keyboard_arrow_up
enero 2020

CAPROVE: Balance y perspectivas de la industria veterinaria.

CAPROVE participó del evento anual de MOTIVAR donde los directivos de la entidad compartieron los desafíos de este año y las exceptivas para el próximo, así como también formaron parte de la presentación del nuevo marco regulatorio de productos veterinarios impulsado por el SENASA

La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (CAPROVE) participó del tradicional encuentro anual organizado por el Periódico MOTIVAR, que reunió a alrededor de 400 referentes del sector veterinario, mediante un panel en el que su presidente, Sean Scally, y su vicepresidente, Juan Carlos Aba, hicieron un balance del año y compartieron las perspectivas para el próximo ciclo.

En este marco, Scally señaló que “en 2019 la industria veterinaria no estuvo ajena a lo que pasó en la Argentina. La altísima inflación y la devaluación post PASO tuvieron efecto en los costos de producción para quienes lo hacen localmente y para aquellos laboratorios que importan productos del exterior. Por otro lado, se elevó el costo del dinero. Por eso en 2020 deberíamos enfocarnos en cómo mejorar la rentabilidad de nuestro negocio”.

A nivel institucional, Scally explicó que en CAPROVE están trabajando con referentes de la industria a fin de poner a la entidad más cerca de los líderes del sector. Además, son miembro de la Red de Buenas Prácticas Agropecuarias (Red BPA).

En el área de bovinos, seguimos trabajando con el plan sanitario productivo; en aves y cerdos tenemos profesionales que trabajan en forma muy dedicada, y animales de compañía es un segmento que está creciendo tanto en el negocio como en nuevos productos y servicios”, detalló el presidente de la Cámara.

Para Scally, el desafío de 2020 será que Argentina crezca en exportaciones, incluidas las de la industria veterinaria. “Desde CAPROVE seguiremos con la vocación de servicio hacia nuestros asociados trabajando con organismos y espacios que creemos importante participar. Así agregamos valor a las distintas entidades públicas y privadas. Claramente hay una oportunidad de captar valor en una cantidad de productores o dueños de mascotas que actualmente no utilizan productos veterinarios”, destacó.

Otro eje de trabajo importante, dado el contexto económico, es la rentabilidad del negocio, que permita expandir las plantas de producción locales, haciendo más foco en la calidad de los productos y atraer talentos a la industria.

“Para 2020, además de seguir colaborando con la nueva gestión y con todos los organismos, desde CAPROVE queremos enfocarnos en tener una industria cada vez más grande y eficiente”, concluyó Scally.

Necesidades sanitarias
Por su parte, Juan Carlos Aba, vicepresidente de CAPROVE, sostuvo que “cada vez se complejiza más analizar el mercado. Actualmente hay muchas diferencias entre el interno y el externo. Este último también tiene sus complejidades, especialmente en los países de América Latina que influyen en las exportaciones. Brasil con alta competitividad de precios y el resto del mundo que ha dejado de crecer, lo que también repercute”.

Destacó que el mercado interno estuvo creciendo. “El año pasado terminamos con 10.400 millones de pesos de facturación total. Este año, estimamos llegar a los 15.000 millones de pesos”, precisó.

Además, precisó que el mercado interno comienza a tener dos componentes que son comunes en farmacología humana que son los productos nuevos y los maduros. “Hemos tenido la mala praxis de que nuestros nuevos productos maduren excesivamente rápido y se conviertan de nuevos a maduros, con todo lo que esto trae de falta de rentabilidad. Por eso, a nivel de productos maduros, las rentabilidades están complicadas. Los nuevos siguen creciendo y este mix nos lleva a que podamos decir que hoy en el período enero-septiembre 2019, respecto de 2018, hemos incrementado la facturación al nivel de la inflación, pero no hemos podido aumentar la cantidad de unidades comercializadas”.

Explicó que dos sectores fuertes en crecimiento fueron los antiparasitarios de grandes animales y los antibióticos, y se logró mantener en unidades el segmento de biológicos, con un acompañamiento en precios según la inflación.

Al respecto dijo que “si bien este es el primer año de nuestra historia en el que acompañamos medianamente la inflación, esto no quiere decir que hayamos adecuado los precios porque venimos de 4 años en los cuales los productos veterinarios solamente tuvieron un crecimiento de precios de solo 60% de la inflación acumulada. Esto hace que los márgenes brutos cada vez estén más complicados”.

Finalmente, Aba dijo que “nadie nos compra porque necesitemos vender, sino porque tienen una necesidad. Las necesidades existen porque deben cumplirse los esquemas sanitarios pero muchas veces no están a nivel consciente del productor, por lo tanto, nuestro trabajo es convertirla en una necesidad consciente y evidente. Este año parte de nuestros éxitos en pequeños animales, con los pulguicidas; en grandes, con los parasitarios; en biológicos, habiendo logrado mejores vacunas y que el mercado las haya aceptado, es el resultado de haber hecho visible la necesidad que tiene el productor de usar herramientas sanitarias”, concluyó.

Nuevo marco regulatorio
Patricia Millares, directora técnica de CAPROVE, en representación de la Cámara, estuvo colaborando en la formación del nuevo marco regulatorio de productos veterinarios junto a Federico Luna, Director de Productos Veterinarios del SENASA y miembros de CLAMEVET. En el evento de MOTIVAR se realizó un segmento especial dedicado a tratar este tema.

Al respecto, Millares señaló que “el trabajo se encaró como la tarea más importante del año de la Cámara. CAPROVE en particular, a través de la metodología de trabajo en comisiones y para elaborar esta norma trabajaron las comisiones de Fármacos y Biológicos”. Ellos mismos acodaron qué personas las iban a representar. Generalmente son personas de laboratorios multinacionales y nacionales representativos. Cada una de ellas, en reuniones con SENASA y CLAMEVET, realizó los primeros borradores que circularon semanalmente por todos los laboratorios y “a la vez hicimos un trabajo interno entre las comisiones, prácticamente con 3 ó 4 reuniones más en jornadas también muy intensas. Algo a destacar es que cumplimos con los plazos que teníamos. Al principio cuando encaramos este proyecto nos propusimos metas temporales que se fueron cumpliendo perfectamente y pudimos trabajar tranquilamente”, explicó Millares.

Una vez que concluyó el borrador final, se lo distribuyó a todas las empresas que tuvieron la oportunidad de opinar y agregar sus observaciones y eso concluyó en la terminación del documento que estuvo en consulta de las cámaras solo durante 15 días, porque ya tenían todas las observaciones por parte de los laboratorios, que pudieron incluirse en el reglamento.

Uno de los objetivos que tienen las cámaras es facilitar o ayudar a que haya más registros. “En este caso la integración de registros simplificados como en la incorporación de requisitos para cambios mayores y menores, reducirá la carga de los técnicos de SENASA en cuanto al trabajo y al tiempo para su evaluación. Creemos que eso va a impactar en la cantidad de productos registrados por año a partir de lo que va a facilitar este trabajo; creo que va a ser algo muy positivo. Y el hecho de que SENASA haya tenido la actitud de preguntarnos y consultarnos habla del entendimiento de la realidad de la industria por parte del organismo, lo que es muy importante”, destacó Millares.

Por su parte, el Dr. Luna del SENASA, sobre el nuevo marco regulatorio dijo que “habrá que capacitar a toda la industria y a nuestros técnicos para que lo conozcan. Debemos pensar cuáles serán los procedimientos administrativos a aplicar para lograr que funcione de la mejor forma. Luego seguiremos trabajando con otras normas como las buenas prácticas de manufactura, tema en el cual tenemos una norma vieja”.

Destacó como una incorporación positiva del nuevo marco la creación de una 5ª categoría de comercialización de productos veterinarios que es la de venta libre. Actualmente hay vigentes solo 4 categorías, una de las cuales es venta libre sin receta, pero con asesoramiento profesional veterinario. Esta es, desde hace mucho tiempo, una demanda de la industria, y se crea un anexo donde su objetivo es precisar los requisitos necesarios para introducir modificaciones en el registro que son las más habituales y se clasifican en 2 categorías de cambios mayores y menores.

Su objetivo es especificar los requisitos para las modificaciones más frecuentes que se necesario introducir en un dossier de registro de un producto veterinario aprobado. En un caso hay cambios que requieren aprobación previa y en otros que no, con lo cual pueden ser presentados en carácter de declaración jurada y podrán ser implementados desde el momento de su presentación.

Precisó que “la simplificación normativa consolida 12 resoluciones anteriores y abroga una resolución. En cuanto a la actualización, se faculta a la Dirección Nacional de Sanidad Animal del SENASA a actualizar la presente resolución y dictar la normativa complementaria a la misma”.

El esquema de trabajo entre SENASA, CAPROVE y CLAMEVET para acordar este nuevo marco regulatorio implicó 7 reuniones de trabajo, circulación continua a los asociados, 30 días de circulación final, 15 días de consulta pública y 15 días de consulta interna.

Acerca de CAPROVE
Fundada en 1946, CAPROVE, Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, representa a empresas elaboradoras, comercializadoras e importadoras de productos biológicos y/o farmacéuticos para el uso veterinario. CAPROVE colabora con el productor agropecuario y el profesional veterinario en busca de la sanidad y productividad animal para incrementar la eficiencia e impulsar el crecimiento del sector. Los socios de CAPROVE son: Asociación de Cooperativas Argentinas, Bayer, Bedson, Biochemiq, Biogénesis Bagó, Boehringer Ingelheim, Brouwer, Calier, Centro Diagnóstico Veterinario, CEVA, Cevasa, Chinfield, El Gigante, Elanco, Faeve, Laboratorio Azul Diagnóstico, Lab. Burnet, Lab. Imvi, Laboratorios König S.A., Labyes, MSD Salud Animal, Over, Phibro Animal Health Corporation, Tecnofarm, Vetanco, Weizur y Zoetis.

www.caprove.com.ar