Viernes, 15 de noviembre de 2019

NOVIEMBRE de 2019
Volumen XXXVI 
N° 379
ISSN 1852-317X

Archivo

noviembre 2019

Descubren una causa poco reconocida de enfermedad hepática en caballos.

La enfermedad hepática es común en los caballos y la causa a menudo puede ser difícil de encontrar.

Un nuevo estudio señala que la fasciola hepática puede ser responsable de algunos casos de enfermedad hepática equina no diagnosticada.
Un parásito dañino que le cuesta a la industria del ganado vacuno y ovino del Reino Unido alrededor de 340 millones de euros al año también puede ser una causa poco reconocida de enfermedad hepática en los caballos, según un estudio de la Universidad de Liverpool.

La fasciola hepática es una causa común de enfermedad en bovinos y ovinos, pero también puede infectar a otros animales de pastoreo, incluidos caballos, burros, ciervos y conejos.

Los caballos con frecuencia pastan los mismos pastos que las ovejas y el ganado, pero se cree que son relativamente resistentes a la infección de fasciola hepática. Sin embargo, existe evidencia de que los caballos pueden verse afectados negativamente por trematodo hepático, con signos clínicos que incluyen un bajo rendimiento, fatiga, diarrea, falta de apetito e ictericia.

Al mismo tiempo, la enfermedad hepática es común en los caballos y la causa a menudo puede ser difícil de encontrar. Esta unión de factores llevó a la preocupación de que la fasciola hepática en los caballos puede ser responsable de algunos casos de enfermedad hepática equina no diagnosticada.

En el primer estudio de este tipo, un equipo de investigación dirigido por la parasitóloga veterinaria Diana Williams se propusieron determinar la prevalencia de la infección por trematodo hepático en la población general de caballos; comparar los genotipos de trematodos aislados de caballos con los encontrados en ovejas y vacas británicas; y, utilizando un estudio de casos y controles, investigar si el trematodo hepático podría ser una causa de enfermedad hepática equina.

CÓMO SE REALIZÓ EL ESTUDIO

Como parte del estudio de prevalencia, se examinó un total de 224 caballos del Reino Unido en busca de trematodo, de los cuales el 9.8% (22) dio positivo por infección por trematodo hepático.

109 casos, presentados de 49 prácticas veterinarias, se consideraron adecuados para su uso en el estudio de casos y controles. Diecisiete caballos dieron positivo para el trematodo hepático, lo que representa el 11% de los caballos con enfermedad hepática. Se analizaron un total de 180 muestras de control, de las cuales solo el 2.5% arrojó resultados positivos a la prueba de anticuerpos, lo que indica que los caballos con enfermedad hepática tenían probabilidades significativamente más altas de ser positivos para la fasciola hepática.

También mostraron que las fasciolas aisladas de los caballos son de la misma población que las que se encuentran en las ovejas y el ganado.

Williams explica que “este trabajo demuestra que la exposición a la fasciola hepática puede ocurrir comúnmente en los caballos y que puede ser una causa poco reconocida de enfermedad hepática”.

«Es realmente importante evaluar a los caballos con enfermedad hepática para descartar la enfermedad del hígado porque la infección puede causar una variedad de signos clínicos no específicos», apunta.

“Normalmente recomendamos que los campos donde pastan los caballos sean pastoreados por ovejas o ganado vacuno, ya que esta es una forma muy efectiva de controlar los gusanos intestinales, pero nuestra investigación muestra que las ovejas pueden ser una fuente de infección de fasciola hepática para los caballos, por lo que las pruebas de rutina de los caballos que han pastado en el pasto utilizado por las ovejas es una buena práctica, especialmente en áreas de alto riesgo”.
Fuente:
http://www.diarioveterinario.com/texto-diario/mostrar/1598597/descubren-causa-poco-reconocida-enfermedad-hepatica-caballos