keyboard_arrow_up
agosto 2019

Mejoramiento de las condiciones de las cerdas en la lactancia

.El rendimiento de las cerdas ha aumentado en los últimos años. Las mejoras en la genética, la nutrición y el estado de salud han impulsado estos cambios. Algunas soluciones nutricionales para hacer frente al aumento de la demanda de cerdas todavía están infrautilizadas, siendo las carbohidrasas una de ellas.
Los productores de cerdos necesitan cerdas para criar lechones sanos y de rápido crecimiento. El mayor desafío de una cerda es hacerlo sin perder demasiadas reservas de proteínas corporales, para que pueda volver al servicio rápidamente. Por lo tanto, la ingesta de alimento y el uso de nutrientes deben ser optimizados.
La digestibilidad de las dietas de cerdas se ve afectada por su capacidad para digerir polisacáridos que no contienen almidón (NSP). Como antinutrientes, reducen la digestibilidad de la dieta por el atrapamiento de nutrientes, los cambios en la viscosidad de la dieta y la fermentación en el intestino alto. La adición de carbohidratos es prácticamente estándar en las dietas de pollos de engorde y es común en las dietas de cerdos en crecimiento.

Los nutricionistas, sin embargo, no siempre valoran su efecto en animales adultos como las cerdas. Sin embargo, su uso está justificado ya que el alimento para cerdas suele ser altamente fibroso y el consumo de alimento a menudo es limitado.

Objetivos de actuación de las cerdas
Durante la lactancia, los requerimientos energéticos de las cerdas aumentan dramáticamente. Sin embargo, la ingesta de alimento es autolimitada durante los primeros días posteriores al parto. Durante esos cambios metabólicos significativos, se requiere la movilización de reservas corporales. Si este balance energético negativo persiste, las cerdas pierden peso y la producción de leche se ve afectada. Esto es perjudicial tanto para la cerda como para sus lechones.
La cantidad y la calidad de la leche de siembra desempeñan un papel clave para la salud y el crecimiento de sus lechones. Desde un punto de vista económico, el número y el peso de una camada al destete es un indicador del rendimiento futuro de las cerdas. Si las cerdas no están en buenas condiciones corporales cuando se destetan sus lechones, tardarán más tiempo en volver al servicio. Si el ciclo se repite, el rendimiento reproductivo a largo plazo se reduce junto con su longevidad en la manada.

Se ha demostrado que la adición de un complejo de carbohidrasa en las dietas para cerdas en lactancia aumenta la digestibilidad de las proteínas y la energía durante la lactancia. Con la ingesta de alimento, un problema para las cerdas lactantes, las enzimas se agregan sobre la formulación existente para maximizar la liberación de nutrientes de la dieta. Hasta hace poco, sin embargo, había relativamente pocos estudios científicos para este enfoque.

Por lo tanto, se realizaron varios estudios científicos para evaluar el efecto de un complejo específico de carbohidrasa * sobre la condición corporal, la digestibilidad de los nutrientes y el rendimiento de los lechones en cerdas lactantes, en diferentes condiciones. Estos estudios se incluyeron en un metanálisis, que consiste en los ocho ensayos. Los resultados se presentan a continuación.

Principios de paridad
La paridad tiene un gran efecto en la condición corporal de una cerda tanto al inicio como al final de la lactancia. Al ser más jóvenes, las cerdas primíparas tienen menos reservas corporales a las que recurrir. Las cerdas en su primera y segunda paridad también a menudo no están comiendo suficiente alimento para cumplir con sus requerimientos de energía y aminoácidos. En la meta-
En el análisis, las cerdas fueron puestas en tres grupos en función de la paridad. El grupo 1 contenía cerdas primíparas; el grupo 2 estaba formado por cerdas de segunda y tercera paridad; Las cerdas en paridad cuatro o más fueron puestas en el grupo 3.

Condición de la cerda y reservas corporales
Las cerdas estudiadas perdieron 21kg en promedio de peso corporal durante la lactancia. Esa pérdida fue significativamente diferente entre los grupos de paridad: menor en los grupos 1 y 3 que en el grupo 2. La adición del complejo de carbohidrasa redujo la pérdida de peso corporal en todos los grupos de paridad. La reducción promedio en la pérdida de peso de 3 kg por cerda, representa el 1-2% de su peso corporal. Las cerdas primíparas alimentadas con carbohidrasas movilizaron un porcentaje significativamente menor de sus reservas corporales. Esos efectos pueden explicarse por una mejor digestibilidad del alimento.
En las dietas de alta y baja densidad, la adición de complejos de carbohidrasas específicas aumentó la materia seca, la materia orgánica y la digestibilidad de la energía. Eso significa que las cerdas pudieron acceder a una mayor cantidad de nutrientes de la dieta. Esos efectos fueron independientes de la ingesta de materia seca, que fue estadísticamente igual entre los cuatro tratamientos. Sin embargo, la ingesta de alimentos y energía aumentó con la paridad. Las cerdas primíparas alimentadas con las dietas de control tuvieron una ingesta de energía más baja y perdieron más peso que las cerdas multíparas. Se encontró una relación clara entre el consumo neto de energía, la variación del peso corporal y el aumento de peso de la camada.

Particionamiento de nutrientes
A partir de los resultados de las cerdas alimentadas con carbohidrasas, se estimó una ingesta de energía neta (NE) más alta y se comparó con la pérdida de peso corporal. La energía se dividió de manera diferente, entre el crecimiento y la producción de leche, dependiendo de la paridad y la condición de la cerda.

El estudio demostró que la ingesta adicional de NE de cerdas primíparas se usaba preferentemente para mejorar su condición corporal, en lugar de para la producción de leche. Esa estrategia, asociada con el desarrollo incompleto de cerdas primíparas, ayudará a reducir la pérdida de peso corporal, protegiendo su rendimiento a largo plazo. En cerdas viejas, con niveles más altos de grasa en la espalda, es más importante optimizar la producción de leche y criar camadas saludables.
El aumento de peso de la camada se ve afectado por el consumo de alimento, especialmente en cerdas primíparas, debido a sus mayores requisitos de crecimiento y menores reservas de cuerpo. El uso de este complejo de carbohidrasa aumentó el peso de la camada hasta el destete. Ese efecto fue mayor en camadas de cerdas multiparosas, posiblemente debido a variaciones en el peso corporal y el aumento de peso de la camada, o debido a diferencias en la partición de nutrientes. El peso al destete es un predictor del rendimiento futuro del cerdo. Un buen comienzo es la clave para el crecimiento eficiente, la salud y los días óptimos para el sacrificio.

Conclusión
Para que una cerda levante una camada y vuelva al servicio en buenas condiciones corporales después de que los lechones hayan sido destetados, ella necesita ingerir una cantidad suficiente de nutrientes para producir leche, sin perder demasiado peso. A pesar de un aumento en el consumo de alimento al inicio de la lactancia, las cerdas pueden perder hasta un 10% de su peso corporal. Reducir la pérdida de reservas corporales tiene un efecto significativo en los ciclos reproductivos posteriores. Por lo tanto, las estrategias para mejorar la ingesta de nutrientes de las cerdas beneficiarán tanto el rendimiento de la salud como el económico.
A partir de este metanálisis, queda claro que este complejo de carbohidrasa es una solución para aliviar los efectos causados por la alta productividad de las cerdas. La suplementación redujo la pérdida de peso corporal de la cerda y aumentó la digestibilidad de la dieta. Al aumentar la ingesta diaria de energía, las carbohidrasas están ayudando al desarrollo de las cerdas. También resulta en camadas de lechones más grandes y pesadas, que como predictor del rendimiento futuro de los cerdos, es económicamente importante para los productores de cerdos.
* Rovabio Excel, Adisseo, Francia
John Pierre Cozannet
Co-autores: Aurélie Preynat y Marcio Ceccantini, Adisseo

Fuente: ­todocerdos.com.ar