keyboard_arrow_up
enero 2020

El 6 de enero de 1897, nacía la primera Mujer Veterinaria de España.

Una pionera que se hizo veterinaria…por una especie de afrenta

María Cerrato en una revista

María Cerrato en una revista

Aunque nacida en un pueblo de Badajoz llamado Arroyo de Serván, estudió en la Escuela Especial de Veterinaria de Córdoba, germen de la posterior facultad, licenciándose en 1925. María Cerrato fue la primera veterinaria de España y la tercera de Europa. Como indica Cordobapedia:

Cursó los tres primeros cursos de Farmacia en la Universidad de Granada.​ Se matriculó como alumna libre en la Escuela Especial de Veterinaria de Córdoba en 1924 y obtuvo la licenciatura el 6 de junio de 1925. El 16 de febrero de 1926 se inscribió en el Colegio Oficial de Veterinarios de Badajoz. Una vez finalizada la carrera de veterinaria se trasladó a Santiago de Compostela, donde completó los restantes cursos de Farmacia en la Universidad de Santiago de Compostela.​ No fue la primera mujer en matricularse en Veterinaria, ya que Justina González Morilla se matriculó antes que María Josefa en la Universidad de León, pero finalizó la carrera en 1928. María Josefa pudo terminarla antes ya que le fueron convalidadas algunas asignaturas superadas en Farmacia.​

Trabajó como Inspectora Municipal Veterinaria, maestra y farmacéutica en Calamonte entre 1926 y 1967.

Sus logros no pasaron desapercibidos. En la revista ‘Andalucía ilustrada’ aparece un retrato de Cerrato, firmado por Montilla. Allí nos indica que es la primera mujer en terminar veterinaria. Era junio de 1925.

‘La Voz de Córdoba’ indicaba también en junio de 1925 este logro, indicando además que la flamante veterinaria se iba a Granada para seguir aumentando estos méritos. Y así «La Voz se rinde ante esta singular mujer española, primera que pasa por una Escuela de Veterinaria, y felicita al Claustro de Córdoba por haberle cabido la honra de que sea en ella donde recibió la investidura figura femenina de tanto relieve por su aplicación«.

Hay que reseñar que para cursar los estudios tuvo que conseguir un permiso específico al Ministerio de Instrucción Pública, pues entonces era necesario para que una mujer accediese a ellos.

La revista «Higiene y sanidad pecuarias», en su tomo de agosto de 1925, también se hacía eco de lo que entonces era algo así como una hazaña intelectual. La revista acompaña de nuevo un retrato de la veterinaria con un texto de elogio, donde por ejemplo dice «(…) Saludamos con toda simpatía a esta ilustre compañera, a la que deseamos en la vida tantos éxitos como merece su extraordinaria laboriosidad. ¡Ojalá que en esta misma Escuela de veterinaria de Córdoba , que ha tenido el honor de conceder el primer título veterinaria a una mujer, veamos algún día a la señorita María Cerrato explicando una cátedra!»

El texto también reza así: «La señorita María Cerrato Rodríguez es un magnífico ejemplar de la mujer moderna, preocupada y absorbida por los más altos poderes especulativos,  con aspiración a ser una unidad bien definida y no un simple apéndice del hombre, mujeres arrogantes, de valor y de cerebro, que vienen planteando al otro sexo, cada vez con mayores apremios, la competencia profesional en la lucha por la vida». [Pueden consultar el ejemplar en esta colección]

María Cerrato tiene su calle en Calamonte donde ejerció su trabajo de veterinaria hasta jubilarse en 1967. También tiene la medalla de oro de la profesión veterinaria, concedida por el Colegio de Veterinarios de Badajoz. Murió en 1981.

Precisamente en el recorte de prensa que aparece en esta efemérides como imagen ilustrativa, una joven María Cerrato decía que se hizo veterinaria por unas circunstancias muy especiales. ¿Cuales eran? Resulta difícil de creer. El padre de María Cerrato era veterinario, pero murió, dejando en mala situación a la familia. Siguió con el trabajo su hermano, pero no tenía título (había aprendido la profesión, suponemos como aprendiz ayudando al padre). Alguien lo delató. Y a María le produjo tal malestar esa delación que a punto de terminar farmacia lo dejó todo y se hizo veterinaria para ir al lado de su hermano.
Fuente:
http://www.cordobahoy.es/articulo/la-ciudad/tal-dia-como-hoy-pero-de/20200106125148072019.html