innes, director del Reino Unido de CVS; Holger Volk, profesor de neurología veterinaria y neurocirugía y director del Departamento de Ciencia Clínica y Servicios del Royal Veterinary College; Paul McGreevy, profesor de Comportamiento Animal y Ciencia del Bienestar Animal en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Sydney; Adrian W Philbey, profesor titular de patología veterinaria en la Real Escuela de Estudios Veterinarios (Dick) y en el Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo; David Argyle, decano de medicina veterinaria y director de la escuela, Royal (Dick) School of Veterinary Sciences y Dan O’Neill, profesor titular de epidemiología de animales de compañía en el Royal Veterinary College.