keyboard_arrow_up
mayo 2020

Antonio Guerra: «Para los animales la vida ha cambiado totalmente, como para nosotros».

El veterinario ceutí Antonio Guerra
habla de su trabajo y todo lo relacionado
con las mascotas y el coronavirus

Antonio Guerra es veterinario con 10 años de experiencia y su propia clínica veterinaria situada en la céntrica Avenida de las Palmeras en Ceuta. Los encargados de curar a los animales son unos de los considerados trabajadores esenciales durante estos momentos de estado de alarma. Su labor, como la de muchos otros, es imprescindible pero ha cambiado en las últimas semanas, tomándose todas las medidas de seguridad y precaución y atendiendo solo los casos de urgencias veterinarias. Guerra, nos cuenta todo lo relacionado con los animales y el coronavirus en esta entrevista, pero antes ha querido mostrar todo su apoyo “a aquellas familias que se hayan visto afectadas por esta terrible enfermedad que asola el mundo hoy en día”.

• Pregunta.- Los veterinarios no habéis parado en este tiempo, al ser considerados esenciales, ¿cómo lo estáis viviendo? ¿cómo ha cambiado vuestro trabajo con la pandemia?

Respuesta.- Nosotros, los veterinarios, hemos estado al pie del cañón desde el primer momento, garantizando la salud de todos los animales y propiciando su bienestar, como no podía ser de otro modo. En la Clínica Veterinaria Guerra hemos elaborado un protocolo muy concienciado ante el COVID-19: protegidos con guantes y mascarillas quirúrgicas, alfombras desinfectantes para los zapatos en la entrada, sólo se permite a una persona por animal, los clientes no pueden pasar a la sala de consultas salvando excepciones, de ser necesario sentarse hemos retirado algunas sillas para favorecer el distanciamiento, los pagos se realizan mediante el datáfono y se le aplica gel hidroalcohólico a cada cliente, a su llegada y salida de la clínica. Tras cada visita se desinfecta cualquier material manipulado: pomos de puertas, sillas si se han usado, datáfono y, por supuesto nosotros mismos estamos constantemente lavándonos las manos con el gel.
Para acreditar cada salida laboral, llevamos siempre encima un certificado del Ilustre Colegio de Veterinarios de Ceuta, en caso de que nos sea requerido por las autoridades competentes. Obviamente, desde el estado de alarma, el número de citas ha disminuido circunstancialmente, ya que sólo atendemos, con cita previa, a aquellos clientes que realmente lo necesitan, para evitar aglomeraciones y contagios.
Aprovecho para comentar la escasez de medios de protección y de la dificultad de encontrarlos, así como la ausencia de suministros por parte del gobierno, incluso para nuestro colectivo.

P.- ¿Sólo atendéis emergencias durante este periodo? ¿Cuáles son las emergencias por las que se puede llevar a los animales al veterinario?

R.- Sí, únicamente atendemos a aquellos animales que necesitan una asistencia veterinaria urgente o a aquellos clientes que necesitan comprar artículos igualmente imprescindibles (como profilácticos o piensos medicinales para determinadas enfermedades).

Algunos ejemplos de casos serían heridas que necesiten sutura, vómitos y diarreas, hemorragias, shocks o síncopes, problemas respiratorios o cardíacos, anorexia de más de 48 horas, ictericia, problemas oculares u óticos, picores incontrolables, fiebre, fracturas, empeoramiento de alguna enfermedad crónica, etc.

P.- . Una de las preguntas más repetidas, ¿pueden perros, gatos u otros animales tener coronavirus? ¿y ser vector de contagio?

R.- Según las últimas noticias que provienen de la OMS, nuestras mascotas no son consideradas transmisores activos del virus y por lo tanto no pueden contagiarse entre ellas ni a nosotros. Así que, por favor, que nadie abandone a su mascota por esta circunstancia.

En China se realizó un estudio con gatos: se detectaron muy pocos anticuerpos en sólo un 15% y ninguno dio positivo a las pruebas PCR. Sólo en 3 gatos que vivían con personas positivas, se detectó un mayor número de anticuerpos. Así que el virus, podría transmitirse bajo circunstancias especiales de las personas a las mascotas, pero no al revés. En ningún caso, real o experimental se consiguió aislar el virus en pulmones, ni mostraron ningún síntoma. Al parecer los perros son aún menos susceptibles. Aún así, se aconseja lavarse siempre las manos después de tocar a nuestros animales y evitar el contacto íntimo con ellos, por si han podido “coger” el virus de alguna persona, superficie u objeto.

Debemos tener en cuenta que aún desconocemos mucho acerca de este nuevo virus, del que estamos aprendiendo constantemente y saber que pueden surgir nuevos hallazgos. Los veterinarios haremos todo lo posible por seguir investigando en este sentido y estar preparados.

P.-  ¿Recibís muchas consultas en este sentido?¿Cuáles son las dudas de los clientes frecuentes durante la pandemia? 

R.- Al inicio de esta situación, los propietarios estaban más asustados, ante el desconocimiento. Se preguntaban que riesgos había para sus mascotas o si éstas podían contagiarse. Las dudas más frecuentes han sido acerca del método de desinfección de sus mascotas al llegar a casa tras los paseos cortos: qué productos utilizar, cuáles son perjudiciales o sobre qué partes desinfectar exactamente. No se deben utilizar lejías ni alcoholes, ya que irritan las almohadillas de nuestras mascotas. Hay que utilizar desinfectantes como la clorhexidina o limpiarles con agua y jabón.

[Img #70204]
P.- . ¿Puede una persona contagiada de coronavirus convivir con un animal en casa? 

R.- Los veterinarios recomendamos que siempre que se pueda, el animal viva con algún otro familiar o amigo. Deberían comprarse nuevos utensilios, como juguetes, comederos, mantas y camas, y, si no es posible, asegurarse de desinfectarlo todo muy bien. En el caso de no poder dejarle nuestra mascota a nadie, recomendamos lavarnos siempre las manos tras tocarlo, evitar contactos íntimos como lametones y usar siempre mascarilla para evitar convertir su pelaje en un foco de contagio para otras personas. A la hora de acudir al veterinario, debería ser otra persona quien trajera a este animal a la clínica y no la persona que ha dado positivo, para evitar contagios a terceras personas.

P.- ¿Qué recomendaciones da en estos momentos para el cuidado de mascotas? 

R.- Sabemos que los paseos han de ser cortos y cerca de casa. Esto supone también un cambio de rutina para ellos, por lo que aconsejamos dejarlos un poco más a sus anchas, siempre con correa, pero evitar tirar de ellos y dejarlos oler y tener su espacio en esos períodos tan cortos de tiempo.
Nosotros hemos informado a todos los clientes posibles sobre el hábito que deben seguir: al llegar a casa tras el paseo, hay que desinfectar las patas de nuestros animales, así como el hocico, cola y cualquier parte que haya estado en contacto con alguna superficie. También hacer hincapié en lo recomendable que es el uso de mascarilla y guantes durante el paseo, evitar que cojan objetos del suelo (ya que podrían estar infectados), así como el contacto con otros animales y el distanciamiento social.

Yo les doy un pequeño consejo casero: comprar un paquete de toallitas higiénicas sin alcohol y vaciar en el mismo paquete unos 250mL de clorhexidina. Agitamos y éstas se empapan, listas para ser usadas al llegar a casa, sin apenas esfuerzo ni trabajo, y muy económico.

P.- ¿Cómo valora la medida que desde un primer momento cuando se estableció el estado de alarma y la medida de confinamiento se permitiera pasear a los perros? ¿Por qué es necesario? ¿Qué puede suponer para un perro estar tanto tiempo encerrado? 

R.- Los veterinarios aplaudimos esta medida, siempre que se sigan las pautas de distanciamiento social y con un poco de responsabilidad por parte de los propietarios. Los animales necesitan salir a la calle. No sólo para hacer sus necesidades, sino para reconocer su entorno y relacionarse a través del olfato.

Esta situación actual perjudica sobre todo a los cachorros, ya que el periodo de socialización de un perro se da durante los primeros 5 meses de edad. Si estos animales no se acostumbran a ver personas, que los toquen y acaricien, a jugar con otros animales, a ruidos del exterior, como coches, sirenas y obras, tienen el riesgo de acabar siendo animales muy asustadizos y desconfiados, tanto con las personas como con otros animales, con los problemas comportamentales que ello conlleva.

P.- Entonces, ¿afecta el confinamiento a los animales? ¿De qué manera?

R.- Por supuesto que sí. Para ellos la vida ha cambiado totalmente, como para nosotros. Sólo que ellos no pueden entender el motivo ni se lo podemos explicar. Muchos animales saben que algo pasa, pero no el qué. Nos ven actuar raro a nosotros y eso les genera inseguridad y en algunos casos hasta miedo. También al salir a la calle ven que algo ha cambiado y tampoco pueden jugar con otros perros con los que antes solían hacerlo y esto les genera ansiedad.

Algunos han cogido peso durante el estado de alarma, al ver muy disminuida su actividad física y esto les puede ocasionar problemas relacionados con la obesidad en un futuro. Nosotros recomendamos evitar las comidas caseras y que cada día los propietarios les dediquen también a ellos un cierto tiempo de juego en casa, y se preocupen por que no estén desatendidos.

P.- ¿Hay gente en Ceuta que durante el confinamiento está adoptando/comprando para poder salir a la calle a pasearlos? ¿Qué valoración hace al respecto? 

R.- Sí que hemos tenido bastantes cachorros, pero yo no creo que con segundas intenciones, no me ha dado esa sensación y los propietarios se están preocupando, con todas las vacunas y todo en orden.
Por otro lado, los animales no son bienes materiales, ni complementos, ni deberían ser usados como excusa en ningún supuesto o circunstancia. Son seres vivos a los que consideramos en muchos casos parte de nuestra familia. Cuando se quiere tener a un animal debe ser porque queremos preocuparnos por su bienestar y su salud, no con segundas intenciones. No estoy de acuerdo en absoluto con esta práctica egoísta e irresponsable. Los animales deben salir por su propio beneficio y salud, no para excusarnos ni para hacernos sentir mejor.

[Img #70206]

P.- También hemos visto animales salvajes por las calles de muchas ciudades españolas, en Ceuta zorros, ¿cómo se explica esto?

R.- El zorro es una especie autóctona del norte de Marruecos. Ya apareció alguno en 2015, tras décadas de ausencia de avistamientos. Posiblemente proveniente del país vecino. Dada las circunstancias actuales del aislamiento de la población, vemos como el reino animal campa a sus anchas por zonas a las que antes no se acercaban por miedo a la población.

Esto debería hacernos pensar en los posibles daños que la humanidad causa al mundo animal y quizás, tras esta situación, emprender mejores acciones para conservarlo y protegerlo.

P.- Una de las polémicas más destacadas en los últimos días es que no se ha incluido a los veterinarios en el comité de expertos científico-técnico que asesora al Gobierno sobre el coronavirus, ¿qué opina al respecto?

R.- Lo cierto es que ni yo ni mis compañeros entendemos por qué el gobierno no cuenta con expertos veterinarios, sobre todo teniendo en cuenta que los anteriores coronavirus conocidos (SARS y MERS) tienen un origen animal, así como el COVID-19 y más del 70% de las enfermedades humanas.

El Consejo General de Colegios Veterinarios de España ha ofrecido su colaboración y ayuda al gobierno central, dado que los veterinarios somos uno de los colectivos con mayor experiencia en el control y erradicación de enfermedades colectivas. De hecho, la FAO recomienda la inclusión de veterinarios en este equipo, pero en España, lamentablemente, sigue sin hacerse. Los veterinarios trabajamos a diario con estos conceptos de propagación de enfermedades y de medidas de contingencia. Sabemos que una detección y actuación rápida es primordial. En aquellos países en los que cuentan con veterinarios en dichos puestos, las medidas de contingencia han sido más efectivas y se han aplicado a tiempo, como en Alemania y China. Realmente el primer muro de contención ante muchas enfermedades somos los veterinarios. No solo velamos por la salud animal, sino también por la salud humana y medioambiental (lo que se conoce como One Health o Una Salud). Evitamos el paso de enfermedades transfronterizas, zoonosis y realizamos el control de los alimentos. Muchas enfermedades no llegan a la población humana gracias a al control veterinario de la cadena alimentaria y de la clínica de animales de compañía. Aunque en muchas ocasiones nuestro trabajo se desconoce y queda en el anonimato.

Como profesional me gustaría destacar que a nivel nacional no se están utilizando todos los recursos veterinarios disponibles y es una verdadera lástima. Aún así, los veterinarios seguimos dispuestos a ayudar en todo cuanto podamos.

P.- ¿Qué ocurrirá cuando todo esto acabe? 

R.- Poco a poco iremos recuperando la normalidad, pero la vida cotidiana que conocemos habrá cambiado en muchos aspectos. Nos veremos obligados a convivir con una nueva realidad a la que tendremos que acostumbrarnos: nuevas formas de relacionarnos, nuevos protocolos de acceso a comercios y centros sanitarios y sobre todo haremos de los protocolos de higiene una nueva forma de vida, para prevenir este contagio. Espero que pronto, con la colaboración y la responsabilidad de todos, nuestras mascotas puedan también recuperar su rutina dentro de este nuevo escenario.
Fuente:
https://elpueblodeceuta.es/art/47609/antonio-guerra-para-los-animales-la-vida-ha-cambiado-totalmente-como-para-nosotros